DEPORTES

Futbolistas discriminadas en México, estrellas en Islandia

Stephany Mayor y Bianca Sierra, se abrieron camino en el fútbol hasta lograr ser seleccionadas

  • MARLENE VALERO
  • 06/07/2017
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Futbolistas discriminadas en México, estrellas en Islandia
Los comentarios homofóbicos las orillaron a dejar su país (FOTO TOMADA DE WEB)

Dos jugadoras mexicanas de fútbol pasaron de ser una pareja discriminada dentro de la Selección Nacional Femenil, a dos grandes estrellas de éste deporte en Islandia.

The New York Times publicó este jueves la historia de Stephany Mayor y Bianca Sierra, dos mujeres que se abrieron camino en el fútbol, hasta lograr ser seleccionadas para representar a su país.

Sin embargo, al conocerse y anunciarse como pareja, fueron víctimas de comentarios homofóbicos, tanto por parte del director Técnico de ése entonces, como por aficionados.

Ahora, juegan en el equipo Thor-KA, de Islandia, en segunda división. Son felices y nadie las discrimina por amarse.

La historia de amor entre Fany y Bianca comenzó en 2013, cuando fueron convocadas para un torneo en China. Ellas se conocieron en la Copa Mundial Sub-20 de Alemania en 2010, pero fue hasta tres años después cuando concretaron su romance.

Bianca Sierra, de 25 años es mexicana, nacida en Estados Unidos. Sus padres son propietarios de una cadena de restaurantes en San Francisco, California, donde vivió su infancia y parte de su juventud.

Su pareja, Stephany Mayor, también de 25 años, nació y creció en la delegación Azcapotzalco, en la Ciudad de México.

Mientras Bianca estudiaba en Estados Unidos, mantenían una relación a distancia. Pero, en 2015, ambas fueron convocadas a un torneo previo a la Copa Mundial en Chipre.

En una de las reuniones para discutir sobre las reglas de la selección, el director técnico Leonardo Cuéllar les advirtió: “A mí no me importa si son novias o no, pero no las quiero ver ahí agarradas de la mano o haciendo desfiguros”.

A pesar de que no dijo sus nombres, todas sabían que se refería a ellas, por ser la única pareja en el equipo. Bianca y Fany decidieron permanecer para el torneo, pero después de la copa se sintieron incómoda de seguir bajo el mando de Cuéllar.

Desde entonces comenzaron con la búsqueda de otras oportunidades profesionales dentro del fútbol.

Para esto, tuvieron el apoyo de la agente de Bianca, que la representó en la Liga Femenil de Mujeres de Estados Unidos. En marzo del 2016 Bianca fue contratada por un equipo en Noruega y Stephany en Islandia.

Después de un cabildeo por parte de Fany, logró que contrataran a su novia, a principios de este año, en el mismo equipo que ella: el Thor-KA.

Ahora, ambas entrenan para club islandés en un lugar rodeado por verdes montañas y viven en un departamento cercano al puerto pesquero, desde donde escuchan el mar todas las mañanas.

Dejaron atrás la discriminación que sufrieron en México, y pasaron a estar en un lugar donde las valoran por sus habilidades.

“Desde el principio sentimos que aquí valoraban nuestro trabajo, nos valoraban como futbolistas, sin prejuicios”, manifestó Bianca.

Sin embargo, lamentaron en su país natal la homosexualidad sigue siendo un tabú; que una mujer lesbiana sufre dos veces: por ser mujer y por ser lesbiana.

En junio del 2016 hicieron pública su relación en Twitter. Ahí, se inundaron de comentarios homófobos, en su mayoría de mexicanos.

“No pensé que le importara a tanta gente”, dijo Mayor. “No estábamos haciendo nada malo y sientes tristeza y enojo que estén diciendo cosas que están fuera de lugar”, expresó Fany.

Bianca agregó: “A mí me sorprendió que todos los comentarios malos estaban en español; en inglés todos eran comentarios positivos”.

Las jugadoras esperan que un día las cosas cambien en México y sean más abiertos a las personas que son diferentes, en especial a la comunidad LGTB.

nl