DEPORTES

Alemania vs Alemania, el capítulo que marcó el futbol

El único partido que se disputó entre la Alemania dividida por el Muro de Berlín, fue en el Mundial 1974 y generó impacto en todo el mundo

  • REDACCIÓN
  • 10/11/2019
  • 14:47 hrs
  • Escuchar
Alemania vs Alemania, el capítulo que marcó el futbol
Las dos Alemanias, separadas desde 1961 por el Muro de Berlín, se enfrentaron por la gran fiesta mundialista. (FOTO DE LA WEB)

Hay figuras y partidos que dejan huella en la historia del futbol. La política y los conflictos sociales siempre van de la mano con el deporte. Así como se puede hablar de la victoria de Argentina ante Inglaterra en México 86, o el triunfo de Irán sobre Estados Unidos en el Mundial de Francia, está el sorpresivo momento cuando la República Democrática Alemana (oriental, del este) le ganó a la República Federal Alemana (occidental, oeste) que organizaba el Mundial 1974 y que marcaría el futbol para siempre.

El único partido que se disputó entre la Alemania dividida, fue por la última fecha del Grupo A del Mundial 1974. La sede fue el Volkparkstadion de Hamburgo, ante más de 60 mil espectadores.

El duelo generó impacto en todo el mundo. Las dos Alemanias, separadas desde 1961 por el Muro de Berlín como producto de la división del país tras su derrota en la Segunda Guerra Mundial, y en plena "Guerra Fría" entre el mundo capitalista y el mundo socialista, se enfrentaron por la gran fiesta mundialista.

De acuerdo a Infobae, Alemania Occidental era claramente la favorita no sólo para ganar este duelo, sino el Mundial. Como base tenía a los jugadores del Bayern Múnich, actual máximo ganador germano, que justo en ese año iniciaba su reinado de tres años como campeón de la antigua Copa de Campeones de Europa.

Figuras como Franz Beckenbauer, el goleador Gerd Müller, el arquero Sepp Maier, eran las que aportaba el conjunto bávaro a la selección alemana.

Con la clasificación asegurada, la selección local recibía a la otra Alemania, la del otro lado del Muro de Berlín. Aquel partido estuvo inundado de un ambiente extraño, los helicópteros revoloteaban sobre el estadio, perros buscando explosivos por todos lados, francotiradores, detectores de metales, y los hinchas tuvieron que pasar hasta siete controles antes de llegar a su lugar para disfrutar el duelo.

Los equipos se alinearon en el campo para el himno, no solo sonó el tradicional alemán ´Alemania, Alemania sobre todo´, también se escuchó el ´Resucitados de las ruinas´, himno de la Alemania del Este.

Dicha selección, sin tantas estrellas, se había colgado la medalla de bronce, justo en la Alemania vecina en los Juegos Olímpicos de Múnich en 1972, su máximo logro hasta entonces.

Pese a la gran expectativa que generaba el duelo entre las dos Alemanias, en el campo todo iba aburrido, con pocas acciones que indicaban, el encuentro terminaría en empate de 0-0.

Sin embargo, en la recta final, al minuto 77, Jürgen Sparwasser, jugador del Magdeburgo e ingeniero mecánico de 26 años, aprovechó una desatención, para meterse al área y sacar un remate en la parte superior de la red que venció al arquero Sepp Maier, el goleador festejó con una voltereta.

Años después, Sparwasser habló de aquel gol y le dio un enfoque político: "Era golpear al enemigo donde más le duele. Mucha gente, entonces, lo veía así. Si en mi lapida pusieran "Hamburgo 74", todos sabrían quien yace abajo".

El panorama deportivo de la Alemania dividida

Alemania Occidental había conseguido más renombre en la pista del atletismo y en la alberca, que en el campo de futbol. En los últimos Juegos Olímpicos antes de la caída del Muro de Berlín, Seúl 1988, había llegado segunda en el medallero.

Alemania Oriental había ganado la medalla olímpica de oro en futbol, pero sin duda su mejor victoria había sido la victoria ante su vecino atrás del Muro de Berlín.

Antes de su desaparición, Alemania del Este, tenía uno de los mejores equipos. Estaba a punto de clasificar al Mundial 1990, pero un día de 1989, el gobierno abrió el muro.

El cambio

De un día para otro, los futbolistas de Alemania Oriental se volvieron muy codiciados. Los clubes de la Alemania Occidental querían nuevos talentos y los jugadores por primera vez podrían ganar grandes sumas de dinero.

Los mejores jugadores de Alemania del Este, rápidamente firmaron contratos lucrativos para jugar en la Bundesliga, la liga de futbol de Alemania Occidental.

Aunque la Alemania Occidental entró en el sorteo para la Copa de Fútbol de Europa 1992, al mundo le quedó claro que esa selección no existiría mucho tiempo más.

Con muchos seleccionados ya jugando en la Bundesliga, el técnico de dicha selección se dio cuenta que muchos no tenían la intención de arriesgarse a sufrir una lesión.

Un partido amistoso ante Bélgica, fue el último que jugó la Alemania Oriental. Solo 14 jugadores se presentaron, dos de ellos arqueros y tres debutarían esa noche. En total, de acuerdo a la BBC, 22 futbolistas desistieron de representar a Alemania Oriental en su último partido, ofreciendo diferentes excusas.

 Solo tres de los jugadores que participaron en el partido ante Bélgica terminaron integrando la selección de la Alemania unificada.

El otro partido entre las Alemanias que no fue

Los alemanes de la República Democrática debieron haber jugado un último partido en noviembre de 1990, su rival, Alemania Federal, todo para celebrar la reunificación.

Sin embargo, un problema entre barras en un partido de la Oberliga en Leipzig, un aficionado murió baleado por un policía, lo que provocó enfrentamientos entre policías e hinchas en los siguientes partidos.

Por este motivo, el que sería el último partido de la Alemania democrática y el segundo entre las dos alemanias, terminó por cancelarse.

dmv