DEPORTES

Andy Ruiz, a demostrar que no fue un golpe de suerte

Un renovado Andy Ruiz regresará al ring para enfrentar a Chris Arreola, en su intento por escalar un peldaño que le acerque a los títulos de los pesos pesados

  • REDACCIÓN
  • 30/04/2021
  • 19:00 hrs
  • Escuchar
Andy Ruiz, a demostrar que no fue un golpe de suerte

Después de una carrera que ha ido como en montaña rusa, un renovado Andy Ruiz regresará al ring para enfrentar a Christian Arreola, en su intento por escalar un peldaño que le acerque a los títulos de los pesos pesados que conquistó de forma sorpresiva ante Anthony Joshua, y que después perdió en la revancha ante el británico.


¿Quién es Andy Ruiz?

Andy Ruiz es de origen mexicano pero nació en Valle Imperial, California, Estados Unidos, el 11 de septiembre de 1989. The Destroyer fue criado en un lugar de pandillas, sus padres son originarios de Mexicali, Baja California. Andy y sus hermanos fueron criados a 16 kilómetros de la frontera con México, en una zona donde destacan las pandillas y el tráfico de drogas.

Cuando era niño obligaron a entrar al boxeo, pero él quería ser beisbolista. A los 7 años su padre lo obligó a incursionar al boxeo para poder defenderse de la inseguridad que invadía el lugar en donde vivían. Andy Ruiz tenía el sueño de ser beisbolista, sin embargo, por su físico robusto fue rechazado por varios entrenadores. Su padre así, decidió llevarlo a un gimnasio a que probara suerte como boxeador.

Ruiz reconoció en sus redes sociales que de niño sufrió bullying debido a su físico. A pesar de que su padre lo ponía a entrenar, Destroyer llegó a pesar en su infancia hasta 170 kilos.

El mundo conoció a Andy Ruiz en 2019

El 2019 fue el año de la locura para Andy Ruiz. Primero tenía previsto pelear en abril, pero semanas antes la pelea de Anthony Joshua ante Jarrell Miller se cayó pues este último dio positivo a dopaje. El rey de la categoría de los pesos pesados tuvo que buscar desesperadamente un contrincante, y así apareció Andy Ruiz, quien de forma peculiar contacto a Eddie Hearn por INSTAGRAM, para pactar la pelea.

“Cuando se confirmaron los tres positivo (de dopaje de Miller), tuvimos que buscar un nuevo rival, y no había instrucciones, simplemente el que nosotros queríamos. Y alguien me envió un mensaje en Instagram, que captó mi atención: ‘Dame la pelea, voy a pelear más fuerte que cualquiera de los hombres que han mencionado, voy a darte una mejor pelea y voy a vencer a Anthony Joshua”, reveló el manager del británico.

El mensaje convenció al representante y The Destroyer recibió una llamada que le cambiaría la vida, le ofrecían sustituir a Miller.

Y así el 1 de junio de 2019, el mundo conoció a Andy Ruiz, un “gordito” mexicoamericano que sorprendió al planeta entero, boxeadores, aficionados, actores, cantantes y otros deportistas al noquear a Anthony Joshua, el hombre que parecía indestructible.

Con tan solo dos meses para prepararse al nivel de una pelea como esa, Ruiz logró la hazaña, hizo historia y se convirtió en campeón mundial de los pesos pesados, el primer mexicano que conseguía dicha distinción.

La revancha que dejó en evidencia el declive de su carrera

La atención del mundo entero se posó sobre The Destroyer, quien debía darle la revancha a Joshua en diciembre, pues el contrato así lo estipulaba.

Sin embargo, en los meses previos al combate, Andy Ruiz no asimiló el éxito, dejó de lado el compromiso y su preparación y decidió derrochar su fortuna en fiestas, autos y lujos. Ruiz ganó 5 millones de dólares y Joshua 25 mdd.

Las críticas le llovían a The Destroyer, y cuando llegó a la báscula para la revancha se notó su indisciplina, 128 kilos, muy pasado. No estaba bien físicamente y lo pagó, el británico le arrebato los títulos en una pelea que dominó de principio a fin.

Aquella noche, al ver a Ruiz en el ring, aficionados y especialistas en el boxeo destacaron que el mexicano solo había tenido “un golpe de suerte” en su primera pelea ante Joshua, algo que cayó como balde de agua fría para el boxeador nacido California.

Ruiz rompió con el entrenador que lo llevó a la gloria, Manny Robles, y se tomó el tiempo de elegir quien lo guiara de nueva cuenta a la gloria. Así, seleccionó a Eddy Reynoso, el entrenador de Saúl Canelo Álvarez, y el mejor entrenador del mundo de boxeo en la actualidad.

Poco compromiso y derroche de su fortuna

Tras la pelea ante Joshua que le generó millones en ganancias, sus dólares fueron derrochados en fiestas, coches, joyas de diseñador y otros lujos.

Entre sus primeros regalos, luego de conquistar el título de los pesos pesados, Andy se compró una mansión, con un valor de 6 millones de dólares.

Los autos de lujo no podían faltar, y el mexicoamericano se compró un Lamborghini Urus, con un valor aproximado de 4 millones de pesos. También se regaló un Roll Royce blanco, que le costó al excampeón de los pesos pesados casi tres millones de pesos.

Andy Ruiz generó polémica y desaprobación luego de festejar su cumpleaños número 30 en 2019 con una excéntrica fiesta donde hubo como lujos, excesos y mujeres en lencería. En aquella fiesta se podía ver a una mujersemidesnuda con el cuerpo cubierto por rollos de sushi, además de una figura de hielo con sus iniciales.


Andy Ruiz se une al Canelo Team

Ruiz llegó al Canelo Team y su carrera dio un giro de 180 grados, para cambiar la falta de compromiso, las fiestas y el derroche, por la disciplina física y mental.

Y lo consiguió. A días de la pelea, han salido a la luz las fotos del impactante cambio físico, The Destroyer bajó 25 kilos para enfrentar a Chris Arreola.

“Ahora mismo estoy motivado. Maté al viejo Andy y nació el nuevo. Tengo mucho que demostrar. Decepcioné a mucha gente y por eso tuve que hacer grandes cambios en mí mismo. Sé lo que sor capaz de hacer y sé lo que puedo lograr. Lo tengo dentro de mí para convertirme y quiero convertirme en doble campeón de peso completo mexicano”, declaró Andy en la última conferencia de prensa previo al combate ante Chris Arreola.

“La falta de disciplina que tenía antes de entrenar con Eddy Reynoso ha sido la mayor diferencia de cara a esta pelea. No puedes jugar en el boxeo. Tienes que estar siempre listo. Esa es una de las cosas principales en las que me he concentrado, además de perfeccionar cada movimiento que hago en el ring".

¿Qué se esperar de Andy Ruiz?

The Destroyer no peleó en 2020, encontró entrenador y la pandemia de covid-19 también evitó su regreso al ring. Pero este sábado volverá a ponerse los guantes, y lo hará ante Chris Arreola quien tiene un récord de 38 victorias, seis derrotas, un empate y 33 victorias por nocaut.

El también mexicoamericano tiene 40 años y ha sido varias veces retador a un título Mundial de pesos pesados, ante Vitali Klitschko, Bermane Stiverne y Deontay Wilder, pero nunca pudo conquistarlo.

Arreola representa un boxeador de segunda línea perfecto para el regreso de Ruiz, quien debe demostrar los avances que ha logrado con Reynoso, no solo físicos, también mentales y en estrategia.

The Destroyer es un boxeador rápido, y con su velocidad habitual se espera que con menos peso, sea todavía más rápido.

“Pesaba 310 libras cuando comencé este campeonato. Empezamos a perder peso de forma lenta pero segura. La gente se pregunta si seguiré teniendo el mismo poder después de perder peso, pero he estado trabajando duro para este momento y el poder definitivamente sigue estando conmigo. Creo que tengo las manos más rápidas en el peso pesado. No estoy donde quiero estar ahora, pero estoy mucho mejor que donde estaba. Tengo mucho que demostrar a partir del sábado por la noche”.

Andy Ruiz se enfrenta a su primer examen, para demostrar que es un nuevo The Destroyer, que puede volver a ser campeón mundial de los pesos pesados, y que lo que sucedió el 1 de junio ante Anthony Joshua no fue un golpe de suerte.

“Quiero el título de peso pesado aún más ahora por la forma en lo que lo perdí. Creo que si hubiera estado en esta forma, habría ganado la revancha con Joshua. Las cosas pasan por una razón y estoy feliz de tener la mentalidad que tengo ahora. Mi velocidad natural y mi contraataque abrumarán a Chris Arreola en el ring. Después de mi derrota contra Joshua, sé que tengo que demostrarle a mucha gente, y también a mí mismo, que toda mi dedicación dará frutos en el ring”.

(dmv)