DEPORTES

Ernesto Canto: una de las glorias olímpicas de la marcha en México

El Comité Olímpico Mexicano anunció la pérdida del medallista de oro Ernesto Canto quien luchó contra el cáncer los últimos meses

  • MARIANA AGUILAR
  • 20/11/2020
  • 14:55 hrs
  • Escuchar
Ernesto Canto: una de las glorias olímpicas de la marcha en México
El Comité Olímpico Mexicano anunció el fallecimiento de Ernesto Canto (Foto: Twitter @COM_Mexico)

Ernesto Canto Gudiño, campeón de oro olímpico en Los Ángeles 1984, falleció esta mañana a los 61 años de edad. El Comité Olímpico Mexicano (COM) anunció el deceso de uno de los mejores atletas mexicanos en marcha, esto a través de sus redes sociales.

“La #FamiliaOlímpica mexicana lamenta el deceso de Ernesto Canto, miembro del Comité Ejecutivo del COM y un ícono de la marcha mundial; ganó todo y se consagró con el oro obtenido en los 20 km de los JO Los Ángeles 84. Le deseamos a sus seres queridos pronta resignación. QEPD”, publicaron.

Semanas atrás, Canto Gudiño publicó en su cuenta de Twitter que se encontraba luchando ante una grave enfermedad, la cual hoy se confirmó que era cáncer. En el post pidió sinceras palabras de aliento y agració la preocupación que distintas personas le dieron por su estado de salud. Aseguró que cada día recuperaba fuerza y ánimo para seguir adelante.

El marchista, no es solo una leyenda del deporte nacional por su medalla dorada conseguida en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles, además junto con María del Rosario Espinoza, han sido los únicos mexicanos en conseguir preseas en todo un ciclo de competencias internacionales, las cuales son Centroamericanos, Panamericanos, Mundiales y Juegos Olímpicos.

¿Quién fue Ernesto Canto Gudiño? 

El especialista en marcha, consiguió su mayor logro deportivo en los JJ.OO de Los Ángeles en 1984 al conseguir el oro olímpico y el récord olímpico. La IAAF lo nombró el “Mejor Andarín del Mundo” un año antes de esa justa.

Diversos especialistas aseguraron comparar las competencias entre el Campeonato Mundial celebrado en Helsinki un año antes, en donde el mexicano también llegó en primer puesto. Los expertos no se convencían de la capacidad del machista, gracias a la ausencia de países socialistas en la justa de Estados Unidos.

Con tan solo 9 años de edad, comenzó su interés por la caminata. En 1972 consiguió el título Nacional Infantil en Monterrey, pero su primer logro internacional fue a los 14 años, pues consiguió galardón en los Juegos Centroamericanos Juveniles de Caracas en 1974 en los 10 km.

Tres años más tarde repitió puesto en Xalapa, pero en 1977 consiguió el primer puesto en el Juvenil de América  en Montreal. Asimismo, triunfó en el Centrocaribeño de Atletismo en Mayagüez, Puerto Rico en 1978. Para 1980 realizó una gira europea y triunfó en la Copa Ruse de Bulgaria con la mejor marca mundial del año, con 1:19.01 horas.

En 1981 firmó su primer victoria de renombre en la Copa Lugano de Valencia, España. Venció a su vez en la Semana Internacional de Caminata en Norguega, Suecia. Asimismo, ese mismo año le dieron el Premio Nacional del Deporte y en 1982, consiguió su segundo oro en Canto en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de La Habana.

Al ser campeón del panamericano en 1983, lo nombraron “Mejor Andarín del Mundo en 20 kilómetros” y recibió el trofeo de Hispanidad por proclamarse campeón en Caracas y en el Mundial de Atletismo en Helsinki con un tiempo de 1:20.49 hrs.

Rompió la marca mundial de la hora en el Grand Prix de Softeland en Bergen, Norguega al recorrer 15 mil 253 metros y así superó los 15 mil 129 del soviético Valdas Kzlauskas. Tan solo 24 horas después, impuso un récord mundial de 20 km con un tiempo de 1:18.38 superando así a su ídolo Daniel Bautista quien contenía la marca de 1:19.49.

El Memorial Coliseum de Los Ángeles albergó su gloria olímpica, luego de cruzar la meta en 1:23.13 hrs. Un año después, regresó a la actividad para vencer en la Copa Randers de Dinamarca en el 89. Un año después, en la Copa de Naciones en Munich y los Juegos de la Amistad en Seattle, se volvió a consagrar campeón.