Main logo

Los deportistas que se rebelaron para cambiar la historia

Algunas figuras han revolucionado el deporte con triunfos, otras gracias a la lucha de sus derechos

Escrito en DEPORTES el

El deporte está lleno de ídolos que consiguieron su éxito gracias a títulos y reconocimientos con los que dejaron huella. Sin embargo, hay figuras que no solo han revolucionado el deporte con triunfos, también gracias a la lucha por sus derechos y usando su popularidad para rebelarse y cambiar la historia.

Estos atletas alzaron la voz dejando una marca imborrable en su deporte. Entre ellos se encuentran nombres como Marc Bosman, Ada Hegerberg, Kathrine Switzer, Colin Kaepernick o Alyson Félix.

En Acción LSR te presentamos a los deportistas que se rebelaron y cambiaron la historia.

 

Marc Bosman

La mayoría de futbolistas que hoy reciben salarios millonarios y los que “juegan donde quieren”, desconocen que sus voluminosas sueldos provienen de un exfutbolista belga que sacrificó su carrera por los derechos que actualmente gozan los jugadores de futbol.

El nombre de Jean-Marc Bosman, ni si quiera es reconocido por las nuevas generaciones de futbolistas y aficionados al balompié, desconocedoras de que gracias a él, hoy en día los futbolistas son multimillonarios, pero a cambio, él quedó en la ruina.

Los millones que cada año se mueven en el mercado de fichajes de Europa desde inicios del Siglo XXI, ni si quiera han ido a parar a la persona que hace 25 años transformó el futbol y permitió el libre tránsito laboral de los futbolistas. Sus colegas se beneficiaron de su lucha que duró cinco años, él no.

Fue un 15 de diciembre de 1995, cuando Marc Bosman salió del Tribunal de Justicia de la Unión Europea con una victoria que convirtió a las principales ligas de futbol del viejo continente, en un mundo multicultural. El belga cambió las reglas del futbol y permitió la libre circulación de jugadores en la Unión Europea.

Un verdadero triunfo que benefició a todos los jugadores que finalizaban sus contratos, quienes a partir de la llamada “Ley Bosman”, no necesitaron más de la autorización de sus clubes para decidir el futuro de sus carreras y negociar jugosos acuerdos con otros equipos.

Sin embargo, el jugador que peleó por sus derechos y de los otros futbolistas, fue el menos beneficiado, esta lucha acabó con su carrera como futbolista, y estuvo muy cerca de arruinar su vida, pues tras verse en bancarrota, vivió fuertes problemas de alcoholismo.

Bosman revolucionó el futbol cuando en 1990 su contrato con el club belga RFC Lieja, finalizó. El equipo quiso renovarlo, pero como tenía problemas económicos, solo le ofrecieron un 25% de su salario.

Tras no llegar a un acuerdo, apareció el Dunquerque, equipo de la segunda división de Francia, que mostró interés en comprarlo. El Lieja aceptó, pero solo a cambio de recibir cuatro veces lo que había pagado por el futbolista.

“Era ilógico”, aseguró Bosman, y así decidió luchar por la libertad de los futbolistas al demandar al club, a la federación belga y a la UEFA por impedir su libre tránsito laboral como cualquier otro ciudadano de la Unión Europea.

Bosman y sus abogados creyeron que el proceso sería rápido y duraría dos semanas, pero se extendió cinco años.

Sin poder jugar en Bélgica, trató de revivir su carrera como futbolista, pero su implicación en el proceso judicial fue mal vista por muchos clubes y se convirtió en un jugador poco atractivo para los dueños de los equipos.

Tras el juicio, sin dinero, fuera de actividad y sin otra alternativa, aceptó 350 mil francos suizos, en daños y prejuicios en su victoria por los tribunales.

“Todos los clubes me rechazaron, me convertí en una persona no grata. Sufrí el boicot del futbol. Para mí fue una catástrofe, dijo Bosman para la BBC.

El exjugador belga tuvo problemas con el alcohol, cayó en bancarrota y estuvo en la cárcel por un episodio de violencia doméstica. Pero lo que más le dolió, fue la ingratitud del futbol.

“La mayoría de los futbolistas no saben por qué tienen tanto dinero y no han reconocido lo que hice. Hubo un muchacho que combatió contra el sistema en los tribunales durante cinco años”.

Más de dos décadas después de aquel suceso histórico que revolucionó el futbol mundial, vive de la modesta compensación que recibe de FIFPro, el sindicato internacional de futbolistas (570 euros al mes).

 

Colin Kaepernick

 

En los últimos meses el deporte de todo el mundo se unió contra el racismo y la brutalidad policial. La muerte de George Floyd en Estados Unidos desencadenó una serie de protestas que trajo a la memora colectiva el nombre de Colin Kaepernick, el exjugador de la NFL con los 49ers de San Francisco, que hace cuatro años inició una protesta arrodillándose durante el himno estadounidense para mostrar su postura contra estos dos males de la sociedad.

Kaepernick logró cambiar las reglas de la NFL luego de iniciar una protesta nunca antes vista contra el racismo.

Sin tratarse de un escándalo que involucre sustancias prohibidas o donde viole los estatutos de buen comportamiento de los jugadores, Kaepernick hizo algo que durante años lo mantuvo vetado de la NFL.

A inicios de la temporada 2016 de la NFL, sucedió algo que pocos habían visto. El mariscal de campo Colin Kaepernick, comenzó un movimiento de protesta durante el himno de Estados Unidos.

Para los estadounidenses, llenos de nacionalismo, es una gran falta de respeto no levantarse y ponerse la mano en el pecho durante su cántico nacional. Esto no le importó a Kaepernick y decidió hincarse en lugar de estar parado.

La NFL, los aficionados, los medios internacionales no podían creer lo que había hecho el quarterback. Muchos lo apoyaron y otros lo consideraron un traidor a la patria, pidiendo su expulsión inmediata de la liga.

Los motivos de Colin se debieron a que en los meses de julio y agosto del 2016, se dio una ola de violencia policial, especialmente en contra de personas afroamericanas provocando muchas muertes.

 

 

“No me voy a parar con orgullo a ver una bandera de un país que reprime a las personas negras y de color. Para mí, esto es más grande que un juego y sería egoísta de mi parte ver hacía otro lado. Hay cuerpos en las calles y hay gente que se sale con la suya. Esto no es algo que dejaré ahí. No estoy buscando aprobación de nadie. Tengo que ayudar a las personas que están siendo reprimidas. Si me quitan el futbol americano, sabré que me impuse por algo que estaba bien”.

Después de aquellas declaraciones, la NFL envió un comunicado diciendo que no obligaría a nadie a pararse en el himno. Su protesta llegó tan lejos, que la revista Time le dedicó una portada y un reportaje de Sam Gregory llamado “La peligrosa lucha”. Las consecuencias fueron tales que la MLS instauró políticas donde todos los futbolistas tenían que ponerse de pie en el himno.

No solo jugadores de la NFL se unieron a la protesta, también de otros deportes como LeBron James, Carmelo Anthony y Dwayne Wade.

Colin hizo mucho ruido en el mundo recibiendo todo tipo de críticas, positivas y malas ante su protesta. Sin embargo, después de terminar la temporada, finalizó su contrato con San Francisco, sin pensar que esa sería la última vez que vestiría los colores de la NFL.

En octubre de 2017, Kaepernick presentó una demanda ante su exliga, asegurando que no ha podido conseguir trabajo por un complot de los dueños ante sus protestas durante el himno nacional.

El presidente Donald Trump fue claro, y más de una vez señaló a los dueños de los equipos que deberían despedir a los jugadores que se hincaban durante el himno.

Así, la NFL anunció en mayo de 2018 diversas medidas conforme al polémico tema de las protestas por parte de los jugadores durante el himno de Estados Unidos.

La más importante es que no se aceptarían a jugadores que no se paren o hagan algún ademán ante su cántico nacional. Roger Goodell, comisionado de la NFL, tenía el poder de castigar a la franquicia que permitiera las manifestaciones así como al atleta que tomara dicha postura con multas y castigos.

Sin embargo, desde dicha temporada, todos aquellos que no quieran presentarse ante la bandera y el himno, se les dará la opción de quedarse en los vestidores. Es decir, nada de demostraciones de protestas en televisión ni ante el público del estadio.

Kaepernick tenía claras las consecuencias, y aunque siguió peleando por un puesto que lo regresara a la NFL, su protesta logró el objetivo, crear un impacto e inspirar a otros jugadores de futbol americano y de otros deportes de Estados Unidos a alzar la voz contra la violencia racial.

La postura de Roger Goodell y la NFL tras la muerte de George Floyd

Hace unos meses el comisionado de la NFL, Roger Goodell, se pronunció a favor del regreso de Colin Kaepernick, quien se encuentra sin equipo desde 2016, año en el que alzó la voz con sus protestas contra el racismo y la brutalidad policial, hincando una rodilla durante el himno previo a cada partido.

Sin embargo, casi cuatro años después, este gesto se ha convertido en un símbolo en las actuales manifestaciones contra la desigualdad racial y la brutalidad policial desatadas en Estados Unidos a raíz del crimen de George Floyd en mayo.

Esto llevó al comisionado Goodell a reconocer que la NFL se equivocó al haber ignorado durante años las protestas de sus jugadores contra el racismo.

“Si él (Kaepernick) quiere reanudar su carrera en la NFL, entonces obviamente se necesitará un equipo para tomar esa decisión. Pero yo doy la bienvenida a eso, apoyo a un equipo que tome esa decisión, y les animo a hacerlo”.

Goodell también invitó al quarterback a colaborar con la liga fuera de las canchas, si a sus 32 años prefiere no retomar su carrera de jugador.

“Su sus esfuerzos no están en el campo sino en seguir trabajando en este espacio, le damos la bienvenida a esa mesa y a que nos ayude, nos guíe, nos ayude a tomar mejores decisiones sobre el tipo de cosas que deben hacerse en las comunidades”, dijo Goodell durante el programa “El Retorno de los Deportes” de ESPN.

Ada Hegerberg

La gala del Balón de Oro 2018 tuvo a la primera mujer ganadora en la historia, la noruega Ada Hegerberg, quien lamentablemente vivió un momento incómodo y que generó muchas críticas luego de que el presentador, Martin Solveig, le preguntara si sabía hacer twerking, algo que nunca le habría preguntado a Lukas Modric, el ganador en la rama varonil esa noche.

La ganadora del premio a la mejor futbolista del mundo, subió a recibir el premio, y fue cuando el presentador hizo la pregunta: “¿Puedes hacer twerking?

Ante esto, Hegerberg molesta contestó “No”, y se alejó mientras el presentador se reía.

Este momento y las malas condiciones que viven las futbolistas en comparación con los hombres, llevaron a Ada Hegerberg a no presentarse al Mundial Femenil de Francia 2019, como protesta.

Cabe resaltar que, en México, Hegerberg se volvió la protagonista de la campaña #MoreThanAPayCheck (más que un cheque de pago), una iniciativa que buscó demostrar las malas condiciones que viven las jugadoras en comparación con los hombres, y que demostró que no solo tiene que ver con la brecha salarial.

La campaña creada y difundida por Versus cuestionó el motivo por el que Hegerberg no participó en el Mundial. La organización, liderada por la periodista deportiva, Marion Reimers, visibilizó la violencia de género y desigualdad en el deporte, buscando respaldar la lucha de la primera mujer ganadora del Balón de Oro.

“Ada está intentando dejar su deporte mejor que como lo encontró. Y eso es algo común en el deporte femenil, yo no he visto que hombres dejen de competir por dejar mejor su deporte; Muchas personas se han preguntado porque ella no está en la Copa del Mundo, porque imagínate un Mundial de Messi”, señaló la periodista de Fox Sports en una entrevista con La Silla Rota en 2019.

Ada Hegerberg no solo es la única mujer en obtener un Balón de Oro, también posee grandes éxitos. En mayo de 2019, conquistó con el Olympique de Lyon su cuarto título de la Champions League al anotar tres goles. Y en su mejor momento, la futbolista noruega decidió alzar la voz no asistiendo al mundial, un fuerte sacrificio.

Kathrine Switzer

La icónica foto donde una mujer corre un maratón exclusivo de hombres, tiene una historia importante de recordar en el Día de la Mujer. La estadounidense Kathrine Switzer es mundialmente conocida por ser la primera mujer que corrió y completó oficialmente una prueba de 42 kilómetros con un dorsal.

La hazaña ocurrió en Boston el 19 de abril de 1967, la prueba estaba destinada exclusivamente a los hombres, pero ella decidió situarse en la línea de salida y comenzar a correr.

Pese a que muchos de los organizadores y la seguridad intentaron impedirlo, empujándola, jaloneándola y bloqueando su paso, la originaria de Alemania, pero nacionalizada estadounidense, consiguió acabar la prueba en 4 horas y 20 minutos.

Switzer y su dorsal 261 se convirtieron desde entonces en un referente para el deporte femenino, siendo un símbolo de lucha por la igualdad de género.

Para su inscripción al maratón, la estadounidense, decidió utilizar sus iniciales K.V. Switzer para que la organización no detectara su sexo, y lo logró. Al engañar a los organizadores, la corredora logró tomar salida junto a su pareja, su entrenador y otros corredores que la apoyaban. Ellos también aparecen en las míticas postales, pues fueron quienes impidieron que a Switzer le fuera retirado su dorsal.

Desde aquel maratón, Katherine siguió participando en diferentes maratones. En 1974 conquistó el de Nueva York y quedó segunda en el maratón de Bostón en 1975, donde logró su mejor marca con un tiempo de 2 horas, 51 minutos y 37 segundos.

Lo más importante para la maratonista estadounidense fue lo que logró para las siguientes generaciones, abriendo camino a las mujeres hacia la igualdad de participación en las pruebas de fondo. Con solo 20 años, Katherine quería demostrar que las mujeres podían completar la carrera y también que podían competir, por lo que su hazaña le dio la vuelta al mundo.

Alyson Felix

Durante el Mundial de Atletismo de Qatar, Allyson Felix pasó a la historia del deporte. La corredora estadounidense superó el récord de medallas que ostentaba Usain Bolt (con 11 oros mundiales) y se hizo con su duodécimo medalla de dorada para convertirse en la atleta más ganadora en la historia de estas competencias.

Felix de 33 años ganó una nueva medalla de oro en la competencia 4x400 mixto, instaurando un récord mundial de 3:09:34.

Esta es su primera competencia desde la llegada de su primera hija, Camryn, que nació en noviembre pasado. En mayo, la atleta oriunda de Los Ángeles, California, se unió a las denuncias de discriminación de más compañeras y en una columna publicada en The New York Times, contó que Nike le había ofrecido un nuevo contrato a la baja (un 70 por ciento inferior al anterior, que terminó a finales de 2017) tras decidir ser madre en 2018.

Pidió garantías de que no sería penalizada si rendía por debajo de su nivel en los meses anteriores y posteriores al parto. La respuesta fue negativa. Así, Allyson, tras competir por primera vez en 13 meses, puso fin a las negociaciones con Nike para firmar con la marca Athleta.

Sin embargo, en junio ganó la batalla, y en una publicación compartió que Nike le anunció una nueva política contractual no discriminatoria a las deportistas por ser madres.

“Si la atleta queda embarazada, Nike no puede aplicar ninguna reducción relacionada con el rendimiento (si se diera el caso) por un período consecutivo de año y medio, comenzando ocho meses antes de la fecha del parto. Durante dicho periodo, Nike no puede rescindir ningún contrato si el atleta no compite debido al embarazo”, se lee en la carta que la empresa le mandó a la corredora.

 

NBA, MLS, MLB y el histórico boicot del deporte en Estados Unidos contra el racismo

El 26 de agosto se suscitó un hecho histórico para el deporte en Estados Unidos. Las principales ligas como la NBA la MLB y la MLS protestaron contra el abuso policial y el racismo contra Jacob Blake, un hombre afroamericano víctima de un policía que le disparó siete veces en la espalda en la localidad de Kenosha (Wisconsin).

Las tres ligas detuvieron sus actividades en solidaridad con las protestas por los actos raciales. La NBA fue la primera en anunciar el aplazamiento de los tres partidos de primera ronda de los playoffs, después de que los Bucks de Milwaukee decidieron no jugar el quinto de su serie ante los Magic de Orlando.

Los Bucks decidieron por unanimidad no presentarse al juego contra los de Florida, y poco después la reacción de solidaridad paralizó la crucial jornada.

"Estamos cansados de los asesinatos y la injusticia", declaró el escolta de los Bucks, George Hill, al canal de televisión ESPN al explicar la decisión de su equipo.

La MLS también se detuvo, y el juego que puso el ejemplo fue el del Inter de Miami y el Atlanta United, donde tras un retraso de casi media hora y una plática entre capitanes y árbitros, se decidió que no se jugaría el partido, siguiendo lo que ocurrió en la NBA y la MLB.

Los árbitros dieron aviso al resto de jugadores y solo se tomaron una fotografía como parte de la protesta con las playeras que lucían la leyenda Black Lives Matter.

La MLS publicó su postura respaldando cualquier clase de protesta o decisión de los futbolistas.

(Fotos: EFE)