NACIÓN

Decretos del agua: cosas malas que parecen buenas

Aunque la ambientalista Martha Delgado señala que los decretos sí abren la posibilidad de concesionar a privados el vital líquido, plantea algunas precisiones

  • MARTHA DELGADO
  • 29/06/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Decretos del agua: cosas malas que parecen buenas
Los decretos del agua (Especial/Archivo)

Aunque el levantamiento de vedas, decretado por el presidente Enrique Peña Nieto el pasado 6 de junio, en el 29 por ciento de las aguas ha sido visto (por algunos) como una medida ambiental plausible, sin embargo, la medida abre la posibilidad de que estas aguas ahora puedan ser concesionadas a privados, afirma Martha Delgado en su columna de este viernes.

Lee también en La Silla Rota: Reservas de agua: cosas malas que parecen buenas

La líder ambientalista y columnista de La Silla Rota agregó que como es común respecto a este tipo de temas, hay defensores y detractores, los cuales se alinean con sus respectivos bandos ideológicos.

“Unos afirman que es una medida ambiental plausible y que de ninguna manera pretende privatizar el agua, sino que única y exclusivamente se realizó para proteger el recurso hídrico con fines ambientales y de uso urbano; otros acusan que los decretos son la única manera en que el gobierno, tras cinco años de intentos fallidos por aprobar una nueva Ley General de Aguas que no fue posible pasar en el Congreso, pudo otorgarle certeza jurídica a las empresas privadas que pronto requerirán de mucha agua para la generación de energía, la explotación minera y petrolera, y el fracking”, lanzó.

Delgado consideró que ambas posiciones son correctas en cierto sentido, aunque no consideran aspectos fundamentales.

Entonces enumeró razones como que los decretos no privatizan de facto el agua, ya que se debe reconocer que a pesar de que dicho recurso es propiedad de la Nación, su privatización ocurre hace décadas y todos los días a través de concesiones y asignaciones que son legales y muy comunes.

Lo anterior, dice la ambientalista, desecha la presunción de que estamos pasando de un régimen público a un privado que no existía. Sin embargo, agregó que “la novedad es que 29% de las aguas antes vedadas ahora puedan ser concesionadas a privados, y estos decretos abrieron definitivamente esa posibilidad”.

Algunos consideran que es mejor el nuevo régimen de reservas al de vedas, porque este último ha quedado obsoleto, no obstante, Martha Delgado indicó que “las reservas de agua aparentan garantizar legalmente por 50 años la protección de las cuencas, como si esto pudiera ocurrir en la actualidad mexicana, donde no fue posible hacer cumplir las vedas, y ahora asume que se podrán hacer cumplir las reservas”.

“Es verdad que las vedas no garantizaban la protección absoluta de las cuencas, pero lo que sí lograron fue detener las asignaciones y concesiones de agua en esos territorios, que ahora estarán sujetas a mediciones y prelaciones que serán realizadas como siempre: a modo”, resaltó.

Martha Delgado es una de las principales líderes ambientalistas que participa en la sociedad política mexicana. En sus 26 años de trayectoria en el sector ambiental ha dirigido organizaciones ecologistas, ha fungido como funcionaria federal, fue diputada local independiente en la ALDF y fue Secretaria del Medio Ambiente de la Ciudad de México, donde creó el Sistema ECOBICI, el Mercado de Trueque, el Plan Verde y el Plan de Acción Climática de la Ciudad de México, entre otros programas ambientales que le dieron a la ciudad un gran liderazgo internacional.

Actualmente dirige el Programa de Ciudades Sustentables de la Fundación PENSAR, es consejera de la UNESCO y la UNFCCC, y realiza estudios de posgrado en Sustentabilidad en la Universidad de Harvard.




lrc