DINERO

Alertan por disparo en la inflación, y el golpe que viene al bolsillo

El aumento en el costo de productos y servicios en diversas regiones del mundo empieza a generar preocupaciones respecto a si la inflación es transitoria

  • REDACCIÓN
  • 14/07/2021
  • 17:00 hrs
  • Escuchar
Alertan por disparo en la inflación, y el golpe que viene al bolsillo

Autoridades monetarias de diversas partes del mundo vigilan y han establecido medidas para tratar de controlar el incremento de precios que se ha observado en lo que va del 2021.

De enero a junio especialistas señalaban que el aumento de la inflación podría tratarse de un efecto transitorio generado por la base de comparación con el 2020, cuando los precios disminuyeron debido el paro en varios sectores de la economía para tratar de contener la expansión de la pandemia por la covid-19.

En parte se debe a que los precios continúan con su tendencia al alza en Estados Unidos y en junio registraron su mayor incremento en 13 años, lo que preocupa en cuanto a la duración de este comportamiento y que reduce el poder de compra de los consumidores.

El Departamento de Trabajo de Estados Unidos informó este martes que en junio la inflación aumentó 0.9 por ciento respecto de mayo pasado y 5.4 por ciento comparado con junio de 2020; tasas más altas de las pronosticadas y un alza anual que no se había visto desde agosto de 2008.

En México, en abril de 2020, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró una inflación de 6.08 por ciento.

Sin embargo, dichas presiones inflacionarias se observan en diversas regiones del mundo, en gran medida impulsadas tanto por la oferta como la demanda, que han dificultado la reacción por parte de la política monetaria, de acuerdo con el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

¿Qué está pasando?

Las vacunas contra la covid-19, las bajas tasas de interés y los casi 6 billones de dólares de ayuda gubernamental en EU desde que la pandemia comenzó en marzo de 2020 están alimentando la demanda, tensando la cadena de suministro y elevando los precios en toda la economía.

El repunte de la demanda en Estados Unidos y las dificultades mundiales de aprovisionamiento impulsan los precios desde hace varios meses. Al igual que en mayo, los precios de la gasolina y de los coches usados subieron con especial intensidad en junio, 45.1 y 45.2 por ciento, respectivamente en un año.

El nivel inflacionario en la mayor economía del mundo hace que se siga con especial atención la política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), que ha sido expansiva para favorecer la recuperación económica, tras la crisis.

El banco central estadunidense apunta a una inflación por encima de su objetivo de 2 por ciento durante “un tiempo” y que se alcance el pleno empleo antes de endurecer su política monetaria.

Inflación en EU, impacto en México

La tasa de inflación durante mayo en Estados Unidos se ubicó en 5 por ciento anual. Se trata del sexto mes consecutivo de incremento inflacionario, así como la mayor lectura mensual desde agosto de 2008, casi 13 años. El consenso del mercado se ubicaba en 4.8 por ciento anual, de acuerdo con la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS por sus siglas en inglés).

El dato es clave por muchas cosas, entre ellas porque se presenta a una semana de la reunión de política monetaria del Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos.

El incremento en los precios al consumidor incluye una vasta gama de bienes y servicios ahora en creciente demanda, ya que las personas volvieron a comprar, viajar, cenar en restaurantes y asistir a espectáculos en una economía en rápida reapertura.

El aumento de la demanda de los consumidores choca con una escasez de componentes, desde madera y acero hasta sustancias químicas y semiconductores para automóviles y computadoras, todo lo cual ha elevado los precios.

Las presiones subyacentes sobre los precios también están creciendo: excluyendo los componentes volátiles de alimentos y energía, el IPC subió 0.7 por ciento, tras dispararse 0.9 por ciento en abril.

El IPC subyacente fue impulsado por un alza de 7.3 por ciento en los precios de autos y camionetas usadas, tras el incremento de 10 por ciento en abril. En los 12 meses a mayo el indicador se disparó 3.8 por ciento, el mayor aumento desde junio de 1992.







cj