DINERO

Cinco claves (importantísimas) para medir tus finanzas personales

A la hora de los recursos, un aspecto crucial para evaluar tus finanzas es, en palabras simples, cuánto dinero te queda para vivir después de lo que pagas en el

  • REDACCIÓN
  • 22/01/2020
  • 18:49 hrs
  • Escuchar
Cinco claves (importantísimas) para medir tus finanzas personales

El principal componente de las finanzas personales son los recursos que ingresan de la actividad económicamente productiva y son parte de los activos de una persona o familia. Los activos representan el flujo de efectivo en un lapso determinado además de los bienes e inversiones y estás deben ser superiores a los gastos para que puedas ser solvente financieramente.

TUS PASIVOS

Para medir este indicador, toma el salario que te llega ya menos impuestos y cualquier descuento que tengas en tu sueldo. Ese dinero se llama salario neto. A éste réstale una a una todas las obligaciones que tienes que cubrir: desde los 100 pesos que te prestó tu hermana la semana pasada hasta el pago del crédito de tu coche.

¿Qué porcentaje de tu salario neto se fue en pagar esas deudas? Si fue más del 30%, es un foco rojo para tu salud financiera.

Si estás por encima de ese porcentaje, tendrás que rediseñar tus finanzas. Reduce tu "gasto corriente" (lo que gastas día a día) para que tengas una mayor cantidad que destinar al pago de tu deuda.

¿Le debes desde hace meses a familiares o amigos? Insértalo en tu lista de pendientes. Este tipo de préstamos suelen ser mucho más ventajosos que los del banco o la tarjeta, ya que generalmente no hay cobro de intereses o es mínimo.

No obstante, aquí está en juego tu palabra pues se trata de un compromiso moral. Además, si vas perdiendo tu reputación como pagador, eventualmente te será más complicado obtener préstamos, ya sea de familiares o del mismo banco.

TU AHORRO

Si dentro de tu "contabilidad" personal no registras el rubro de ahorro, algo no está bien en tus finanzas personales.

En pocas palabras, ahorrar significa posponer un gusto hoy para conseguir algo mañana.

El ahorro debe de tener una relevancia alta para que puedas hacerle frente desde un imprevisto hasta el enganche para un auto. Puedes mejorar este indicador si detectas los llamados gastos hormiga y los eliminas o disminuyes el uso de la tarjeta de crédito.

Para especialistas, un porcentaje sano de ahorro es 10% de tus ingresos, aunque puede variar según cada persona.

Si hasta ahora se te ha hecho imposible guardar parte de tus ingresos, ponle nombre a tu ahorro para que destines al menos el mismo monto cada mes con el fin de llegar a ese objetivo.

PENSAR EN EL RETIRO

Si empiezas a ahorrar para tu pensión:

Alrededor de tus 20, debes ahorrar 8% de tus ingresos

Alrededor de los 30, entre 12 y 15%

Alrededor de los 40, entre 20 y 25%

Alrededor de tus 50, entre 50 y 65%

Si tu Afore ahorra 6.5% de tu sueldo, tú debes poner el restante a través de aportaciones voluntarias o un fondo alterno

COLCHÓN DE EMERGENCIAS

Debe de cubrir entre 3 y 6 meses de tus gastos fijos. Lo debes de tener en una inversión con una liquidez no mayor a un mes. Es decir, si hoy te quedas sin trabajo, a más tardar en un mes debes de poder disponer de ese dinero. El primer mes generalmente tendrás la liquidación o fondear con tarjeta de crédito, pero a partir del segundo mes ya tendrás que costearlo con tu fondo de emergencia.

TU INVERSIÓN

Hablar de inversión quiere decir que vas a poner a tu dinero a generar más dinero. Está asociada con riesgo, rendimiento y un plazo de tiempo para madurar esa inversión.

Aunque no hay un regla formal, idealmente tendrías que tener invertido el doble de tus activos. Es decir, si tu casa vale un millón y tu coche 200 mil, y eso es lo que necesitas para vivir, idealmente deberían tener una inversión que doble el valor de esos activos.

Otra manera de verlo es que el rendimiento de tus inversiones cubra tu nivel de vida. Si tú cada mes vives con 30 mil pesos, necesitas tener lo suficiente como para que esas inversiones te generes rendimientos por ese mismo monto.

Puede ser desde los 100 pesos que metes a Cetes hasta una inversión con mayor riesgo en bolsa a través de casas de bolsa.

CAPITAL INTANGIBLE

El primer activo intangible es tu salud. Si no estás bien de salud no vas a poder seguir generando ingresos. Si tienes 40, sobrepeso, diabetes e hipertensión, el estado de este capital intangible no es el óptimo. Tu salud debe ser tu prioridad

Otro activo intangible son tus seguros, de vida, de gastos médicos mayores. Es una póliza que no puedes hacer líquida hasta el momento en que la ocupes

Uno más es tu formación profesional. En la era de la transformación acelerada de conocimiento, lo que aprendiste en la universidad no bastará para generar ingresos en los próximos 10 años, por lo que debes estar continuamente capacitándote e ideando nuevas formas de generar ingresos.

Con información de Reforma

(José Guaderrama)