DINERO

El coronavirus de Wuhan ya "contagia" a la economía

Estas son las formas en que la propagación del virus que ha matado a 362 personas comienza a impactar en la economía del gigante asiático

  • REDACCIÓN
  • 03/02/2020
  • 15:00 hrs
  • Escuchar
El coronavirus de Wuhan ya contagia a la economía
La celebración del Año Nuevo Lunar es la más importantes del calendario chino. (RTVE)

Los estragos del coronavirus, que suma más de 17 mil 400 contagios a lo largo de 27 países, de los que ha cobrado la vida de 361 personas -el primer deceso fuera del gigante asiático se registró este sábado en Filipinas- ya comienzan a reflejarse en la la economía, principalmente en la del gigante asiático que es epicentro del brote del 2019CoV, China. 

Ante ello, las autoridades chinas han impuesto medidas excepcionales de cuarentena en diez ciudades, incluida Wuhan, capital de la provincia de Hubei y localizada como el punto dónde se originó el brote. Cerca de 40 millones de habitantes permanecen encerrados en sus casas, publica BBC Mundo.

Desde el pasado 31 de diciembre Wuhan lanzó la alerta sanitaria sobre el virus, por lo que millones de familias compraron provisiones de víveres al designar a uno de sus miembros sanos como el único habilitado para cruzar la puerta del hogar, quien se equipa con todas las medidas de seguridad a la mano y sale al exterior a hacer la compra en el supermercado abierto más próximo.

AÑO NUEVO 

La celebración del Año Nuevo Lunar es la más importantes del calendario chino; sin embargo no se observa a la gente con la habitualidad de años anteriores en la que compra regalos, gasta dinero y organiza cenas.

Esta disminución en la derrama dañará los resultados de muchas empresas, dicen los expertos, pues parte de la industria exportadora del país está virtualmente parada, además de que la actividad económica, en varias zonas del país, se percibe frenada.

La gravedad de las consecuencias dependerá del tiempo que las autoridades tarden en contener la crisis sanitaria, advierten analistas. 

Este lunes el índice compuesto de la bolsa de Shanghái registró su mayor caída en 4 años, al retroceder 8%.

En tanto, el Banco Popular de China (PBOC) se vio obligado a rebajar los tipos de interés y la inyección de capital al sistema financiero, de unos 22 mil millones de dólares.

De acuerdo con David Lafferty, estratega jefe de la compañía gestora Natixis IM centra los focos rojos sobre los indicadores de consumo y de actividad, pues advierte que la pérdida económica de China "probablemente se ampliará en las próximas semanas".

Para Lafferty, el brote afecta a China en "un momento inoportuno", pues su crecimiento está en fase de desaceleración y calcula que, "probablemente la emergencia sanitaria restará entre un 1% y un 2% al PIB anual".

Lo anterior, al tomar en cuenta que en los últimos 20 años el peso de China dentro de la economía mundial ha crecido significativamente, puesto que en 2003 la contribución al PIB global era de 1.6 billones de dólares, cifra que en 2019 ascendió a 14 billones.

PRODUCCIÓN

Al respecto, la afectación se cuenta porque Wuhan es de los principales productores nacionales de automóviles y acero, al concentrar la presencia de más de 300 de las 500 principales empresas del mundo en el ramo.

El hecho de que muchas fábricas permanecen clausuradas y la producción se encuentra paralizada, expertos creen que esto deja en claro claro que los mercados están asustados.

Un claro ejemplo de ello es que Google se sumó a la decisión de otras grandes tecnológicas como Amazon o Microsoft de cerrar sus oficinas en China, Hong Kong y Taiwán.

También, fabricantes como General Motors o Toyota han pedido a sus trabajadores que alarguen sus vacaciones por el Año Nuevo chino ya que sus factorías estarán cerradas al menos hasta el 9 de febrero.

PRECEDENTES

Según la experiencia con otras enfermedades infecciosas como el SARS, las pandemias no son buenas para los datos macroeconómicos.

"Es demasiado pronto para cuantificar el impacto económico del coronavirus, pero a la hora de afrontar shocks inesperados como este, la aproximación más razonable parece la de evaluar los precedentes", explica Gilles Moëc, economista de AXA IM en referencia al brote del síndrome respiratorio agudo severo.

"En este sentido, la crisis ocasionada por el SARS en 2003 rebajó el PIB de China un 1.1% y un 2.5% el de Hong Kong, mientras que solo supuso un impacto del 0.1% en el PIB de Estados Unidos".

Sin embargo, expertos coinciden en que la presencia de China en los mercados internacionales ahora, no es la misma que hace 17 años, por lo que "el contagio en la economía mundial probablemente debería ser mayor", añade Moëc.

Por su parte, Erick Muller, director de Estrategia de la firma de inversión Muzinich & Co, expone que "la universalización de un impacto en la economía china no debe subestimarse. El país representa el 18% del PIB mundial, supone una parte equivalente de las exportaciones mundiales y hoy está más entrelazada con el turismo mundial que en 2003".

Mientras que Mark Haefele, del banco suizo UBS AG, estima que las consecuencias económicas serán menores que durante la epidemia de SARS, la cual "duró ocho meses, pero provocó una fuerte caída en el crecimiento económico de China en sólo un trimestre, seguido de una rápida recuperación. El MERS en Corea del Sur en 2015 siguió un patrón similar", explica.

EL PETRÓLEO

Cabe destacar que Harry Richards y Matthew Pigott, de la firma de inversiones Jupiter AM, recuerdan que el desplome del precio del petróleo visto estos días se debe a que el gigante asiático consume alrededor de tres veces más crudo ahora que en 2003.

Mientras la propagación del brote y las estrictas medidas de cuarentena para contenerlo, generan dudas sobre el momento y la fuerza de cualquier recuperación cíclica.

Los datos de actividad económica mundial habían señalado últimamente una "moderada recuperación, gracias a que la primera fase del acuerdo comercial entre China y EE UU fue más amplia de lo esperado".

No obstante, "la epidemia de Wuhan podría paralizar este impulso que estaba ganando la economía global", dice Philipp Immenkötter, analista de Flossbach von Storch Research Institute.

 

 

(diego joaquín)