DEPORTES

Narran cómo se drogó Julio César Chávez en el baño de Juan Pablo II

De acuerdo con el libro ''Julio César Chávez: La verdadera historia'', el ex boxeador se drogó en el baño de El Vaticano

  • REDACCIÓN
  • 18/10/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Narran cómo se drogó Julio César Chávez en el baño de Juan Pablo II
El acontecimiento fue en 1995 durante una visita de Julio César Chávez al Vaticano. Foto de la web

Julio César Chávez conoció al papa Juan Pablo II en persona, en el mismo Vaticano. También estuvo en sus aposentos y se atrevió a inhalar cocaína en el baño de su Santidad.  Esta revelación la hizo el hermano del boxeador, Rodolfo Chávez y el escrito Javier Cubedo, en la biografía ''Julio César Chávez: La verdadera historia'', publicada por la editorial Aguilar.

Puedes leer: Julio César Chávez ve ridícula la suspensión del Canelo

De acuerdo con la nota de Publimetro, en unos de los fragmentos se cuenta como después de las peleas que sostuvo en 1995 ante Giovanni Parisi, Craig Houk y David Kamau, se tomó unas vacaciones por Europa y al llegar a Roma le pidió a su comitiva que le consiguieran una audiencia con el Papa, ya que no se conformaría con verlo en una misa.

“No, no quiero ir nomás a misa ¡Y luego hasta atrás, ya me imagino! Quiero ver al Papa de frente, quiero que me reciba en el Vaticano, en privado. Hablen con quien tengan que hablar, quiero ver al Papa”, es uno de los fragmentos publicados por la revista Quién, en su versión digital.

Julio César logró la reunión tan deseada y en ella Juan Pablo reconoció que le encantaban sus peleas y que “era un digno representante de su deporte y país”.

Después de que su Santidad le revelara que veía sus peleas, Chávez le pidió que le mostrara su recámara y luego le pidió usar su baño.

Ahí, de acuerdo al testimonio de Rodolfo, el ''César del boxeo expresó, discúlpame, Diosito -se dijo entre dientes- perdóname'', para luego inhalar la cocaína.

“Mi hermano sacó de su pantalón un papel que envolvía cocaína, la distribuyó sobre el mármol del lavado para después inhalarlo, dejando completamente limpia el área del lavamanos. Julio jaló la palanca del excusado para que pensarán que entró al baño por otra cosa. Volvió con Juan Pablo II y pasaron a otro recinto del Vaticano, donde reciben a las visitas; en ese lugar Juan Pablo le dijo que estaba orgulloso de la carrera que había hecho como boxeador y le dio su bendición”, relató el hermano del ex pugilista en la biografía que fue publicada en agosto pasado.


kach