DINERO

Crossfit, marca sin autorización de uso en México

Crossfut, empresa mexicana registrada desde 2004, y la estadounidense Crossfit, mantienen conflicto legal donde buscan, cada una, eliminar la marca de su rival

  • REDACCIÓN
  • 20/09/2020
  • 19:58 hrs
  • Escuchar
Crossfit, marca sin autorización de uso en México

La marca mexicana Crossfut, registrada ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) desde 2004 ha emprendido una serie de disputas legales contra la marca estadounidense Crossfit por su semejanza en grado de confusión, la cual ha querido eliminar a su competidora mexicana del mercado de acondicionamiento físico; y pese a que ha intentado registrarse como marca en el país, la autoridad se la ha negado en repetidas ocasiones, por lo que el término “crossfit” se encontraría en uso sin autorización correspondiente.

Crossfut cuenta con la autorización del IMPI para la venta de aparatos de ejercicio y entrenamiento físico, ropa deportiva, pelotas, balones, raquetas y para realizar actividades deportivas.

INICIO DE LA CONTROVERSIA

En 2011, un particular intentó registrar la denominación Crossfit en México. El IMPI negó la solicitud al considerar que hay “semejanza en grado de confusión” entre Crossfut (marca preexistente) y Crossfit.

“No sólo suenan igual, sino que ambas se enfocan en las actividades deportivas. El inconforme llevó el caso a tribunales, donde se confirmó la negación del registro mediante sentencia de un Recurso de Revisión”, de acuerdo con la versión legal de Crossfut.

En 2012 Crossfit Inc., empresa estadounidense, intentó registrar el término Crossfit en México. El IMPI, nuevamente, negó la solicitud con el mismo fundamento. La compañía extranjera decidió llevar el asunto a tribunales, donde se repitió la historia: se confirmó la negación del registro.

Así, la empresa estadounidense que promueve una técnica especial de acondicionamiento físico y fuerza mediante las franquicias de sus gimnasios con la denominación Crossfit, busca desaparecer a la marca mexicana Crossfut, la cual promueve los deportes mexicanos rescatando tradición y cultura para reafirmar la identidad nacional.

La empresa mexicana promueve deportes entre la niñez y la juventud para fomentar la actividad física y el trabajo en equipo, logrando además el desarrollo psicomotriz y de cualidades biopsicosociales, a la par que busca reafirmar la identidad nacional e impulsar el desarrollo comunitario. Parte de los objetivos de la marca son promover el deporte para combatir y prevenir el sedentarismo, la obesidad, prevenir la delincuencia y la drogadicción.

Crossfut ha tenido presencia desde principios del siglo XXI en la Ciudad de México, Estado de México, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, Morelos, Oaxaca, Sonora y Veracruz. Mientras que la empresa estadounidense Crossfit Inc. ha intentado desde 2012 registrar el término Crossfit en nuestro país.

PUNTOS LEGALES

Pese a que las empresas han señalado distintos argumentos como la comercialización de buena fe; Crossfut ha destacado que su marca tiene un mejor derecho respecto de las denominaciones “Crossfit”, registrada desde 2004. Con ello, la marca Crossfit se encontraría en uso sin autorización correspondiente.

De acuerdo con pronunciamientos por parte del IMPI así como de la Sala Especializada en materia de Propiedad Intelectual en donde determinan que la denominación “Crossfit” es un signo distintivo y no un término descriptivo y que por lo tanto resulta ser semejante en grado de confusión a la denominación “Crossfut”.

ANTECEDENTES DEL CONFLICTO

En los últimos años, Carmen Escobar de Soto, propietaria de la marca Crossfut, ha promovido diversas acciones en contra de las marcas que ostentan el término “Crossfit” o similares; asimismo, ha sido demandada por la empresa Crossfit Inc.

El 30 de junio de 2011, fue negada la solicitud de marca número 1,116,368 a Crossfit Alfa Forging Elite Fitness por ser semejante en grado de confusión al registro de marca No.831,619 “CROSSFUT”. La resolución que fue confirmada con fecha 31 de agosto de 2011, mediante resolución de Recurso de Revisión.

El 18 de junio de 2012, se negó el registro número 1,214,434 de “CROSSFIT” por la misma razón. Otro intento se llevó a cabo en noviembre de ese mismo año y vuelta a ser negada.

El 18 de febrero de 2015 se llevó a cabo un recurso de revisión mediante el cual se declaró la nulidad del registro de marca número 1,365,177 “CROSSFIT - FORGING ELITE FITNESS”, nuevamente en virtud de que es semejante en grado de confusión al registro de marca Crossfut.

Las acciones de nulidad promovidas por la titular de la marca Crossfut, Carmen Escobar, han sido con base en la fracción IV del artículo 151 de la Ley de la Propiedad Industrial. Los registros base de la acción han sido los registros Nos. 831618 “CROSSFUT” en clase 25 y 831619 “CROSSFUT”. Ambos registros tienen una fecha legal de presentación de 11 de marzo de 2004.

Entre los alegatos de defensa de Crossfit Inc, se ha argumentado que la señora Carmen Escobar no existe y por lo tanto no existe interés jurídico en virtud de que los registros de marca base de la acción son nulos; y por lo tanto, no tiene poder para actuar en juicio. Además, argumenta que la marca Crossfit es una marca famosa en el mercado y por lo tanto no existe semejanza en grado de confusión.

De acuerdo con la defensa legal de Carmen Escobar, propietaria de la marca Crossfut, la empresa Crossfit Inc no ha demostrado que su marca haya sido famosa o haya tenido notoriedad anterior a la fecha legal de los registros de marca Crossfut.

OBJETIVO DE CROSSFUT

En 2004, según la defensa de Carmen Escobar, la declaratoria de fama no se encontraba regulada en México, por lo que cualquier aplicación de dicha supuesta fama sería en perjuicio de su cliente, situación que resultaría inconstitucional, a su criterio. También resaltan que Crossfut se encuentra vigente como registro de marca.

Con sus argumentos, la propietaria de la marca Crossfut busca que el IMPI declare nulo el registro del término Crossfit o similares por ser semejantes en grado de confusión, por tener un mejor derecho al ser registrada desde 2004 y se declare como conducta infractora el uso de marcas semejantes; así como que sea negada la declaración de caducidad toda vez que el registro se encuentra en uso.

La empresa mexicana Crossfut tiene su base de deporte en el denominado Juego de Pelota Cruzada, inspirado en el juego de pelota que practicaban las culturas prehispánicas. Los colores, aromas y música tradicional se retoman para revivir esta ancestral práctica.

De acuerdo a su página web, hace alusión a que las primeras referencias al juego de pelota se encuentran en el Mural de Tepantitla, ubicado en la zona arqueológica de Teotihuacán en el Estado de México, donde se observan pintados a varios jugadores con su balón, algunos con el cuerpo pintado de amarillo y otros de rojo para diferenciar su rol en el encuentro.

La zona arqueológica de Chichen Itzá, localizada en la península de Yucatán, alberga una de las canchas de juego de pelota más grandes. Entre las más famosas se encuentran las ubicadas en Monte Albán en Oaxaca, El Tajín en Veracruz, Cantona en Puebla, Xochicalco en Morelos, Petulton en Chiapas, Ixtapaluca Vieja en el Estado de México y Gualterio Abajo en Durango.

La marca mexicana fue fundada por el notario público Ignacio Soto Borja, para rescatar deporte y cultura con identidad nacional en la Ciudad de México, Estado de México, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, Morelos, Oaxaca, Sonora y Veracruz.

COMENTARIOS RACISTAS DEL CEO DE CROSSFIT

A raíz del homicidio de George Floyd por un agente policiaco, se ha desatado un fuerte movimiento contra el racismo que impera en la cultura estadounidense. Un video que se viralizó, puso en evidencia el racismo que ocasionó la muerte de Floyd, desatando un sinnúmero de marchas y protestas a lo largo de Estados Unidos de América. Tales marchas incluso llegaron a Washington, en plena pandemia ocasionada por el COVID-19, donde el clamor de las protestas fue tal que el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, tuvo que resguardarse en el bunker de la Casa Blanca, residencia que por primera vez en muchos años apagó sus luces por cuestiones de seguridad.

Si bien las protestas han servido para levantar la voz contra el racismo, también han evidenciado que hay un sector conservador que pretende continuar con dichas prácticas, lo cual ha polarizado más a una sociedad que dentro de unos meses irá a las urnas para decidir si reelige o no en la Presidencia a Trump.

EL TUIT QUE ACABÓ CON LA REPUTACIÓN DE GREG GLASSMAN

“Es FLOYD-19”. Esta es la traducción de lo que Greg Glassman, fundador y entonces CEO de CrossFit, respondió en Twitter al Instituto de Medición y Evaluación para la Salud (Institute for Health Metrics and Evaluation) contra el racismo en los Estados Unidos. Esta frase en la red social, implicó la caída en picada de la reputación que su compañía forjó durante años. De inmediato, Glassman recibió una oleada de críticas por parte de los usuarios de Twitter, de practicantes de CrossFit, y provocó que diversas marcas de productos deportivos rompieran las alianzas comerciales que tenían con la empresa.

RUPTURA DE ALIANZAS COMERCIALES

Reebok publicó en Twitter la decisión de romper lazos comerciales con Crossfit tras las desafortunadas declaraciones. Su contrato termina este año, por lo que no habrá renovación.

Otras compañías que expresaron su rechazo a las declaraciones de Glassman y consideran la posibilidad de romper relaciones, son: Romwod, Nobull y Rogue. Las tres son marcas deportivas proveedoras de equipos y vestimenta de Crossfit.

Rogue, proveedora de pesas y aparatos de Crossfit, declaró en Facebook que no apoya las declaraciones de Glassman y las calificó de inaceptables.