DEPORTES

Julio Urías, de burlas por su ojo izquierdo a estrella de los Dodgers

El pitcher mexicano Julio Urías sufre un problema en el ojo que no le impidió hacer historia y darle el título a los Dodgers 32 años después

  • REDACCIÓN
  • 28/10/2020
  • 16:39 hrs
  • Escuchar
Julio Urías, de burlas por su ojo izquierdo a estrella de los Dodgers
Julio Urías hizo historia al darle el título a los Dodgers en la Serie Mundial. (FOTO TWITTER @AgusMarte/ @MLBMÉXICO)

Julio Urías hizo historia este martes en Las Grandes Ligas al conquistar el séptimo título de Los Dodgers que no ganaban desde hace 32 años. El originario de Culiacán, Sinaloa, es uno de los pocos jugadores de la MLB que utiliza lentes y que siempre acapara la atención por su ojo izquierdo.

Julio Urías tiene su ojo izquierdo más pequeña que el derecho, esto se debe a un problema que marcó su vida durante su infancia y que lo llevó varias veces al quirófano.

El pitcher de los Dodgers nació con un tumor en el ojo izquierdo benigno, es decir, no es canceroso. El tumor le impedía ver con totalidad, y con tan solo cuatro años fue sometido a su primera cirugía. Después, ingresó fue operado tres veces más.

El pequeño Julio destacó rápidamente desde que comenzó a jugar, y con cinco años ya atrapaba la atención por su gran calidad. Sin embargo, en la escuela no lo pasaba todo bien, así lo aseguró su padre.

“Cuando creció un poquito, y más cuando entró a la escuela, sí había detallitos porque a veces había niños que lo señalaban por su problema. Yo traté de que no se frustrara, que no anduviera agarrando pleitos o enemigos, que él o viera como algo normal que se le iba a quitar”, comentó Carlos Urías a Los Ángeles Times.

Eso no fue impedimento, y el mismo Urías aseguró en una entrevista para Milenio en 2015: “Son las cosas de Dios… Me dio un ojo izquierdo malo, pero un brazo izquierdo muy bueno”.

Su padre estuvo cerca de jugar de manera profesional para los Pericos de Puebla, pero al no lograrlo trabajó como conserje de una escuela primaria para solventar los gastos en casa, hasta que Julio cumplió 15 años.

El adolescente llamaba la atención de varios scouts, pero dudaban en firmarlo por su problema en el ojo, finalmente a los 15 años los Diablos Rojos de México lo contrataron y formó parte de la Academia Alfredo Harp Helú.

De acuerdo al portal Sopitas, apenas duró dos semanas con los Diablos, ya que el 12 de agosto de 2012, el cazatalentos Mike Brito de los Dodgers, lo firmó para la novena angelina con un contrato de 450 mil dólares.

Ahí mismo iniciaron las comparaciones con Fernando Valenzuela, ya que los dos son zurdos y fue Brito quien descubrió a ambos mexicanos.

Su última cirugía fue en 2015, el mexicano asegura que tiene una visión normal, pero desde hace años utiliza lentes como medida de precaución.

El pitcher mexicano debutó en Las Grandes Ligas el 27 de mayo de 2016, abriendo el duelo entre los Dodgers y los Mets de Nueva York.

En 2017, el mexicano sufrió una lesión en el hombro que lo llevó a someterse a una cirugía que lo dejó fuera por más de un año. Fue hasta septiembre de 2018 que Urías regresó al diamante al entrar al roster de la postemporada de los Dodgers.

Un año después, en 2018, Julio Urías llegó a su primera Serie Mundial, y aunque los Dogers cayeron ante los Red Sox de Boston, el pitcher hizo historia.

Este martes, de la mano de Julio Urías, Dodgers conquistó su séptimo título rompiendo la racha de 32 años sin coronarse en la Serie Mundial.

(dmv)