DINERO

"No hay dinero que alcance, ahora hasta comer huevo sale caro"

La escalada de precios tiene sobre las cuerdas el gasto de los hogares mexicanos, y las amas de casa deben hacer rendir el dinero

Por
Escrito en DINERO el

Una constante lucha que libran las amas de casa es tener que hacer rendir el dinero ante los índices actuales de inflación, que ha golpeado la economía de los mexicanos.

El constante aumento a los precios de la canasta básica, obliga a las jefas del hogar a prescindir de algunos productos de la despensa para poder completar.

Durante la primera quincena de julio, la inflación se aceleró hasta 8.16%, impulsada principalmente por los alimentos, bebidas y tabaco, de acuerdo con datos presentados esta mañana por el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Información (Inegi).

Se trata de la primera vez en más de 21 años que el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) rebasa la barrera de ocho por ciento.

"Uno ya no sabe qué hacer. Todo está muy caro, antes decíamos: aunque sea huevo, pero ahora hasta éste está muy caro", dijo Lilia, ama de casa en el Estado de México

Las amas de casa consideran que el salario mínimo resulta insuficiente, para poder suplir las necesidades más básicas de un hogar,  sin contar los aumentos a los precios de la gasolina, o el gas.

Incluso hay quienes han tenido que cambiar hasta el modo de preparación de algunos alimentos, ya que por la falta de dinero no completan para todos los ingredientes.

"En casa solíamos comer carne por lo menos dos veces a la semana. Ahora estoy comprando más verdura. Por ejemplo, hacía carnita de puerco con salsa verde y ahora mejor compro chicharrón, es más rendidor o hago tortitas de huevo", dijo Amelia, ama de casa en Ecatepec

Aunque la tendencia al alza ya era esperada por los analistas económicos, la inflación se aceleró más rápido de lo esperado para este mes y en medio , los consumidores mexicanos son los principales afectados pues el costo de los alimentos sigue aumentando.
También hay un grupo de alimentos que registraron un ligero descenso, pero la diferencia de precios con relación a semanas pasadas es apenas de unos centavos y la economía familiar no alcanza a sentir un alivio importante.

Entre los productos que más han subido de precio, según cifras oficiales de Inegi y la Secretaría de Agricultura, se enlista la papa y otros tubérculos, jitomate saladette, cebolla blanca, chile serrano, naranja, frijol y el huevo blanco.

"Uno se espanta con lo caro que está todo. Hoy por ejemplo iba a preparar de comer pechugas empanizadas y ensalada, pero el pollo está en casi $140 y somos varios en casa. Decidí preparar calabacitas con chicharrón, es más barato y rendidor", dijo Zoila, ama de casa

Si bien la canasta básica ha aumentado como consecuencia de la inflación, no es justificación para que los precios se disparen desproporcionadamente. El precio aprobado por la Profeco para el kilo de huevo es el siguiente:

-El kilo de huevo blanco tiene un precio aprobado de 42.92 pesos.
-Mientras que el kilo de huevo rojo cuesta 47 pesos por kilo.