DINERO

¿Conviene hacer compras a meses sin intereses?

En esta cuarentena por el covid, no adquieras problemas, mejor sigue estas recomendaciones que harán de tus compras meses sin intereses un verdadero beneficio

  • REDACCIÓN
  • 06/05/2020
  • 15:35 hrs
  • Escuchar
¿Conviene hacer compras a meses sin intereses?
Las compras a meses sin intereses significan que puedes dividir los pagos de alguna compra, en meses, sin tener que pagar un peso de más. (Foto: Pixabay)

La promoción a meses sin intereses siempre es tentadora, pues esta opción de compra tiene sus beneficios cuando se utiliza de manera adecuada, como la posibilidad de diferir un gasto que de contado no podrías cubrir en este momento, sin embargo, el problema llega cuando te atrasas en los pagos, ya que acabarás pagando intereses y endeudándote a un plazo mayor que el del esquema original.

Por eso en esta época de crisis sanitaria en la que el país se encuentra en cuarentena por el coronavirus, no adquieras problemas, mejor sigue estas siete recomendaciones que harán de tus compras a meses sin intereses un verdadero beneficio.

Recomendaciones

1- Razona tu compra: Antes de adquirir un producto pregúntate si en realidad lo necesitas o sólo lo adquieres porque está en promoción. 

2- ¿Puedes pagar?: Cerciórate de que podrás cubrir las mensualidades sin riesgo de incumplir, para ello calcula tu capacidad de pago: a la suma de tus ingresos mensuales réstales tus gastos, así sabrás cuánto dinero tienes disponible

3- Compara precios: Es importante comparar, pues seguramente encontrarás precios distintos en cada establecimiento: eso te permitirá aprovechar las diferencias y conocer si realmente pagarías el mismo precio a meses que si lo compraras de contado.

4- Compra bienes duraderos: Cuyos beneficios o vida útil se prolonguen más allá de tu deuda, por ejemplo, electrodomésticos y computadoras. No es recomendable que utilices este esquema para compras menores, compras que se van a repetir el siguiente mes como la despensa o productos que pierden su valor en el corto plazo como ropa, zapatos, juguetes o regalos, pues lo más probable es que a los 12 meses, por ejemplo, que termines de pagar esa deuda, el producto ya no sirva o no esté en condiciones óptimas.

5- Paga a tiempo: Si no cumples con una de las mensualidades, el banco o la tienda comercial te cobrará intereses. Por eso es importante no excederse en este tipo de compras: lo recomendable es tener máximo dos artículos bajo este esquema cuyo monto total no exceda tu capacidad de pago, pues de lo contrario, el pago requerido para no generar intereses, puede resultar difícil de pagar.

6- Verifica que te hagan válida la promoción: Al momento de firmar el voucher cerciórate de que la cantidad que aparece es la correcta y que coincide con la copia que te entrega el comercio, además debe especificar que la compra fue a meses sin intereses, pues si firmas el voucher sin que éste lo diga, después no podrás reclamar. 

7- Liquida tu adeudo: Puedes liquidar el monto restante de la promoción antes del plazo establecido. En algunos bancos tienes que avisar que deseas liquidar tu adeudo, directamente en sucursal o por teléfono, de lo contrario cualquier pago que realices a tu tarjeta se tomará como saldo a favor y te seguirán cobrando la mensualidad sobre promociones.

(Foto: Pixabay)

Riesgos

1- Acumulación de pagos: Perder el control de las compras y adquirir más productos de los que realmente puedes pagar.Antes de hacer varias compras lleva control de los pagos que haces en mensualidades. Si notas que la cantidad resultante de la suma de todos los gastos a meses tiene un porcentaje mayor al 30% de tus gastos, estas en un gran riesgo de endeudamiento.

2- Los intereses: Hacer compras a “meses sin intereses” no quiere decir que el banco jamás te podrá cobrar intereses. Claro que pueden hacerlo si incumples los pagos o si decides que sólo pagarás el mínimo.

3- Las compras a meses sin intereses que se convierten en gastos hormiga: Un gasto hormiga es un gasto frecuente, pero que no está dentro del presupuesto, y que se olvida por que se piensa que es pequeño. Este puede ser un café que te tomas todos los días en la tienda de la esquina, el estacionamiento que utilizas de vez en cuando o las propinas, que nunca tienes en cuenta, pero que sí que las pagas. A veces esto sucede con los meses sin intereses. Por ejemplo, asumamos que compraste un nuevo cepillo eléctrico que costó mil 500 pesos, pero lo pediste a nueve meses sin intereses, lo que quiere decir que pagarás una suma de 166 pesos mensuales. Como el gasto te parece mínimo, no lo incluyes en tu presupuesto mensual, y así sigues con otras compras, hasta que terminas pagando mil 500 pesos al mes y ya no te acuerdas por qué.

(María José Pardo)