DINERO

Comprobado: home office realmente significa días laborales más largos

La covid mandó a millones en el mundo a trabajar desde sus casas, lo cual se convirtió en jornadas más largas, más reuniones y más correos electrónicos

  • REDACCIÓN
  • 05/08/2020
  • 18:56 hrs
  • Escuchar
Comprobado: home office realmente significa días laborales más largos
El día laboral promedio se alargó en 48.5 minutos en las semanas posteriores al confinamiento. (Imagen de Rajesh Balouria en Pixabay)

No, no es tu imaginación, en efecto el home office ha traído días más largos, más reuniones y más correos electrónicos para responder, y ahora estamos respaldados por datos de 3.1 millones de trabajadores, de acuerdo con el Washington Post.

Según cifras de la Oficina Nacional de Investigación Económica de Estados Unidos, el día laboral promedio se alargó en 48.5 minutos en las semanas posteriores a las órdenes del confinamiento por la propagación del coronavirus.

También el número de reuniones aumentó 13%, mostró el estudio, que examinó los correos electrónicos y los datos del calendario de más de tres millones de usuarios de un proveedor de tecnología no divulgado. Por si fuera poco, además del trabajo remoto, millones hacen malabares con la educación o el cuidado de los niños.

Si bien las entrevistas anecdóticas o encuestas más pequeñas ya han señalado resultados similares, dijo Jeffrey Polzer, profesor de Harvard Business School y uno de los coautores del artículo, "lo que nuestro estudio agrega es documentación a escala del patrón general".

El documento, que analizó datos de más de 21,000 compañías y en 16 grandes áreas metropolitanas de todo el mundo durante las ocho semanas anteriores y posteriores a los bloqueos locales, solo representa a los trabajadores que utilizan el producto del proveedor de tecnología. Y aunque es grande, los datos solo representan una fracción de la fuerza laboral.

Pero ofrece una instantánea de cómo los hábitos de trabajo y los estilos de comunicación han cambiado para muchos trabajadores mientras intentaban navegar en masa en forma remota, especialmente a medida que la economía empeoraba, aumentaban los despidos y aumentaban las ansiedades profesionales.

"La gente tiene miedo, el miedo a su trabajo y a la economía. Quiero asegurarme de que [los gerentes] sepan que estoy respondiendo constantemente a correos electrónicos y mensajes y que siempre estoy en Slack", dijo Cali Williams Yost, consultora.


Eso se ve agravado por la falta de habilidades de gestión para establecer el tono correcto para el trabajo remoto, dijo. "Es una mezcla tóxica de agotamiento y abrumador".

 DIFERENCIAS ENTRE AMÉRICA Y EUROPA

En muchas ciudades europeas, la reducción en la duración de la reunión programada fue marcada, mientras que la disminución en las ciudades de EU fue relativamente menor. Y aunque el lapso de la jornada laboral permaneció alto en algunas ciudades, incluida Nueva York, volvió a la línea de base en otras durante el período posterior al cierre que estudiaron los investigadores.

Tener una jornada laboral más larga no necesariamente significa que las personas trabajaron más horas dentro de ese día, señala Polzer. El examen de los datos más recientes no tiene en cuenta a aquellos que se separaron para cuidar a los padres ancianos, o tuvieron múltiples interrupciones de la educación de los niños pequeños en el hogar o simplemente eligieron pasear al perro por tercera vez ese día.

Pero un día dividido en reuniones más cortas o una que dura más tiempo en la noche, incluso si el número total de horas trabajadas no es más, también puede tener inconvenientes. 

“Mientras tratamos de administrar nuestro trabajo desde el hogar, es muy difícil dejar el trabajo. Eso siempre ha sido así desde que nuestros teléfonos nos han seguido a casa, pero ese fenómeno ha crecido”, dijo.


Polzer explicó que los investigadores no desglosaron los datos por género para ver si la jornada laboral de hombres o mujeres creció más. En los meses transcurridos desde que comenzó la pandemia, muchas se han preocupado de que las mujeres reciban los mayores golpes a largo plazo en sus carreras, ya que las escuelas y las guarderías permanecen cerradas y las mujeres pierden empleos de manera desproporcionada o se ven obligadas a tomar decisiones dolorosas entre sus carreras, cuidado infantil y educación.

Con el tiempo, dijo Polzer, una tendencia hacia un día cada vez más largo no será sostenible. "Las organizaciones están tratando de determinar cuál es la capacidad para manejar este tipo de trabajo (...) La gente comenzará a agotarse si no volvemos a pensar cómo pasan su tiempo".