METRÓPOLI

Defienden tierras del tren interurbano; SCT los amenaza con desalojos violentos

“Eloy Gloria Nava, director de Proyectos Ferroviarios de la SCT, nos amenazó con hacer uso de la fuerza pública si continúa la resistencia a la obra”

  • AMÉRICA MUÑOZ/CORRESPONSAL
  • 20/08/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Defienden tierras del tren interurbano; SCT los amenaza con desalojos violentos
En un recorrido que hizo la Silla Rota, los comuneros mostraron que las autoridades federales y estatales han ido cambiando el plano de la obra ferroviaria. (Foto: América Muñoz)

Eran alrededor de las 10: 00 de la mañana del sábado, cuando Pascual observaba con tristeza,  junto con más de una veintena de compañeros, y desde el campamento que mantienen hace más de un mes en la comunidad de San Juan Coapanoaya,  las maniobras de la máquina que dan continuidad a la obra del Tren Interurbano México- Toluca, cuando su contemplación se vio interrumpida por Eloy Gloria Nava, director de Proyectos Ferroviarios de la SCT, quien los amenazó con hacer uso de la fuerza pública si continúa la resistencia a la obra.

TAMBIÉN PUEDES LEER: Avanza Tren Interurbano en CDMX; cuentas no cuadran

Acompañado de un comandante, se acercó hasta el campamento y preguntó por Antonio, el comisariado de Bienes Comunales A él se dirigió con cinco personas a quienes trató de convencer que “nuestro representante legal nos está asesorando mal”, narró Pascual.

La postura Eloy Gloria fue tajante, dijo que el lunes traería a la fuerza pública y a los topógrafos para delimitar y podernos arreglar. Le respondí: ¿Cómo nos vamos a arreglar aquí si estamos en el monte? Estos problemas no se arreglan aquí mismo, sino ante Tribunales y Juzgados, aquí no nos podemos arreglar”, comentó Antonio, líder comunal.

El comunero dijo a la Silla Rota que luego de un breve diálogo, Gloria Nava insistió en que la obra no será detenida, pese al recurso legal, porque se encuentra dentro del derecho de vía.

En un recorrido que hizo la Silla Rota, los comuneros mostraron que las autoridades federales y estatales han ido cambiando el plano de la obra ferroviaria, lo que los ha obligado a abarcar más terrenos, dañando la flora y fauna del lugar.

La tierra la han tomado sin permiso de la comunidad, por eso estamos reforestando para que no sigan invadiendo más tierra; se van recorriendo conforme les marca el tramo pero es a la mala”, comentaron.

Agregaron que la obra del Tren Interurbano México-Toluca no tan sólo ha destruido territorio y mantos acuíferos, sino que también ha trastocado las relaciones entre los comuneros.

Han cooptado a los líderes comunales comprándoles tierra que ya está expropiada, haciéndoles ofertas de dinero, pero al final comprando a precio de miseria”, señaló con enojo Petra, otra de las personas afectadas.

Comentó que Marcelino Nárvaez, representante comunal de San Jerónimo Acazulco junto con Guillermo Nevares Elizondo, director general de Transporte Ferroviario y Multimodal, les pidieron desistir de la asesoría de Santiago Pérez, quien es su representante legal, y a cambio les pagarían las tierras.

Nevares Elizondo lo niega pero le enviamos un documento donde lo citamos a asamblea para que validara su palabra, pero nunca respondió. Ambos han sido muy deshonestos”, dijo.

La batalla legal

El comunero Pascual recordó que el amparo 387/2007 especifica que no se pueden ejecutar obras de infraestructura carretera, ya que en esa zona se encuentra una línea. Sin embargo, los arquitectos pretenden justificar que los convenios que celebraron para la obra del Tren les dan margen para hacer en las tierras lo que quieran, por lo que pretenden mover ductos.

Ellos, además argumentan que Petróleos Mexicanos no tiene injerencia, que se trata de una línea de gas natural”, agregó.

El Juez Cuarto en materia de juicios de amparos y juicios federales, en la suspensión que emitió con fecha 10 de abril de 2007, señala:

Procede decretar la suspensión de plano de los actos reclamados para que las cosas se mantengan en el estado que actualmente guardan, es decir, para que no se prive al comisariado al que pertenece al quejoso de la posesión de los bienes comunales que defiende”.

Ante la amenaza de ser reprimidos con el uso de la fuerza pública, los ejidatarios se instalaron en la zona donde se ubican los ductos de Pemex, para impedir que sean movidos.

Además, promovieron una violación al amparo 387/2007.

Con machetes y garrotes en mano, Pascual, junto con más de 100 comuneros permanecerá en el campamento, pues pese a la amenaza seguirán en la defensa de la tierra.

jamp