DEPORTES

Así perdió Galindo dos dientes y Uribe casi el ojo en un El Salvador vs México

En una vista de la Selección Mexicana a El Salvador, dos jugadores mexicanos resultaron gravemente heridos uno perdió dos dientes y otro casi el ojo

  • REDACCIÓN
  • 13/10/2021
  • 15:04 hrs
  • Escuchar
Así perdió Galindo dos dientes y Uribe casi el ojo en un El Salvador vs México

La Selección Mexicana visitará a El Salvador en las eliminatorias mundialistas de la Concacaf rumbo a Qatar 2022, y no es novedad que los salvadoreños demuestren su odio contra los mexicanos, ya sea con llevar "serenata" a México para no dejarlos descansar previo al partido, o rechazando la acreditación de la prensa mexicana, como ocurrió en esta ocasión. 

La vida ha crecido durante los años por las goleadas, los comentarios de la prensa mexicana o por otros motivos, pero no es fácil olvidar uno de los juegos más polémicos entre El Salvador y México, aquel en el que Benjamín Galindo perdió dos dientes y Francisco Uribe casi pierde su ojo. 

¿Cómo fue el partido en el que Galindo y Uribe resultaron heridos?

En la visita de la Selección Mexicana a Cuscatlán en las eliminatorias del Mundial de 1994  Benjamín Galindo perdió dos dientes, Nacho Ambriz tuvo una lesión de rodilla, Hugo Sánchez sufrió de patadas, mientras que a Marcelino Bernal le lastimaron el tobillo.

Sin embargo, la lesión más grave la sufrió el exdelantero Francisco Uribe, quien tuvo una fractura en el ojo y estuvo cerca de perderlo tras un choque de cabezas con un rival salvadoreño. 

"Al momento de caer me toco la cara y siento todo sumido; entró el doctor inmediatamente y lo primero que me dijo fue que tenía una fractura en el rostro; me puse de pie y me sentía bien y quería seguir jugando, pero cuando me levanto comienzo a ver doble; voy caminando hacia las bancas y de repente dejo de ver en el ojo derecho; fue cuando entré en pánico y pedí mi cambio", destacó Uribe en una entrevista para ESPN.

Francisco Uribe sufrió de una fractura debajo del ojo y el músculo ocular que pasaba por ese orificio no podía sostener al ojo. Tuvo que acudir con un cirujano plástico para que le colocara un clavo. El exjugador del Américo tuvo que estar fuera del futbol por ocho meses y se perdió aquel Mundial. 

(dmv)