DEPORTES

Jimmy Butler, de una juventud sin hogar a figura en las finales de NBA

Pese a una adolescencia llena de carencias, su madre lo corrió de casa y vivió en la calle, hoy Jimmy Butler es protagonista en las finales de la NBA con Miami

  • REDACCIÓN
  • 11/10/2020
  • 15:27 hrs
  • Escuchar
Jimmy Butler, de una juventud sin hogar a figura en las finales de NBA
Jimmy Butler y su dura historia antes de ser figura en las finales de la NBA con Miami Heat. (FOTOS EFE)

Jimmy Butler es el hombre que busca eclipsar a LeBron James en las finales de la NBA. Con una infancia y adolescencia llena de carencias, su madre lo corrió de casa, vivió en la calle y no fue considerado un jugador prospecto, esto no impidió que el elemento de los Miami Heat lograra el reconocimiento de toda la NBA en las finales ante los Lakers.

Bluter lideró a Miami Heat el pasado viernes para llevarse el quinto partido y forzar al sexto ue se jugará esta noche. 

Pero antes de convertirse en el gran protagonista de las finales de la NBA junto a su rival, LeBron James, Jimmy Butler vivió una adolescencia llena de carencias y problemas que marcaron y forjaron su personalidad.

Cuando era un niño, Butler sufrió el abandono de su padre, quien dejó a toda su familia en  Tomball, una pequeña localidad a una hora de Houston, Texas.

A los 13 años su vida cambió por completo, cuando su madre lo corrió de casa, aunque Butler asegura que aquella decisión fortaleció su mentalidad.

“No me gusta tu apariencia. Tienes que irte”, fueron las palabras que la madre de Butler. Así, aquel adolescente se quedó en la calle.

Sin familiares que lo cobijaran, Butler fue nómada durmiendo unas cuantas semanas en el sofá de un amigo, luego en otro y en la calle, mientras acudía a la escuela y jugaba basquetbol, pero sin ser considerado un prospecto.


Fue hasta los 17 años cuando Jimmy forjó una relación amistosa con Jordan Leslie, quien con su familia, acogió a la ahora figura de la NBA.

Ya con una vida familiar más estable, Butler pudo concentrarse en el deporte y aunque no era considerado una promesa, consiguió una beca en la Universidad de Marquette en Wisconsin.

Pese a una problemática juventud, a Butler no le gusta que sientan lastima por él.

“Por favor, sé que vas a escribir algo”, le dijo a un periodista de ESPN en 2011 poco antes del draft. “Solo te pido que no lo escribas de manera que la gente sienta lástima por mí. Odio eso”.

“No hay nada que lamentar. Me encanta lo que me pasó. Me hizo la persona que soy. Estoy agradecido por los desafíos que he enfrentado”, aseguró.


Aquellos retos durante su infancia y adolescencia, convirtieron a Jimmy Bluter en un feroz competidor que condujo a los Miami Heat a su primera aparición en las finales de la NBA desde la marcha de LeBron James en 2014.

Ya en la Universidad de Marquette, estuvo tres años compitiendo en un buen nivel, pero no se destacó para entrar en la órbita de las mejores franquicias de la NBA. Sin embargo, los Chicago Bulls utilizaron su primera selección de primera ronda y lo eligieron en el puesto número 30 en el 2011, selección que tuvo a jugadores que rápidamente se convirtieron en estrellas de la liga como Kyrie Irving, Klay Thompson y Kawhi Leonard.

Al escolta le tomó una década encontrar un entorno a su medida de la NBA, Butler se hizo un nombre en la liga con los Chicago Bulls y fue llamado para el Juego de las Estrellas.

Tras seis temporadas con presencia regular en playoffs, pero sin alcanzar una final de la conferencia Este, el escolta fue traspasado a los Minnesota Timberwolves en 2017, donde solo estuvo una campaña.

En 2018 fue enviado a los Philadelhia 76ers. Pero fue en julio de 2019 cuando Jimmy Butler llegó a Miami Heat donde logró imponer su liderazgo, y ahora persigue su sueño de ser campeón frente a LeBron James y Los Ángeles Lakers.

Jimmy Butler se rige por una frase que dijo en sus primeros días como jugador de la NBA y que marcó su carrera deportiva.

“Estoy agradecido por todos los desafíos que he encarado en mi vida, gracias a ellos me he dado cuenta de que todo es posible si trabajas lo suficientemente duro para lograrlo. Durante toda mi vida tuve que escuchar a la gente dudar de mí. Mi mamá dudó de mí. Me decían que era demasiado pequeño y lento para triunfar en este deporte. Pero ellos no sabían mi historia, porque de haberlo sabido no me habrían hablado así. Todo aquello me sirvió de motivación para llegar a donde estoy hoy”.

(dmv)