DINERO

El home office, la clave para activar la recuperación de la economía

De acuerdo con expertos, las empresas que pueden trabajar de forma remota deberían hacerlo de forma permanente debido a los beneficios económicos

  • REDACCIÓN
  • 27/08/2020
  • 20:00 hrs
  • Escuchar
El home office, la clave para activar la recuperación de la economía
Las empresas que pueden trabajar de forma remota deberían hacerlo de forma permanente. (FOTO: PIXABAY)

La pandemia del coronavirus también representó un duro golpe a la economía de los países, los cuales avanzan lentamente a la recuperación. Con tanta presión para sobrevivir, las empresas están buscando formas de adaptarse a la nueva normalidad. Pero, de acuerdo con la revista estadounidense de negocios Fast Company, hay un cambio clave que muchas empresas podrían hacer y que podría volver a encarrilar la economía: tener una fuerza laboral remota permanente.

Incluso, con la nueva normalidad, las empresas que pueden trabajar de forma remota deberían hacerlo de forma permanente, señala Dave Nevogt, director ejecutivo y cofundador de Hubstaff.

Una configuración de home office no solo garantiza la salud y seguridad de los trabajadores, sino que también es buena para los negocios. Hubstaff encuestó recientemente a 400 propietarios y gerentes de negocios y los datos mostraron que el trabajo remoto ayudó a prevenir despidos para 66% de las empresas, y 44.25% de las empresas espera que el trabajo remoto aumente las ganancias.

Eso significa que cuantas más empresas puedan seguir con el home office, mejor será la economía en su conjunto. De acuerdo con Nevogt, estas son las razones por las que el home office ayuda a la economía:

LAS EMPRESAS AHORRAN DINERO

En pocas palabras: tener una oficina física cuesta dinero. Estás pagando alquiler, servicios públicos y suministros de oficina. Al tener un equipo completamente remoto, esos gastos desaparecen. Eso ahora le da a la empresa ahorros de costos, que pueden reinvertir de varias maneras. Eso conduce al crecimiento.

Incluso pueden trasladar su sede a ubicaciones con un costo de vida más bajo si no dependen por completo del talento local. Todo esto permite la capacidad de contratar más empleados, lo que en última instancia reduce esa tasa de desempleo e inyecta capital a la economía.

LOS TRABAJADORES SON MÁS PRODUCTIVOS

Nuestro estudio encontró que 45% de las empresas esperan que el home office aumente la productividad, ya que al contar con integrantes del equipo en diferentes zonas horarias, naturalmente extiende la jornada laboral y permite a las personas la flexibilidad de trabajar cuando son más productivas.

También reduce el tiempo de viaje diario al trabajo, devolviendo a los empleados varias horas a la semana.

Y quizás lo más importante significa que los empleados tienen más control de su tiempo y pueden optar por bloquear las interrupciones y distracciones de sus compañeros de trabajo. En un entorno de oficina, es muy fácil atropellar e interrumpir a alguien con una pregunta, y es la razón número uno por la que las oficinas son tan improductivas.

EL GRUPO DE TALENTOS SE EXPANDE

La eliminación de las restricciones de tener que contratar localmente en función de la ubicación de una oficina significa que los trabajadores pueden venir de cualquier lugar y permitirles vivir donde quieran.

Por lo general, esto ocurre en mercados más pequeños, que permite al empleado vivir en áreas donde los alquileres y los costos de propiedad de vivienda son más bajos. Los empleados ahora pueden reinvertir este capital adicional en esas economías locales o ahorros e inversiones.

Además, las empresas ahora pueden ayudar a reducir las tasas de desempleo en las economías locales que tendrían más dificultades para recuperarse.

LOS EMPLEADOS TIENEN MÁS INGRESOS DISPONIBLES

De la misma forma en que una empresa ahorra dinero al no tener gastos relacionados con las instalaciones físicas, también lo hace el empleado. Miles de pesos se gastan en transporte o gasolina, salir a comer todos los días, el café para llevar, etc.

Todo ese dinero extra ahora puede volverse a ahorrar, invertir o apoyar la economía local con una buena cena. Las posibilidades son infinitas, pero todas benefician a la economía en su conjunto con el home office.