DEPORTES

La historia del estadio que fue concebido en una servilleta

La ceremonia de inauguración del Estadio Olímpico Universitario fue el 20 de noviembre de 1952, en la apertura de los II Juegos Juveniles Nacionales

  • REDACCIÓN
  • 18/11/2020
  • 07:49 hrs
  • Escuchar
La historia del estadio que fue concebido en una servilleta
El inmueble ha sido escenario de clásicos del futbol americano y en el balompié (Fotos: Cuartoscuro)

El Estadio Olímpico Universitario (EOU) fue mostrado por primera vez en una servilleta de papel por el arquitecto Augusto Pérez Palacios en 1950, recordó la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en una publicación este miércoles.

Esta historia fue publicada por El Universal el 19 de octubre de 1952, donde se dio a conocer primer croquis del estadio 32 días antes de ser inaugurado.

“Sobre la modesta mesita de un café…nació una de las primeras, sino es que la primera concepción de lo que dos años más tarde habría de ser ese poema arquitectónico de elástico espíritu y mexicanísima realización, que es en la actualidad el estadio de Ciudad Universitaria, enclavado en el Pedregal de San Ángel”, dice la publicación.

Fernando M. Garza, director de la sección deportiva del diario, se reunió un día de 1950 con Augusto Pérez Palacios en un café situado en la esquina de las calles Río Elba y Río Atoyac, luego de enterarse que él construiría un estadio universitario.

“Ahí la mano del arquitecto Pérez Palacios iba logrando, sobre una servilleta, el trazo nervioso…el valor intrínseco de aquel pequeño trozo de papel lleno de trazos ligeramente titubeantes en la ejecución, pero firmes en la idea”.

La ceremonia de inauguración del EOU fue el 20 de noviembre de 1952, en la apertura de los II Juegos Juveniles Nacionales, en una ceremonia encabezada por el entonces presidente de México Miguel Alemán y por el rector de la UNAM Luis Garrido, “entre asistentes engominados de estricto cuello blanco y casimir”.

Aunque hay quienes califican como la “verdadera inauguración” el clásico de futbol americano Pumas-Poli, encuentro de alarido disputado con un estadio lleno a plenitud y ganado de manera dramática, en los últimos minutos, por el equipo de la Universidad, 20-19, recuerda la UNAM.

Desde entonces, el EOU ha sido sede de diversos eventos de convocatoria mundial y forma parte del Patrimonio Mundial de la Unesco.

Además de su permanente actividad deportiva y cultural, como anfitrión de la Megaofrenda universitaria, este año fue sede por primera ocasión del Concurso de Selección a nivel Licenciatura, donde aspirantes realizaron su examen con todas las medidas de seguridad sanitaria, ante la emergencia por la covid-19.

Horacio Sánchez Márquez, quien se desempeñó como guardameta de Pumas de 1973 a 1978, en una etapa dorada para el balompié universitario, aseguró que el inmueble “es el más importante de Latinoamérica”.

“El Estadio Olímpico Universitario cumple 68 años como el más importante de América, porque fue sede de Juegos Olímpicos, de un Mundial de futbol, considerado una obra maestra de la arquitectura de la humanidad y, por si fuera poco, es sede del equipo más importante de México”, dijo.

El inmueble ha sido escenario de clásicos del futbol americano, y en el balompié, casa del Club Universidad Nacional, además de gestas atléticas internacionales: los Juegos Deportivos Panamericanos de 1955 y 1975; los Juegos Centroamericanos y del Caribe en 1954 y 1990; la XIX edición de los Juegos Olímpicos; la Universiada Mundial de 1979 y el Mundial México 1986, así como conciertos de rock, exposiciones y montaje de presentaciones culturales de distintos tipos.

cmo