Opinión

Cuatro crisis paradójicas

La inconsistencia entre información e interpretación no se da sólo en eventos insólitos. | Ricardo de la Peña

  • 03/06/2019
  • Escuchar

Vamos de evento crítico en evento crítico. La 4T no sólo es vertiginosa por la intensidad y variedad de las medidas que se toman, sino por la emergencia de aparentes “cisnes negros” que van conformando una agenda súbita, inesperada, aparentemente incontrolada e incontrolable, que va alterando el orden regular del hacer público. Y ante cada evento emergente aparece una primera lectura del gobernante, que deslinda de toda responsabilidad al encargado, adjudicándola al pasado inmediato o simplemente negando la existencia del problema. Pero luego surge información adicional y sale a la luz una segunda, tercera o posterior (nunca se sabe si postrer) lectura del propio gobernante, que no acaba de cuadrar con la versión dominante, ni con la evidencia disponible.

Las crisis anteriores

La inconsistencia entre información e interpretación no se da sólo en eventos insólitos. Aún las decisiones centrales, basamentos del hacer de este gobierno, se fundan en supuestos elementos propiciadores que luego no encuentran respaldo en datos. Tal es el caso de adjudicar la cancelación del proyecto de aeropuerto en Texcoco a una corrupción involucrada en el mismo que nunca se corroboraría y menos se llevaría ante tribunales. Y ello tendría un impacto significativo en los niveles de confianza empresarial y en las perspectivas de inversión.

Apenas a las tres semanas de iniciada la nueva administración federal, estallaría un primer evento catastrófico: el desabastecimiento de combustible, que detendría las actividades cotidianas y afectaría la producción en una franja importante del territorio nacional. Culpa supuesta del combate al robo de combustible, apenas hace unos días el propio gobernante reconoce que se estuvo con reservas de gasolina limitadas a una semana, sin que el propio emisor ni la mayoría de sus escuchas repararan en la impertinencia del dato: ¿cómo el combate al huachicoleo, con el cierre de ductos, conllevó una disminución de existencias de combustible y no a su simple retención en los puntos de almacenamiento? Algo no tiene sentido en esto.

Las crisis recientes

Una segunda catástrofe: las nubes negras por incendios que terminan paralizando muchas ciudades del centro del país, con impacto en la salud pública y en la producción. Consecuencia directa de la supresión de gastos preventivos por el actual gobierno, las autoridades del presente sólo atinan a acusar la carencia de planes preventivos a administraciones pasadas de las que fueron partícipes, sin recordarlo, y a generar planes de contingencia que castigarán a los particulares para cubrir los daños que podrán seguir provocando  los gobernantes.

Un tercer episodio crítico: el desabasto de medicinas y la incapacidad de atención médica en instituciones públicas del Sector Salud. Primero, la negación: el gobernante acusa a los medios de promover rumores. Luego, la restitución de fondos retenidos. Pero, ¿cómo se liberan fondos que nunca fueron retirados? Y el saldo en vidas sigue en aumento en estos tiempos de posverdad.

Para acabar con la brecha digital

@ricartur59 | @OpinionLSR | @lasillarota