DEPORTES

Deportistas sin límites

Donde algunos ven imposibles, otros ven oportunidades, conoce a los deportistas que demuestran que no hay límites para conseguir sus sueños

  • REDACCIÓN
  • 27/07/2019
  • 19:29 hrs
  • Escuchar
Deportistas sin límites

El deporte es una de las herramientas más importantes para la inclusión de personas con discapacidad. De ellas nacen muchas historias que motivan y muestran que no hay imposibles para lograr sus sueños.

Muchas figuras en el deporte han demostrado ser los mejores, y lo que muchos podrían considerar una discapacidad, para ellos es una gran motivación que los impulsa.

En Acción LSR recordamos las estrellas en el deporte que día a día se encargan de demostrar que no hay límites para lograr ser deportistas de élite.

Shaquem Griffin

El ahora jugador de la NFL jamás imaginó que podría ser jugador de los Seahawks de Seattle para revolucionar el futbol americano. A pesar de contar con una mano, Griffin se ganó el lugr en el cuadro titular de su equipo, rompiendo paradigmas para quienes creían que en este deporte es imprescindible disponer de todas las extremidades.

El Linebacker es el primer jugador con una sola mano en jugar profesionalmente. Su amputación de la mano izquierda cuando era un niño no le ha impedido ganarse un lugar en la élite del futbol americano.

En 1999 el pequeño Shaquem fue sorprendido por sus padres con un cuchillo de cocina, intentando cortarse los dedos porque el dolor era insoportable. Padecía el síndrome de brindas amnióticas: su muñeca izquierda se enredó con una fibra durante el embarazo, lo que hizo que la mano quedara atrofiada e incapacitada para desarrollarse. Los médicos recomendaron la amputación para terminar la tortura.

El linebacker creció junto a su hermano gemelo Shaquill y un balón de futbol americano, Su padre, Terry, los entrenó a la par, sin poner las cosas más fáciles a Shaquem por no tener una mano y ambos lograron desarrollarse deportivamente con la ilusión de obtener una beca universitaria.

Shaquem Griffin dejó impactados a los encargados del Draft NFL 2018. Corrió 40 yardas en 4:38 segundos, el mejor registro de una década. Con ayuda de una prótesis hizo 20 repeticiones de pecho plano con 102 kilos.

Carson Pickett

La futbolista del Orlando Pride de la National Women League Soccer que nació sin parte de su brazo izquierdo se volvió la protagonista de una de las historias más hermosas del futbol estadounidense.

La jugadora mantiene una amistad con Joseph Tidd, un niño fan del equipo al que le falta la misma parte del brazo izquierdo y que se ha hecho viral  por una fotografía.

La foto muestra un saludo entre ambos y sus historias de superación y de vida ha captado la atención del mundo.

Pickett de 25 años es un ejemplo de superación. Formada en la Universidad de Florida State, formó parte en el pasado de la selección estadounidense sub-17 y sub-23. Juega en la posición de defensa para el Orlando Pride, además ha portado los colores de Seattle Reign y Brisbane Roar de la liga australiana.

Santiago Arroyave

“Las limitaciones están en la mente”. Esa es la idea de Santiago Arroyave, un joven y talentoso futbolista que cumplió su gran sueño en 2018, jugar Primera División.

En el minuto 90 del duelo entre Leones y Pereira por la Copa Colombia, el técnico del conjunto felino lo llamó para ingresar al terreno en los últimos instantes del compromiso.

Santiago nació con focomelia, una extraña enfermedad que impide el correcto crecimiento de los huesos y músculos en las extremidades del cuerpo. Esta condición lo trajo al mundo sin el brazo izquierdo y con el derecho a medio desarrollar. Sin embargo, eso no le impidió jugar al futbol de manera profesional.

Santiago ha tenido que luchar bastante para cumplir su sueño. Nació con un enorme por el fútbol y desde niño empezó a pulir su habilidad con la pelota.

Lindsay Hilton

Un increíble ejemplo de superación es la historia de Lindsay Hilton. Pese a no poseer ninguna extremidad completa, eso no le ha impedido perseguir sus sueños.

La canadiense de 33 años nació sin piernas y sin brazos. Uno de sus brazos termina antes de llegar al codo y sus dos piernas lo hacen antes de llegar a las rodillas. Sin embargo, encontró la fuerza de voluntad suficiente para explorar sus límites y dedicarse a los que más ama: el deporte.

Hilton se apasiona por el fitness. Comenzó con el levantamiento de pesos pero pronto se metió al mundo del crossfit y los entrenamientos de alta intensidad. Con ayuda de correas, cadenas, prótesis y algunos ganchos es capaz de completar cualquier tipo de ejercicio.

Su ejemplo inspira a todo el mundo para no rendirse ante las adversidades, perseverar y superar todos los obstáculos hasta alcanzar los objetivos.

dmv