DÍA DEL MAESTRO

Ha contribuido a formar 40 generaciones de arquitectos

El maestro Luis Fernando Guillén acude por lo menos tres veces a la semana a la Facultad y al mismo tiempo ejerce su carrera
Ha contribuido a formar 40 generaciones de arquitectosHa contribuido a formar 40 generaciones de arquitectos.

Por sus aulas han pasado más de 4 mil estudiantes y ha contribuido a formar 40 generaciones de arquitectos. Lleva 52 años dando clases y tal es su compromiso que hasta enseñó a dibujar a un estudiante que era invidente.

Crimen ahuyenta a maestros de la Montaña baja

Es el profesor Luis Fernando Guillén Oliveros quien acude por lo menos tres veces a la semana a la Facultad de Arquitectura de la UNAM donde imparte 21 horas de clase semanalmente. Antes fue maestro de tiempo completo pero no pudo continuar con ese ritmo porque al mismo tiempo ha ejercido siempre su profesión: ha formado tres empresas.

Es en la Facultad donde busca en todo momento sembrar en los alumnos la inquietud de promover y desarrollar el concepto de habitabilidad, en el que no se debe romper el equilibrio entre el ser humano y la naturaleza; de igual importancia es la necesidad de que la gente cuente con vivienda verdaderamente habitable. 


Mire, las viviendas de ´desinterés´ social, como yo las llamo, se manejan en metros cuadrados cuando todas se deberían medir en metros cúbicos; cada ser humano requiere de 22 metros cúbicos de aire en condiciones de reposo, para poder respirar adecuadamente. Si no ocurre así, las otras personas que están en esa vivienda respiran el bióxido de carbono que yo estoy emitiendo", revela.

El maestro Guillén se graduó en abril de 1967 pero desde un año antes ya impartía las clases de dibujo constructivo y dibujo de imitación a nivel preparatoria. Comenzó su carrera docente porque siendo consejero universitario en calidad de alumno, se interesó en participar en una comisión que analizaría y haría propuestas para reducir los altos índices de reprobación en varias carreras.

 

En esa época, los estudiantes de la UNAM lo eran de tiempo completo, es decir, tomaban clases en la mañana y en la tarde, e incluso los sábados. Muchos muchachos no podían hacerlo porque debían trabajar y por eso reprobaban. Asegura que todavía hoy ése es un problema que persiste, por la situación económica de los alumnos.

El arquitecto Jorge Alcocer y el ingeniero Antonio Dovalí Jaime, quien posteriormente sería director del Instituto Mexicano del Petróleo, le propusieron que diera clases, dado su interés por elevar la calidad educativa.

Así, comenzó en la Preparatoria 6, en donde un año después obtuvo su plaza definitiva. Cuando concluyó la carrera, un año después, dio el salto a la Facultad donde comenzó dando la materia de geometría descriptiva. Ha dado clases en las áreas de Proyectos, de Tecnología y de Historia e Investigación.  

Cuando se le pregunta por qué imparte clases, él reponde:


Siempre he sentido la necesidad de transmitir mis conocimientos; también he querido darle un enfoque educativo a mi propia vida, y compartir con los demás".

A lo largo de los 52 años de carrera docente, ha participado en la elaboración de tres planes de estudio (la legislación universitaria señala que se deben revisar por lo menos cada 10 años) y de una manera más marginal en otros dos.

Uno de los momentos más significativos de su vida ha sido cuando daba clases en la Prepa 6.


El director me llamó y me dijo que me quería pedir un favor. ´Quiero que ayude a pasar la materia a un alumno que tiene un problema y no la puede pasar´. Yo le pregunté cuál era ese problema. ´Es invidente´. "Yo le dije ´él va a aprender a dibujar´, y así lo hizo. Ha sido una de mis más grandes satisfacciones". Más importante que ver con los ojos es ver con la mente, dice.

Este arquitecto de ojos azules además fue un gran gimnasta. Representó a México en los Juegos Olímpicos del 68, y a nivel nacional ganó varios campeonatos.

Le tocó vivir el movimiento estudiantil del 68 y lamenta la masacre. Algunos de sus compañeros se fueron a vivir al extranjero y nunca regresaron.

El interés de este maestro en Arquitectura es la sustentabilidad.


Así como algunas personas nacieron con alguna discapacidad, hay edificios que nacen con discapacidad pues ya sea por falta de sensibilidad o de conocimiento, (los arquitectos) no desarrollan en las construcciones las nuevas tecnologías para que sean autosuficientes en energía, capten el agua de lluvia y reciclen el agua en general".

No tenemos cuidado de cuidar la habitabilidad, subraya. A sus alumnos les dice: "para la arquitectura panteonera no se requiere habitabilidad porque ahí sólo viven los muertos, pero la arquitectura implica dar cobijo a la vida".

Señala que los arquitectos deben estudiar homeomorfismo, que significa la relación entre la materia y la forma, como lo hace la naturaleza.

Recuerda con mucha satisfacción el trabajo que realizó para dotar al edificio de la Biblioteca México de energía para producir condiciones climáticas sobre la base de energía solar. Sólo que este proyecto tenía retos importantes: en un mismo espacio crear las condiciones de temperatura y humedad para la preservación de los libros y el ambiente y temperatura para dar comodidad de las personas.

Esta obra fue merecedora del primer lugar en la obra del año, premio que le fue entregado por el entonces presidente Felipe Calderón.

-¿Ve pronto el retiro?

-No, mientras pueda ser útil a mi universidad y sobre todo a mis alumnos.

LEA TAMBIEN


Maestros de Edomex se van de puente y con bono

Este año la gratificación económica por el Día del Maestro ascendió a 8 mil 500 pesos, un incremento del 6.25 por ciento

LEA TAMBIEN


Pide AMLO oportunidad de "reinserción" para maestros mal evaluados

El morenista planteó una nueva evaluación, aunque este sábado con el magisterio en Oaxaca sólo abordará el tema educativo y no firmará ningún acuerdo

jamp








Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información