NACIÓN

5 destinos para escapar de CDMX si no planeaste tus vacaciones

Si no planeaste tus vacaciones, estas opciones cercanas a la Ciudad de México te ofrecen paisajes, comida y museos que valen la pena conocer.

  • Redacción La Silla Rota
  • 25/03/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
5 destinos para escapar de CDMX si no planeaste tus vacaciones
 

Si se te pasó el tiempo y no pudiste planear vacaciones en estos días libres, ya es tarde para buscar vuelos o hacer reservaciones en hoteles o agencias de viajes, no todo está perdido. Hay opciones cercanas a la Ciudad de México que no te representarán un gasto excesivo por no haber hecho tu plan,  y que a la vez te darán una grata sorpresa  por tratarse de destinos no tan populares pero que ofrecen paisajes, comida y museos que bien valen la pena.


Zacatlán de las Manzanas  



Es un pueblo a unas dos horas de la Ciudad de México, ubicado en el noroeste del estado de Puebla. Es conocido por sus fábricas de sidra de todos los tipos, además de otros licores y bebidas, por lo que en un paseo al centro y sus alrededores podrás encontrar infinitas ofertas de este producto que además podrás llevarte a casa a un precio muy conveniente. Su paisaje es predominantemente boscoso, y alrededor del pueblo hay varias cascadas y zonas de camping para visitar o llevar algún picnic. A unos kilómetros se encuentra el Valle de las Piedras Encimadas, una hermosa extensión de varias hectáreas donde de manera natural se acomodaron rocas enormes hace miles de años que dan forma a varias figuras. Los guías del lugar te ayudan y explican las formas que se pueden ver desde los distintos ángulos. El hospedaje es económico y aunque  no hay hoteles cinco estrellas, existe oferta de cabañas, hoteles sencillos y pero limpios en el centro, además de una basta oferta de pequeñas casas cuyos propietarios ponen sus anuncios para alquilarlas. El municipio y sus alrededores da para una estancia de dos a tres días.

 

Amecameca



Si buscas  un pueblo para descansar, pero a la vez tener opciones recreativas este puede ser un buen plan. Está ubicado en el Eje Neovolcánico de México, y desde ahí puedes ver el Iztaccihuatl y el Pococatéptl. Cuenta con hoteles sencillos y arrendamiento de habitaciones; además hay zonas para hacer camping. Cuando te decimos que está lleno de historia es porque ahí se encuentra la Hacienda de Panoaya, lugar donde Sor Juana Inés de la Cruz vivió de los 3 a los 8 años de edad. Ahí se encuentra un lago, y hay una zona para que los pequeños de la familia se diviertan con animales que pueden acariciar y alimentar. Los adultos pueden relajarse con lecturas de su gusto mientras descansan en el bosque o se toman una cerveza en los pequeños puestos alrededor del lugar. Si vas no dejes de visitar el Templo de la Virgen de Asunción, la Capilla de la Virgen de Guadalupe, el Santuario Sacramonte, el Jardín de los Leones y el Parque Nacional IZta-Popo Zoquiapan. Se recomienda una estancia de dos a tres días para disfrutar sus rincones de manera tranquila y sin prisas


Real del Monte



Este pueblo encantador situado en el corredor de la Montaña hidalguense ofrece un espectacular escenario de casas estilo inglés, ya que fue habitada por trabajadores de este país cuando el municipio vivió un auge por la minería en la época de la colonia. Aunque la oferta de hospedaje es limitada, si no encuentras en el pueblo puedes seguir por el corredor de la Montaña y en varios predios se ofertan cabañas individuales con vistas impresionantes al bosque. Es un corredor que atraviesa paisajes con pinos y árboles, y zonas más áridas (ahí es recomendable parar para averiguar donde venden un buen pulque casero). También puedes encontrar hospedaje en Mineral el Chico, otro pueblo ubicado más arriba y a unos 20 minutos de Real del Monte donde también la escenografía ofrece colores naturales y estéticos a la vista. Si deseas pasar un buen rato de relajación estos días podrías quedarte hasta cuatro recorriendo los distintos pueblos de la zona.


Morelia



 La capital michoacana ubicada a 3 horas y media (aproximadamente) de la Ciudad de México siempre ofrece sorpresas al llegar. Es una ciudad con una historia colonial importante, y que además cuenta con una de las mejores ofertas gastronómicas del país. Al ser sede de varios festivales anuales cuenta con una oferta hotelera importante, y no olvides que puedes rentar cuartos o departamentos enteros en plataformas dedicadas a ello que cada vez son más populares. Si deseas lanzarte para allá  te recomendamos salir a los pueblos cercanos y dedicarle unos tres días a tu aventura michoacana.


Mineral de Pozos 



Este pueblo mágico de Guanajuato apenas en proceso de reactivación bien podría parecer un set para rodar una película del viejo oeste; o quizás para volver a escribir Pedro Páramo. Parece un pueblo fantasma lleno de leyendas, haciendas abandonadas (en proceso de restauración), y ex minas que alguna vez dieron importantes materiales. De unos años para acá se ha buscado dar impulso a este pueblo ubicado a unos 20 minutos de San Miguel de Allende cuyos costos de hospedaje son menores.  Desde la Ciudad de México puedes llegar en unas tres horas y media. Si te hospedas ahí, debes dedicar un día para pasear tranquilamente por el municipio (es pequeño), comer en alguno de los nuevos restaurantes que ofrecen comida internacional alrededor de las dos plazas principales, y otros días puedes aventurarte a visitar San Miguel de Allende, San Luis la Paz, que es la cabecera del pueblo. Te recomendamos una estancia de dos a tres días.

 
 

fmma / AJ