DEPORTES

Rebeca Valenzuela y la Ley Zupo rumbo a Tokio 2021

Rebeca Valenzuela es una de las atletas ya calificadas a los Juegos Paralímpicos de Tokio 2021, pero durante este proceso, realizó la propuesta de Ley Zupo

  • MARIANA AGUILAR
  • 14/11/2020
  • 19:00 hrs
  • Escuchar
Rebeca Valenzuela y la Ley Zupo rumbo a Tokio 2021
Rebeca Valenzuela aseguró su pase a Tokio 2021 en el Mundial Paralímpico de Atletismo de Dubai 2019 (Foto: ESPECIAL)

Rebeca Valenzuela, atleta sonorense de la categoría F12 de lanzamiento de bala y jabalína paralímpico, clasificó a Tokio 2021 en una de las condiciones más estresantes en el Mundial de Atletismo celebrado en Dubai en 2019. Debido a esto, la lanzadora paralímpica realizó la iniciativa y promoción de la “Ley Zupo” debido al poco apoyo que presentan los entrenadores de los deportistas de alto rendimiento.

El proceso de calificación para los Juegos Paralímpicos para Rebeca fue a través del Mundial de Atletismo en Dubai. Este puesto se logra debido a que ganó medalla de bronce en lanzamiento de bala y concluyó en quinto en lanzamiento de jabalina, fue así que consiguió su clasificación.

Asimismo, la paratleta vio en peligro su clasificación a los próximos juegos debido a la pandemia de covid-19. “Te preparas cuatro años para que te digan que ahora son cinco. Es un choque, temí porque no hicieran válido el pase porque no es igual tu nivel competitivo de un año a otro. Yo estaba con la preocupación de que dijeran que las plazas se van a volver a asignar. También el miedo de que la preparación tenía que estar al nivel de esa situación si llegara a pasar. Por el momento se respetan las plazas”, mencionó.

(Foto: Facebook Rebecca Valenzuela Alz) 

Debido a la pandemia, Valenzuela adaptó todo tipo de entrenamiento en casa. Asegura que fue un proceso complicado desde horarios hasta técnicas. Deseaba mantener el nivel para las competencias de fogueo previo a los JJ.PP.  que iba a presentar en Dubai, París y Túnez, aunque estos fueron cancelados poco a poco por la misma situación.

“Fue un proceso muy duro porque estábamos en Marzo. El 7 de Marzo recibimos la notificación que no se iba a hacer mi primer fogueo del año. Iba a ser en Dubai el 16 de marzo, nos avisan 8 días antes. Ya teníamos boletos, nos íbamos a ir el 10 porque hay que llevar un proceso de adaptación de horarios. A partir de ahí fue un corte tajante, se acabaron los selectivos. Nos quedaba París y Túnez, estos eran mis eventos de fogueo previo a Tokio y no, cancelados. Pero nos quedaba la disyuntiva de que Juegos no los cancelaban hasta el mes de mayo. La preparación bajo pandemia fue de mucha presión porque teníamos que tratar de asemejar el trabajo en casa sin la visoría del entrenador presencial”, aseguró.

En el mes de septiembre, reabrieron la unidad de Codesol y Rebeca regresó a hacer uso de las instalaciones y comenzó nuevamente el proceso de entrenamiento. Debido a la nueva normalidad, el centro de alto rendimiento acepta únicamente a ciertas personas, dejan entrenar a cuatro atletas por entrenador y solo fue reabierto para deportistas que puedan hacer uso de instalaciones al aire libre. Resaltó que tiene su propio equipo de pesas en casa para realizar el fortalecimiento.

Aseveró que sufrió presiones por todas partes. Algunos de sus familiares estuvieron contagiados y, con la falta de información acerca de la realización de competencias internacionales, no sabía si expondría más a su familia en caso de tener que participar. Además, “Fue algo muy duro de manejar, el tiempo en casa para un deportista es terrible porque el ejercicio y la energía te exige y que de buenas a primeras te quiten eso fue un proceso muy duro de adaptación”, agregó.

“El espacio que me brindan en Codesol, el tiempo que me dejan entrenar, que me dejan lanzar de verdad lo valoro y aprecio al máximo. Antes decía qué flojera luego de seis horas entrenando, lo confiezo, pero ahora digo ¿qué más?. Previo a la pandemia decía que necesitaba un tiempo, porque me sentía muy cansada, me dolía todo el cuerpo por las cargas muy altas. Incluso valoré el hecho de 2020 y retirarme, pero esto me dio pie a decir nada más necesitas dos o tres semanas. Esto es lo que me mantiene viva, feliz y con energía.”

Su llegada al deporte Paralímpico, en específico al área de lanzamientos, fue sorpresiva. Rebeca cuenta con una debilidad visual debido a las enfermedades de miopía, astigmatismo, glaucoma, vista periférica y crecimiento de mácula. Debido a esto, está incluida en la categoría F12 de lanzamiento. Llegó a través del DIF pues la canalizaron a un equipo deportivo, durante su infancia jugó futbol y asegura que era muy rápida, pero un día libre dentro de las instalaciones le interesó probar esta categoría del atletismo.

Llegué por accidente. Desde los 4 años me comenzaron a operar, llevo seis operaciones en los ojos. Por medio del DIF me canalizaron a un equipo deportivo. Yo jugaba futbol, un día fuimos a jugar a donde hoy entreno y mi entrenador de ese entonces se dio cuenta que yo era muy rápida. Me canalizaron por los dos medios y me quedé en la rama de pista. Luego entré a natación y estaba de aquí a allá. Y un día de descanso el profe dijo hagan lo que quiera, día libre. Había unos muchachos lanzando y lo intenté. Mi entrenador me dijo ‘estábamos cerrados, tu eres de aquí’ y ya, fue por accidente que yo llegue a lanzamientos. Me gustó el lanzamiento de bala, me gustó el  lanzamiento de jabalina y considero que es un reto y no es algo común”, dijo.

Clasificación a Tokio 2021 en Dubai

“La primera vez que fui a Dubai el año pasado pues metí mi récord continental, me dieron el premio a mejor deportista del continente por esa competencia. Era mi sueño ir a Dubai, representaba muchas cosas. Cultura, desconocimiento, otro idioma, otra religión. Dubai para mi era lo máximo. Me tocó ir al mundial en febrero y repetimos en el mundial en noviembre, fue muy importante.”

Rebeca consiguió su clasificación a los Juegos Paralímpicos luego de conseguir medalla en la rama de lanzamiento de bala. Previo a su competencia, recibió un mensaje de su entrenador en donde pidió ayuda.

“Mi entrenador tuvo un pre infarto el día de mi competencia, a causa de que tuvo una pérdida familiar muy fuerte. Me dicen Dubai y se me eriza la piel por las vivencias que tuve. Yo me estaba cambiando para ir a mi competencia y mi entrenador manda un audio al grupo entre mi fisioterapeuta, él y yo que dice ayúdenme. Allá en el hotel cada llave es por piso, no puedes subir por el elevador a otro pisto si no tienes la llave. Cuando llega ese mensaje, salimos mi fisioterapeuta y yo corriendo por las escaleras a toda velocidad esperando a que alguien nos abriera la puerta. Además, esto fue en el idioma que se te ocurra“, relató.

Llegó la ambulancia y lo conectaron todo, se llenó el cuarto de todo el mundo. Se llevan a mi fisioterapeuta también, es él quien me asiste previo a las competencias y yo dije ‘yo me voy con mi entrenador’. No me importaba la competencia en ese momento, mi entrenador funge una parte mucho más importante que un solo trabajo. Es mi papá, mi amigo, mi psicólogo, mi consejero, es todo. Obviamente una medalla sale a segundo lugar cuando estamos hablando de la vida de alguien, más si ese alguien es importante para mi. Prácticamente me llevaron a fuerza a competir. Traía un dolor de cabeza horrible, yo creo que traía la presión alta del susto, preocupación y de que no sabía qué estaba pasando. Mi entrenador me decía que fuera a competir, pero mi corazón estaba en un lado y yo estaba en otro. Yo no traía euforia al momento de ganar la medalla. Yo quería ya meter la cabeza en la mochila de que ya quería que se acabara esto para ir a donde estaba mi entrenador. Bajo esa condición, ese estrés y todo eso, pudimos conseguir la medalla. Mi cara ese día estaba descuadrada. Yo estaba ahí, pero mi cabeza estaba en otro lado. Salimos a rescatar el trabajo que hicimos como equipo”, concluyó con los ojos llorosos.

Luego de este suceso, Rebeca presentó una iniciativa de ley llamada Ley Zupo, en donde busca proteger a los entrenadores de alto rendimiento debido a que no cuentan con ningún tipo de servicio de salud ni pueden generar puntos para tener una casa en un futuro. A su vez, lo llamó así debido a la pérdida que sufrió durante pandemia por parte de un compañero y amigo Claudio Zupo, quien fue medallista en Yudo en 2016.

Presenté una iniciativa de ley, que se llama Ley Zupo. Los entrenadores de casi todo el país no cuentan con servicios de salud. No pueden generar puntos para tener en algún momento una casa. Por motivo de pandemia, perdimos a varios compañeros y amigos. Mi amigo Zupo, hizo un video antes de morir por covid-19, en el que dice que lo acaban de despedir él estando enfermo. Obviamente sin medicamentos y sin servicios para poder comprárselos. Subió el video también diciéndole a la gobernadora de Sonora que había dicho que por pandemia no iba a haber recortes cuando si hicieron y, lamentablemente, mi amigo perdió la vida por covid. Sin medicamentos y solo”, sostuvo.

Además del caso de Zupo, también platicó del entrenador Miguel Portal. Habló acerca de lo que sucedió con quien fue catalogado como el mejor entrenador de lanzamiento de Mexicali. Lamentablemente perdió la vida debido al coronavirus y fueron sus deportistas quienes lo sacaron de una fosa común al no contar con ningún tipo de apoyo.

Como entrenador no dejas nada, porque ni finiquito. No tienes seguro de nada porque están como contratos de confianza o por honorarios, como se les conoce y eso a mi no me parece justo. Me parece increíble que habiendo una estructura tan grande para el deporte, que haya tanto apoyo para los deportistas y que existan tantas becas, instalaciones, material y administrativos que si cuenten con estos servicios. Son los entrenadores quienes están en el rayo del sol con nosotros y me parece increíble que ellos nos tengan derecho cuando los demás trabajadores tienen hasta sindicato y tienen derecho a cotizar para una casa. Un entrenador lo hace por amor propio, convicción y por amor al deporte. Porque si te dedicas 20 años al deporte como entrenador, un día te regresan a tu casa con las manos vacías porque no generaste antigüedad, no tienes seguro y porque lo haces por vocación porque los salarios son una baba.

A través de redes sociales, Valenzuela subió un video en el que pide el apoyo de las autoridades nacionales y estatales para que se tome en cuenta el trabajo de los entrenadores. Promociona la Ley Zupo en donde se avale correctamente la contratación por parte de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE) a los entrenadores de forma oficial.

En la iniciativa de ley lo que solicito que se les den y se les garanticen los derechos básicos a entrenadores. No pido la gran cosa, solo que se les cubran sus necesidades de salud y que puedan cotizar para que puedan tener una casa. Queremos medallistas olímpicos, pero nosotros no nos hacemos solos. Para eso son mínimo 10 años y ¿cómo le pides a una persona que se quede 10 años si no le das nada? Si tiene que vivir sin enfermarse y sin tener una familia, porque si se embaraza la esposa y quieres formar tu familia, ¿a dónde la vas a llevar? ¿Cómo le pides a alguien que se te invierta 10 o 15 años si tiene que dividir el tiempo para trabajar en una escuela o algo así para tener lo básico?.”

Finalmente aceptó que “el deportista es el que da resultados, pero el entrenador es quien lo genera. A mi entrenador le dio un paro antes de una competencia, si algo más hubiera pasado ¿Qué le digo a su esposa? ¿Cómo me lo traigo de Dubai? Están totalmente desprotegidos. Garantízales a los entrenadores que van a estar protegidos porque trabajan como servidores públicos y no pueden ni cotizar puntos para tener una casa”, finalizó.

(Por: Mariana Aguilar)