DINERO

¿Cómo ahorrar gas LP en la cocina y el baño?

Ante los constantes incrementos en los precios del gas LP, estos son algunos consejos a seguir para disminuir dicho gasto

  • REDACCIÓN
  • 19/11/2021
  • 15:48 hrs
  • Escuchar
¿Cómo ahorrar gas LP en la cocina y el baño?

Para poder economizar el consumo de gas LP en el hogar es necesario saber cuánto se gasta cada vez que lo utilizamos. En promedio, se estima que una estufa doméstica de cuatro quemadores y un horno gasta 0.42 kilogramos al día, considerando que se utiliza durante una hora diaria. En este sentido, debes considerar que, si la utilizas durante mayor tiempo, gastaras mucha más energía.

Por su parte, el calentador de agua o bóiler puede gastar 5.1 kilogramos de gas LP al día, cuando se utiliza durante 2.5 horas diarias. Esto sin considerar que hay personas que dejan prendido el piloto todo el tiempo.

Haz cuentas y verifica cuánto te duraría un tanque de 30 kilos si mantienes prendido el calentador y utilizas la estufa como en estos ejemplos; seguramente muy pocos días.

Una alternativa es utilizar fuentes sustentables de energía, como un calentador solar de agua. Y, en caso de que exista un bloqueo a la distribución de gas LP, puedes optar por una parrilla eléctrica para cocinar y una resistencia para calentar el agua. Aunque ahí entrarías en el dilema entre gas o energía eléctrica.

Conoce tu consumo de gas

Estar al tanto de cuánto sueles gastar de gas y tener control de cómo lo usas repercutirá en un ahorro que va del 5 al 10%, ya que los usuarios suelen saber cómo es su gasto comúnmente en electricidad y agua, pero rara vez se tiene un control así del gas.

Evita fugas

El gas LP realmente no tiene un aroma característico al ser inodoro, pero como es muy peligroso si se fuga porque puede ocasionar incendios o explosiones, se incorpora un componente llamado metanotiol que tiene un olor muy molesto y que llama la atención inmediatamente al detectarse y sirve para delatar cuando el gas se está filtrando desde sus conductos y tomar medidas inmediatamente para solucionarlo.

El método más habitual para detectar el punto exacto de la fuga consiste en colocar agua enjabonada donde se tiene la sospecha por el aroma y ver si aparecen pequeñas burbujas. Allí será el punto donde se tiene que reemplazar la tubería o manguera.

Apaga el calentador

Lo mejor es tener tu calentador de agua apagado cuando no se usa y encenderlo sólo cuando vayas a bañarte, o bien dejarlo en modo automático con el piloto encendido, pero para mantener esa flama activa estás gastando gas poco a poco, así que procura dejarlo así sólo en temporadas en que se usa más el agua caliente.

Lea Cómo alargar la vida útil de tus costosos sartenes y ollas de teflón

Dependiendo del clima y de la forma en que lo usas, puedes reducir el gasto hasta en un 30%, considerando que este aparato es uno de los que mayor gasto doméstico generan, que en algunas casas genera el 13% del consumo de energía.

Úsalo a conciencia en la cocina

Usa sartenes y ollas que tengan un diámetro del doble que el del quemador de la estufa y colócalas bien centradas para no desperdiciar el calor. Además, si las tapas durante la cocción puedes reducir hasta a la mitad el tiempo de preparación de los alimentos lo que significa un ahorro de la mitad del gas que empleas.

Hornea con cuidado

Procura no estar abriendo la puerta de tu horno cuando está encendido, pues el calor se escapa y por eso necesita seguir quemando gas para reponer esa pérdida. Si tienes cuidado con eso puedes ahorrar la quinta parte del gasto de gas en cada horneada.

Baños breves

Si ajustas tus hábitos al ducharte para que no duren más de 5 0 6 minutos por ocasión, puedes reducir considerablemente el consumo de gas, pero también de agua. Así que este punto también es muy importante.

Preserva el calor en casa

Si vives en un lugar donde hace mucho frío, ten cuidado de mantener las ventanas y puertas bien cerradas para que el calor del interior no se escape.

Lava los traste con agua al tiempo

Si usas solamente agua templada al momento de lavar tus trastes verás cómo se reduce el gasto, lo cual también aplica con el lavado de tu ropa. Cada vez que usas el agua caliente para estas actividades se enciende el calentador y quema gas.

Cierra la llave de paso

Si sales de casa por algún tiempo considerable, tener especial cuidado con esto puede ayudarte en caso de una fuga de gas tanto en el aspecto del ahorro como por tu seguridad y el de tu patrimonio.

Báñate cuando haga menos frío

En la temporada de frío, procura tomar tu baño en el momento del día menos fresco, para poder prescindir del agua caliente de un modo que sería más complicado si te bañas muy temprano por la mañana o en la noche.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

cj