19S A UN AÑO

¿Rehabilitación o reconstrucción? Un año de incertidumbre

Demoras en entrega de dictámenes e inconsistencias en otros sí emitidos deja a afectados sin certeza sobre si sus casas serán rehabilitadas o demolidas
¿Rehabilitación o reconstrucción? Un año de incertidumbre

A un año del terremoto del 19 de septiembre, el gobierno de la Ciudad de México ha acelerado los últimos meses la entrega de dictámenes de seguridad estructural, que determinan si un edificio dañado debe rehabilitarse o reconstruirse.

Pero no todos los damnificados que vieron sus edificios dañarse están conformes con los dictámenes, que además de haberse tardado -ya se va a cumplir un año del sismo y en algunos casos el documento se les entregó recientemente- también ha dejado inconformes.

Un caso es el de Erika Rubí, vecina del edificio de tres pisos y nueve departamentos ubicado en Anaxágoras 425, en la Narvarte. Ella vio como el 19 de septiembre del año pasado, a causa del terremoto, el edificio quedó dañado. Desde el mismo día del sismo un funcionario de Protección Civil de la delegación Benito Juárez les pidió a los vecinos no dormir ahí y a los dos días les permitieron sacar unas pocas de sus cosas pero de manera rápida y apresurada. Incluso fueron regañados, porque el edificio no era seguro.

Recuerda que las paredes se veían dañadas, había espacios entre las losas y un director responsable de obra que ellos contrataron les dijo que el edificio debía demolerse, porque además el inmueble vecino de Anaxágoras 429, de siete pisos, quedó recargado.

Ninguno de los vecinos vive desde entonces ahí, y aunque el Instituto de la Seguridad de las Construcciones de la Ciudad de México catalogó el inmueble como rojo, de alto riesgo, no considera necesaria la reconstrucción, sólo la rehabilitación. Los vecinos piden les hagan un nuevo dictamen que tome en cuenta la vecindad del edificio de siete pisos.



TE PUEDE INTERESAR: Chimalpopoca, de monumento a basurero


Desconocen si la Comisión de Reconstrucción cambiará el dictamen, pero el lunes 10 de septiembre llegó un DRO del Instituto de Seguridad para las Construcciones (ISC) para elaborar un nuevo estudio. No les dijo gran cosa, pero a ellos les urge que en caso de que se deba demoler, les digan ya. No solo porque ya llevan un año fuera de su casa -Erika ahora renta- sino también porque la delegación Benito Juárez se ofreció a ayudar en la demolición, pero dicha administración concluye el 30 de septiembre.

"Dependemos de la constancia del ISC para pasar a la demolición. En Benito Juárez estamos en la lista que nos consideran para demoler, pero si no tenemos ese papel no lo harán. Nos urge que eso se arregle antes que se vayan porque si no es volver a empezar", advierte.

No es el único caso de una damnificada inconforme con un dictamen. Otro caso es el de Liz, vecina de Chihuahua 128, en la colonia Roma.

En su caso ella vive en una construcción de la época porfiriana. Aunque en principio les habían dicho que solo sería reconstruida, ella promovió un nuevo dictamen, ya que no se tomó en cuenta que algunos de los seis departamentos en forma de duplex habían sido remendados por los vecinos, lo que impidió ver algunos agrietamientos en las paredes y el suelo.

"Al principio pensamos que se podía arreglar pero no tiene vigas ni castillos adecuados. Es una construcción porfiriana, es complicado arreglar por el tipo de materiales y no pasa la norma", asegura.

Sabe que en caso de que la Comisión de Reconstrucción decida demoler, recibirá las quejas de los vecinos, que estaban conformes con el anterior dictamen, que decía que la única que debía reconstruir era ella. 

Javier Pérez es otro caso. Él es vecino en Icazbalceta 65, en la colonia San Rafael, donde hay 32 departamentos, 16 por cada torre. El aún vive ahí, porque no tenía para pagar renta y lo que solicita es un dictamen que les ayude a la rehabilitación. Aunque por su parte han hecho algunos arreglos sobre el edificio, gracias a un crédito tramitado ante el Instituto de Vivienda, dice que aún esperan un dictamen que les ayude a tener recursos.

En su caso recuerda que en los primeros días posteriores al sismo, la delegación Cuauhtémoc les dijo que el inmueble estaba catalogado como rojo, pero posteriormente en la Plataforma de Reconstrucción les dijeron que no estaba tan dañado.

Él y sus vecinos llevaron documentos para buscar un nuevo dictamen, con fotografías, pero un día les dijeron que su expediente se había perdido, aunque no desaparecieron en la plataforma.

"Nos traían vuelta y vuelta y dijeron que habían extraviado nuestro archivo en donde ya habíamos llevado documentación y que ya no aparecíamos en la plataforma de reconstrucción y que debíamos hacer de nuevo el procedimiento para ser tomados en cuenta. Tenemos un dictamen por delegación y por un DRO particular que pagamos pero por parte del gobierno no. Hemos acudido con documentos que tenemos de un particular y lo que nos dio la delegación. Solo nos dicen que sigamos yendo y que no tienen respuesta".

Aunque no hay datos de cuántos inconformes hay por sus dictámenes, el colectivo Damnificados Unidos de Benito Juárez elaboró un listado de 12 casos pendientes de dictamen por parte del Instituto de Seguridad de las Construcciones y de esos casos, 4 ni siquiera han aparecido en la Plataforma de Reconstrucción, donde se publicaban los dictámenes previos.

JGM

LEA TAMBIEN


Frida Sofía, la esperanza del sismo que nunca llegó

El rescate de la niña atrapada bajo los escombros del colegio Enrique Rébsamen atrajo la atención mediática en una confusión que acabó en farsa


LEA TAMBIEN


Contratos a amigos y familiares... así se fue el dinero de la reconstrucción por el Sismo 19S

Funcionarios de Miguel Ángel Mancera autorizaron obras millonarias para la reconstrucción en un claro conflicto de interés









Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información