DEPORTES

La historia de discriminación y homofobia que vivieron las futbolistas mexicanas que se van a casar

Las jugadoras viven y trabajan en Islandia, alejadas de las criticas y la homofobia que vivieron en México

  • REDACCIÓN
  • 26/11/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
La historia de discriminación y homofobia que vivieron las futbolistas mexicanas que se van a casar

En el 2016 las futbolistas mexicanas Stephany Mayor y Bianca Sierra decidieron hacer pública su relación amorosa. Ambas fueron víctimas de la homofobia, cada publicación significaba una lluvia de comentarios machistas y homofóbicos que las obligaron a buscar un futuro lejos de México, el país que las rechazaba por tener una relación. Hace dos días, después de cuatro años de noviazgo, las seleccionadas anunciaron que se van a casar. 

En sus cuentas de Instagram ambas jugadoras publicaron una fotografía donde se ve la mano de Stephany Mayor mostrando un anillo de compromiso en su dedo anular. En el fondo, Bianca Sierra se encuentra de espaldas y viste una playera del FC Barcelona con la leyenda “MARRY ME” escrita en el dorsal. "Estamos comprometidas. No puedo creer que voy a pasar el resto de mi vida con mi otra mitad" escribió Sierra en el texto de la publicación.

La fórmula que le funcionó a Cruz Azul para ser campeón en los 70 y ahora se puede repetir

Las jugadoras hicieron el anuncio de su boda luego de que la Selección femenina de futbol de México perdió su oportunidad de participar en el Mundial de Francia 2019, tras caer derrotada en el último partido de la fase de grupos contra Panamá. Durante el premundial de la CONCACAF, las mexicanas también cayeron contra el cuadro Estadounidense y sólo consiguieron una victoria contra Trinidad y Tobago.

Actualmente las jugadoras viven y trabajan en Islandia, a más de 7.000 kilómetros de México, donde han declarado que son respetadas y aceptadas por todas sus compañeras y entrenadores del Thór/ KA Akureyri, un equipo que se mantiene en el primer lugar de la primera división femenil y donde Stephany Mayor fue nombrada jugadora del año en 2017.

"Desde el principio sentimos que aquí valoraban nuestro trabajo, nos valoraban como futbolistas, sin prejuicios" declaró Bianca Sierra en una entrevista con el medio estadounidense New York Times.

Stephany creció en el norte de la Ciudad de México. Un cazador de talentos de la Federación Méxicana de Futbol Asociación (Femexfut) la descubrió cuando jugaba en ligas amateurs y desde entonces comenzó a participar en encuentros con la camiseta de la selección nacional, como en el premundial sub 20. Mientras cursó sus estudios de Estrategias Financieras y Contaduría Pública formó parte del equipo representativo de la Universidad de las Américas de Puebla (UDLAP), donde cosechó campeonatos que serían clave para su futuro profesional.

El 29 de octubre de 2010 debutó con la selección femenil absoluta. Sus torneos más importantes hasta ahora han sido las copas del mundo que disputó en los años 2011 y 2015, en Alemania y Canadá, respectivamente.

Bianca Sierra, por su parte, nació en Estados Unidos pero actualmente los partidos internacionales los disputa con la escuadra azteca. Sus padres son los propietarios de una cadena de restaurantes de comida mexicana, en la ciudad de San Francisco. Cuando era adolescente llamó la atención de Leonardo Cuellar, quien en ese entonces era el dirigente de la selección femenil, por el gran desempeño que tuvo en el equipo de un colegio ubicado en Mountain View, en el estado de California.

A marcha forzada, así colocan el pasto del Estadio Azteca para los cuartos de final

Las dos futbolistas se conocieron en la Copa Mundial Sub-20 de Alemania, pero fue hasta el 2013 que empezaron a tener una relación amorosa, a pesar de que durante todo ese tiempo la distancia las mantuvo separadas.

“Nuestra relación siempre fue abierta con las demás compañeras. Cuando viajábamos siempre nos quedábamos juntas en el mismo cuarto. No pensábamos que había algún problema”, confesó Sierra.

Sin embargo, durante los preparativos para jugar el Mundial de Canadá, en 2015, el entrenador Leonardo Cuellar lanzó un comentario que hizo estremecer a las dos futbolistas: "A mí no me importa si nos novias o no, pero no las quiero ver ahí agarradas de la mano o haciendo desfiguros" dijo en aquel entonces el estratega, quien después de sumar resultados pobres, fue destituido del cuadro femenil absoluto.

“Fuero duro, porque si lo piensas, no creo que le digan a un hombre de la selección mexicana que no bese a garre a su novia cuando va con el uniforme”, agregó Bianca.

Homofobia

En 2016, Sierra publicó en su cuenta de Twitter una foto de ambas, frente a un río, con el siguiente pie de foto: “Mi mundo”.

Fue la forma de contar públicamente que tenía una pareja. Y que era su compañera de la selección. Muchas de las respuestas fueron comentarios negativos sobre su relación, aunque otros aplaudieron su decisión de hacer público su amor. 

dmv