DEPORTES

Me importa más la parte humana que la futbolística: Nacho Ambriz

El técnico del León reveló sus inicias como entrenador y su ideología de juego que han llevado al León a la final de la Liga MX

  • REDACCIÓN
  • 09/12/2020
  • 12:48 hrs
  • Escuchar
Me importa más la parte humana que la futbolística: Nacho Ambriz
El técnico de León explicó cómo ha llevado al equipo a la final basándose en la parte humana más que en la futbolística. (FOTO CUARTOSCURO)

El entrenador del León Ignacio Ambriz, reveló este miércoles que aunque se ha preparado para crecer como entrenador, le importa más la libertad de sus jugadores, a quienes primero valora como humanos.

"Me importa la parte humana más que la futbolística, me interesan ellos como personas. Si les llego por las fibras sensibles me harán caso, mi forma de trabajar es convencerlos y darles la oportunidad de que me digan cómo se sienten cómodos", confesó a EFE Ambriz, quien fue ayudante de Javier Aguirre en el Osasuna y el Atlético de Madrid.

Ambriz disputará esta semana con el León la final del Apertura 2020 ante los Pumas de la UNAM, un duelo de difícil pronóstico en que el ganador alcanzará a Cruz Azul como cuarto conjunto más ganador de títulos de Liga MX con ocho.

"En lo defensivo tengo rigidez, ahí no permito improvisaciones, pero a la ofensiva dejo que se muevan cómo se sientan y eso es lo que ha hecho la diferencia", señaló al referirse a su estilo de dirigir.

Con un futbol agradable, con pases cortos, defensa férrea, buenas combinaciones y ataque oportuno, el León es el cuadro de mejor futbol en México en los últimos dos años. Según el estratega, sus logros tienen mucho que ver con su paso por España como escudero del entrenador Javier Aguirre en el Osasuna y el Atlético de Madrid.

"Adquirí gran conocimiento en España al lado de Aguirre, fueron siete años aprendiendo metodología del fútbol europeo. Aguirre me ayudó a encontrar el camino, pues yo quería ser secretario técnico y él me dijo que me equivocaba, que me veía más como un hombre de cancha que de escritorio, eso me hizo reaccionar", señaló.  

Ambriz ayudó a Aguirre en el Osasuna y juntos dieron el brinco a una exigencia mayor en el Atlético de Madrid en el 2006. Fue en esos años cuando el Barcelona de Frank Rijkaard impuso su estilo en España.  

"Soy admirador de Rijkaard, un tipo excepcional en el trato al jugador. Me identificó con Rikjaard en lo de ponderar lo personal a lo deportivo, para mí eso es fundamental, así que lo combiné a lo aprendido de Miguel Mejía Barón, César Luis Menotti, Manuel Lapuente y de Javier Aguirre, y aquí estoy, comentó.

El manejador del León fue segundo de Aguirre en la Selección Mexicana en el Mundial de Japón y Corea 2002 y tuvo un paso breve por las filiales del América hasta que el guardameta retirado Jorge Campos le sugirió convertirse en entrenador y le despertó el interés por ser estratega.

"Campos me convenció de ser entrenador en el Puebla, me dijo que llevaban cuatro técnicos en un torneo y que la pasaban mal, que ayudara. Le respondí que cómo se atrevía a invitarme, si yo ni experiencia tenía, era un gran desafío, pero me tiré al agua a ver qué pasaba y cometí muchos errores,. Me di cuenta que debía hacerme a un lado para prepararme", concluyó.

(dmv)