MUNDO

Deja morir a sus bebés en su auto y la sentencian a 40 años de prisión

Amanda Hawkins encerró a sus hijas en un automóvil mientras ella celebraba en una fiesta; esto fue lo que pasó

  • REDACCIÓN
  • 18/12/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Deja morir a sus bebés en su auto y la sentencian a 40 años de prisión
Amanda Hawkins (Especial)

Una mujer texana fue condenada a 40 años de prisión este miércoles, luego de que dejara a sus dos hijas morir encerradas en un automóvil mientras ella estaba de fiesta, informó el Washington Post.

La policía afirmó que el 7 de junio de 2017, Amanda Hawkins, de 19 años, llevó a sus hijas de 1 y dos años al hospital. Las pequeñas estaban en malas condiciones y su madre declaró que ellas colapsaron luego de oler flores cerca de un lago.

Pero, la policía determinó que las flores no fueron el origen del problema. Luego de realizar una investigación, concluyeron que la madre de las niñas las dejó intencionalmente en su auto durante toda una noche mientras ella festejaba con sus amigos, de acuerdo con medios locales.

Las niñas permanecieron atrapadas en el auto de 15 a 18 horas en una temperatura que alcanzó los 32 grados. Esa noche, alguien escucho que las niñas lloraban en el coche y le pidieron a Hawkins que las metiera a la fiesta.

Ella dijo: ‘No, está bien. Están llorando para dormir´”, dijo el sheriff Rusty Hierholzer.

Los fiscales dijeron que Hawkins se levantó en la mañana del día siguiente y tuvo sexo antes de salir a encontrarse a las niñas.

Leer también en La Silla Rota: Mató a 78 mujeres, le dan cadena perpetua

Un juez dirigió estas palabras a Hawkins, durante el juicio: “Esas preciosas niñas estarían todavía aquí si esto no hubiera pasado. Las personas de nuestra comunidad cuidan mejor a sus mascotas de lo que tú cuidaste a tus hijas”.

Hawkins se declaró culpable en septiembre de dos delitos graves de por haber abandonado o poner en peligro de muerte a un menor, lesiones corporales y dos cargos de lesiones a un niño.

La policía declaró que Hawkins dijo que se tomó tiempo para llevar a las niñas al hospital porque “ella no quería meterse en problemas”.

En medio de la emergencia, Hawkins buscó en Google “cómo reanimar a alguien por sofocación”. Les puso agua fría para salvarlas, hasta que decidió llevarlas a un centro médico.

John Gebhart, el médico que atendió a las niñas Addyson y Brynn a su llegada al hospital, tardó 40 horas intentando salvarlas. Afirmó en su declaración que ambas murieron lenta y dolorosamente.

El juez Keith Williams le impuso una sentencia total de 40 años.

cmo