DEPORTES

Ruinas olímpicas: Así lucen hoy las sedes abandonadas de los JJOO

Después de la fiesta donde se coronan los mejores atletas, las sedes quedan abandonadas y se convierten en ruinas

  • DANIELA MUÑOZ
  • 17/02/2019
  • 12:47 hrs
  • Escuchar
Ruinas olímpicas: Así lucen hoy las sedes abandonadas de los JJOO

La fiesta que representan los Juegos Olímpicos cada cuatro años, también es la exhibición de recursos que procura mandar un mensaje al mundo entero sobre el bienestar social y económico de la nación que es elegida como la anfitriona.

Sin embargo, después de la fiesta y los festejos en donde se coronan los mejores atletas del mundo, muchas de las sedes se vuelven una carga para los anfitriones y quedan en el abandono, por una mala planeación, sin saber qué uso darle por el costo del mantenimiento.

Y es que la mayoría de las ciudades no poseen la infraestructura necesaria para celebrar un evento de tal magnitud, y por eso, cuando son candidatas y elegidas, deben hipotecar su futuro para construir grandes recintos y estadios que fascinen al mundo.

También puedes leer: Los momentos inolvidables de los Juegos Olímpicos de México 1968

Desafortunadamente, después del festejo y de que los reflectores del mundo se vayan una vez concluidos los Juegos Olímpicos, la mayoría de las ciudades que han sido sedes, se dan cuenta que las instalaciones sobrepasan con creces las necesidades del lugar y los costos de mantenimiento se vuelven una locura.

Esto concluye con el abandono de las sedes, y el objetivo de darle un uso después de la justa olímpica, casi nunca se hace realidad.

Pero, ¿Qué pasaría si el Comité Olímpico Internacional se planteara construir una ciudad olímpica que albergue los juegos para siempre en un terreno neutral?, ¿Iría contra los ideales de los Juegos Olímpicos?, quizá, después de ver los siguientes ejemplos de Ruinas Olímpicas, la idea no parezca tan loca.

En el último siglo

Atenas 2004

Quince años ha pasado desde los Juegos Olímpicos que prometieron darle otra cara a Atenas. El 13 de agosto de 2004, en una de las ceremonias más costosas de la historia olímpica hasta entonces, los griegos prendían el fuego olímpico por segunda vez en la era moderna: La primera fue en 1896.

De acuerdo a la BBC, el presupuesto total de los proyectos alrededor de la capital ascendió, según, diversas estimaciones, a los 12 mil millones de dólares. Aunque las cifras varían, la oficial fue poco más de 9 mil millones de dólares.

Se construyeron 36 espacios para albergar las distintas disciplinas, pagadas además del bolsillo del contribuyente ya que, a diferencia de otros juegos anteriores y posteriores, el gobierno de Grecia decidió no tener patrocinadores privados.

La idea no fue buena a largo plazo, tras el estallido en 2008, quedaron la deuda, el déficit y el desempleo. Y en la ciudad, quedaron en ruinas abandonadas muchas de las instalaciones deportivas, alejadas de la vista de todos y como el más claro ejemplo de lo que pasa con muchas instalaciones olímpicas.

Beijing 2008

Han pasado 11 años desde la celebración de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, el cual se consagró como el segundo evento deportivo más caro de la historia, luego de Sochi 2014, ya que los gatos oscilaron en 40 mil millones de dólares.

Después de poco más de una década donde grandes atletas hicieron historia, las sedes, estadios y alrededores de las zonas en donde se disputó la justa olímpica, lucen irreconocibles por sus malas condiciones.

Sin embargo, desde el 2012, el año en que se disputaron los juegos de Londres, ya se podía notar el grave deterioro y abandono de algunos lugares de competencia. Los ejemplos más palpables son el estadio donde se disputaba el voleibol de playa, la zona de canotaje y la pista de ciclismo BMX.

No solo es el descuido, al no darle nada de mantenimiento a estas grandes obras, las instalaciones son completos elefantes blancos. Y aunque no lo creas, Beijing volverá a acoger unos Juegos Olímpicos, aunque esta vez serán los de Invierno en 2022 y construirá de nueva cuenta otras instalaciones, ya que los deportes son totalmente diferentes a los de verano.

Río 2016

Brasil tuvo dos grandes fiestas en menos de cuatro años. En 2014 fue el anfitrión de La Copa del Mundial de la FIFA en donde Brasil vivió uno de sus peores capítulos con la goleada de 7-0 del país que se coronaría campeón: Alemania.

Pero dos años después se disputaron los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, donde vimos grandes episodios donde los mejores atletas del mundo se consolidaron y otros se despidieron, pero meses después de aquella fiesta, el mundo quedó impactado por el gran deterioro y abandono de las sedes olímpicas que habían recibido las mejores competencias.

Sólo seis meses después de Río, el diario brasileño O’Globo realizó una investigación que develó el estado de descuido que tenían las instalaciones construidas para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos.

Albercas inundadas de agua sucia, campos de golf destruidos, butacas abandonadas en depósitos, grafitis que cubren las sedes, son algunas de las postales que dejan el abandono de las instalaciones.

El mítico Estadio Maracaná fue otro ejemplo de la caída que significaron los juegos. La última vez que tuvo un evento fue en diciembre cuando se jugó un partido a beneficio organizado por Zico. Allí ya se vislumbraban las problemáticas que lo dominan.

El campo de juego quedó inutilizable tan solo seis meses después, producto de los intrusos y perros callejeros que dañaron la superficie. El estadio quedó sin seguridad, por lo que hay ventanas rotas, los alambres de cobre fueron arrancados de las paredes y los techos, los televisores y extintores también fueron robados, además de que se reportó que el 10 por ciento de los 78 mil asientos están estropeados.

Nadie sabía quién debería hacerse cargo del símbolo deportivo de Brasil desde que terminaron los Juegos. El gobierno estatal y la empresa Maracana S.A. argumentaron que no eran responsables del mantenimiento.

A futuro se planificaba que algunas instalaciones podrían colaborar con algunas escuelas de la ciudad entregándole instalaciones, o traspasarlo al sector privado.

Al menos el Estadio Maracaná volverá a ser utilizable en la próxima Copa América de la que Brasil es sede y se disputará en junio de 2019.

En el Siglo XX

Sarajevo 1984

Los Juegos Olímpicos de Invierno también tienen un legado de instalaciones abandonadas. Sin embargo, ningún sitio ha impactado tanto como Sarajevo, donde los antiguos recintos olímpicos habían sido reciclados de la manera más devastadora posible. De acuerdo al Diario El País, durante la guerra de Bosnia, las pistas de bobsleigh se emplearon en modo de trincheras para los francotiradores serbios.

Los asientos de Zatra Hall, donde se practicaba patinaje de velocidad, se utilizaron para construir ataúdes, y después de que el edificio fuese bombardeado y prácticamente destruido, lo que quedó se usó como morgue improvisada.

El hotel olímpico de Sarajevo, construido en el monte Igman para los juegos invernales fue abandonado luego de los bombardeos, a principios de la década de 1990.

El éxito de Londres 2012

La inversión de 11 mil millones de euros valió la pena. Aunque antes de la cita olímpica el 44 por ciento de los británicos no estaban de acuerdo, un año después de los Juegos Olímpicos Londres 2012, el 75 por ciento aseguraba que había sido un éxito.

Londres supo cómo hacer el reciclaje de las construcciones olímpicas para el uso y disfrute de la ciudadanía como un legado permanente de los Juegos Olímpicos.

El Estadio Olímpico acogió el mundial de Rugby en 2014 y a partir del 2016 el West Ham United en donde milita Javier ‘Chicharito’ Hernández lo alquiló para disputar ahí sus partidos en casa de la Premier League.

La pista olímpica de balonmano (Copper Box) se convirtió en un polideportivo para los amantes de este deporte y del bádminton, además de un gran gimnasio y una cancha para el equipo de baloncesto de London Lions.

El Centro Acuático se convirtió en una piscina pública y las instalaciones ciclistas en un gran velódromo al aire libre, mientras que las pistas olímpicas de baloncesto y waterpolo, que no le veían mucho futuro, ya han desaparecido porque sólo fueron concebidas como estructuras temporales.

Un gran éxito también fue el se usar materiales reciclables, el tratamiento de alimentos y desperdicios y de concebir construcciones efímeras cuando su futuro aprovechamiento no podía garantizarse, algo que instalaciones anteriores y futuras deberían plantearse muy seriamente.

Como en México 1968, la Villa Olímpica fue vendida para ocupar residentes, pero la de Londres tuvo una ampliación, una escuela propia y la construcción de 8 mil nuevas viviendas.

Después de ver todos estos casos, ¿te gustaría que las próximas sedes piensen como Londres o que el Comité Olímpico Internacional se plantee muy seriamente la construcción de una Ciudad Olímpica que albergue los Juegos Olímpicos?

Los próximos Juegos Olímpicos de verano serán en Tokio 2020 y los de Invierno en Beijing 2022.

dmv