METRÓPOLI

Debate de la CDMX no fue un debate: analistas

Los candidatos por la Jefatura de Gobierno nunca tuvieron un diálogo entre ellos, coinciden especialistas

  • ALEJANDRA MEDINA
  • 19/04/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Debate de la CDMX no fue un debate: analistas
Debate de la CDMX no fue un debate: analistas. (Cuartoscuro)

No hubo ganador del debate entre los candidatos a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, consideró la mayoría de los integrantes del panel de analistas que La Silla Rota reunió para analizar el encuentro que sostuvieron los siete aspirantes a gobernar la capital del país.

Las 5 frases de ataques y contraataques en el debate

“El gran perdedor fue el diálogo”, enfatizó Ricardo de la Peña, quien es sociólogo e investigador de la opinión pública, además de colaborador de este medio de comunicación.

En su opinión el debate “fracasó”, pues a pesar de los cambios que se realizaron al formato tradicional de este tipo de eventos, no hubo oportunidad de que los candidatos realmente intercambiaran argumentos y profundizaran en sus propuestas.

“Sólo hubo un monólogo de los siete candidatos”, además de señalar que en sus preguntas, el moderador del debate, el periodista Javier Solórzano a veces emitió opiniones  a fin de confrontar posiciones.

Se dijo decepcionado y mencionó el caso del candidato Marco Rascón, a quien no le importó lo que decían los demás aspirantes y sólo dijo su “speech”.

El politólogo Rodolfo Aceves fue directo y resumió que el debate se trató de “propuestas maquilladas, que no llegaron al fondo”. Además lamentó que en cuanto a temas de interés para los capitalinos, como es la seguridad, faltó escuchar planteamientos serios para resolver los problemas de manera real, como en el caso de las corporaciones policiacas.

“De eso no hablaron y era más importante que decir que iban a comprar un millón de cámaras, como lo dijo Mikel Arriola (PRI)”. Según su opinión, quien se acercó más a un enfoque global fue Claudia Sheinbaum (Morena).

En su participación, Leonardo Martínez, quien es consultor y académico especializado en ecosistemas urbanos, criticó que en ocasiones se hicieran aseveraciones falsas, como cuando la candidata de Morena dijo que durante su gestión redujo en un 40 por ciento las emisiones contaminantes.

Dijo que es necesario que haya un postdebate en el que se confronten los dichos con la realidad, como cuando refutó más dichos de los candidatos, quienes quisieron hacer pasar sus propuestas como verdaderas.

Ese fue el caso de Sheinbaum, cuando afirmó que los Segundos Pisos eran parte de un Proyecto Integral de Transporte, aseveración que no fue cierta, como aseguró el especialista para La Silla Rota.

“Decir tantas cosas al aire y sin poder demostrarlo exhiben falta de congruencia. Se les debería exigir que respondan, en lugar de nada más prometer, que no cuesta nada”.

Lamentó que los candidatos menos conocidos no aprovecharan la oportunidad para ganar algunos puntos entre quienes los oyeron en este primer debate.

Alejandro Encinas Nájera, politólogo de la UNAM y analista sobre el derecho a la ciudad, destacó que Mikel Arriola no conoce la Ciudad de México, lo cual es lamentable; señaló que el Frente está dividido y el PRI aprovecha ese vacío;  “hasta ocurrencias pronunció”, le criticó.

Para él, Claudia Sheinbaum supo administrar la ventaja que le muestran todas las encuestas conocidas hasta el momento y no se arriesgó a confrontarse con los otros candidatos a pesar de que varios de ellos le hicieron severos señalamientos.   

Sobre las preguntas de los seguidores en La Silla Rota a través de Facebook, el primero en contestar fue Aceves, quien señaló que la abanderada de Morena mostró que conoce los problemas de la ciudad y fue muy prudente frente a las aseveraciones de sus contrarios.

Con respecto a Alejandra Barrales (Frente) indicó que tuvo visos de novedad al intentar presentar ideas atractivas para el electorado, cuando informó parte de su proyecto de gobierno con la exposición que le brindó el debate.

En las redes sociales de La Silla Rota, cuestionaron a los panelistas si después del debate, ¿la participación de los candidatos puede incidir en la intención del voto?, a lo que la mayoría de los especialistas se inclinaron por el  “no”, aunque De la Peña señaló que quizá algunos posibles votantes que tenían considerado hacerlo por los candidatos menos conocidos podrían ahora inclinarse por algunos de los punteros.

Leonardo Martínez se sumó a la opinión del resto de sus compañeros y tampoco vio algún ganador del debate, debido a que “nadie sobresalió”.

El formato del debate deja qué desear, reafirmó, pues las reglas y acotaciones no permiten que los temas sean tratados a profundidad, dijo, aunque celebró que los candidatos no se interrumpieron en sus participaciones, lo que permitió coherencia en las ideas personales.

Por ello puntualizó que habría sido mejor dar planteamientos concretos, no hacer una “feria de propuestas” y así la población se enterara con mayor profundidad de qué buscan impulsar en caso de ganar la Jefatura de Gobierno.

Rodolfo Aceves consideró que no debió haber tantos momentos de descalificación y ataques, como esas viejas prácticas de la diatriba que ya no son bien vistas al irse “a la yugular” contra sus oponentes.

Para De la Peña, Barrales no tiene la experiencia de la morenista pero se vio “creativa”; a Arriola lo percibió con pocos momentos afortunados y no exhibió atributos para que la gente lo considere su próximo jefe de Gobierno, pese a que destacó cuenta con experiencia de administrador ya que estuvo al frente del IMSS.

En su opinión, la frescura de Lorena Osornio fue positiva, pero en menor proporción porque demostró ser débil en materia de debates, así que su calificación podría ser neutral.

Para Encinas Nájera es relevante que hoy vimos a cinco mujeres buscar ocupar el segundo cargo de elección popular más importante del país, lo que sin duda es un avance en la lucha de género y el retraso en materia de desigualdad que prevalece en la política.

jamp