NACIÓN

Cuando la ira se sale de control: 5 linchamientos que cimbraron al país

La ira y la búsqueda de justicia ha llevado a personas a golpear, humillar y asesinar a personas de las que incluso se ha llegado a comprobar su inocencia

  • REDACCIÓN
  • 30/08/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Cuando la ira se sale de control: 5 linchamientos que cimbraron al país
(Especial)

La ira, la reunión de multitudes y la búsqueda de justicia son tres elementos que han provocado las recientes linchamientos por parte de pobladores en México.

Los siguientes son 5 casos en los que presuntos inocentes han sido asesinados sin que la autoridad haya podido actuar a tiempo.

San Juan Ixtayopan, Tláhuac

El 24 de noviembre de 2004, dos elementos de la Policía Federal Preventiva (PFP), Víctor Mireles Barrera y Cristóbal Bonilla Colín, fueron quemados vivos a manos de un grupo de pobladores de San Juan Ixtayopan, de la delegación Tláhuac. Mientras que Édgar Moreno Nolasco quedó herido de gravedad.

El hecho ocurrió luego de que los tres policías, que se encontraban investigando la presencia de grupos radicales, de acuerdo a la lo dicho por la Secretaría de Seguridad Pública en 2011, fueran acusados de ser secuestradores de niños.

De acuerdo con la SSP, mientras los hombres vigilaban un domicilio, una mujer comenzó a gritar que los hombres se habían robado a un niño, minutos después apareció Alicia Zamora Luna, apodada “La Gorda” y su esposo Eduardo Torres Montes.

La pareja tenía capacidad de influenciar a la gente, por eso rápidamente movilizaron a decenas de personas, quienes obedecieron todo lo que les dijeron: los policías fueron golpeados durante más de dos horas seguidas con palos, piedras y tubos.

 En 2011, se dio a conocer que la mujer estaba relacionada con grupos armados subversivos y radicales, y que ambos participaron en movilizaciones sociales en Oaxaca, Guerrero y Chiapas.

Ambos fueron acusados de homicidio calificado, tentativa de homicidio, robo, daño a propiedad ajena y delitos contra servidores públicos, todos en modalidad de pandilla.

Las autoridades federales y locales no pudieron hacer nada para salvar la vida de los dos oficiales, argumentando que la distancia para llegar el lugar había impedido el rescate.

Luego de darse a conocer el linchamiento, el entonces presidente Vicente Fox separó del cargo al comisionado de la PFP, José Luis Figueroa, junto con el entonces secretario de Seguridad Pública de la Ciudad de México (SSP), Marcelo Ebrard.

Valle de Chalco, Estado de México

Tres hombres fueron linchados el 10 de febrero de 2012 por un grupo de pobladores de San Mateo Huitzilzingo, en el Estado de México, por impedir una relación amorosa, no por ser secuestradores como decían sus agresores, de acuerdo con Reforma.

José Manuel, de 26 años, tenía una relación con una joven de Huitzilzingo, sin embargo, la madre de ella estaba en desacuerdo con la relación.

El 10 de febrero, José fue a ver a su pareja, acompañado de sus amigos, de 16 años cada uno, Raúl y Luis Alberto. Esa noche, la mamá y la hija discutieron sobre su relación: la joven amenazó con irse de la casa junto con Juan Manuel.

Fue entonces cuando su madre gritó que querían raptar a su hija.

Al verse rodeados, los tres se subieron a su vehículo e intentaron huir a San Juan Tezompa, pueblo cercano de donde eran originarios, pero antes de salir de Huitzilzingo fueron interceptados. La multitud los llevaron arrastrando y punta de golpes a la plaza principal.

Fueron golpeados con piedras, palos y bombas molotov. Al final fueron rociados con gasolina para luego prenderles fuego.

Trece personas fueron detenidas y fueron sentenciadas a 37 años de prisión y a pagar una cantidad de 98 mil 481 pesos como reparación del daño. Fueron recluidas en el Centro de Prevención y Readaptación Social de Chalco.

Leer también en La Silla Rota: Queman por error a dos campesinos acusados de secuestro en Puebla

Ajalpan, Puebla

El 19 de octubre de 2015, dos encuestadores de la empresa Marketing Research & Services murieron tras ser linchados y quemados por una multitud en el municipio de Ajalpan, Puebla.

De acuerdo con Excélsior, alrededor de las cinco de la tarde de ese día, sujetos intentaron robar a una niña, pero, cuando ella gritó, los delincuentes huyeron. A partir de ese momento la gente permaneció alerta y reunida.

Al mismo tiempo, José Abraham y Rey David Copado Molina, los hermanos que estaban haciendo una encuesta en la zona. La gente empezó a sospechar de ellos porque “hacían muchas preguntas”.

Al verse rodeados por una multitud, ambos decidieron correr, lo que fue interpretado por los pobladores como una aceptación de la culpa. Luego de ser golpeados, elementos de la Policía Municipal los aseguraron en la presidencia municipal, donde se identificaron.

Pero nada fue suficiente para contener a la gente enarbolada, ya ya eran alrededor de mil personas, quienes lograron sacar a los encuestadores de la presidencia municipal para comenzar la masacre. Ambos fueron golpeados, rociados de gasolina y prendidos en fuego.

Tetela del Volcán, Morelos

LA SILLA ROTA informó que Ricardo, de 32 años y de origen colombiano, fue golpeado y asfixiado por pobladores de Tetela del Volcán, Morelos, el 31 de julio del presente año. Familiares aseguran que era inocente.

El hombre fue detenido por una multitud de cientos de personas que lo acusaban de dedicarse al préstamo de dinero y pertenecer a una banda de extorsionadores.

De acuerdo con la multitud, la mañana de ese día había sido sorprendido “cobrando piso” junto con otras dos personas, que lograron huir del linchamiento, a comerciantes de Tlacotepec.

Policías del Mando Único de la Comisión Estatal de Seguridad, que se encontraban presenciando el linchamiento, no hicieron nada para detener las agresiones.

El cadáver del hombre fue encontrado esposado de las manos, con el torso desnudo y sin zapatos.

Los familiares y amigos de Ricardo Alonso aseguraron para Caracol Televisión, cadena colombiana, que el hombre viajó hace unos meses a México para buscar mejores oportunidades laborales y que se trataba de una buena persona.

Acatlán, Puebla

Dos campesinos, Alberto y Ricardo, de 53 y 22 años respectivamente, fueron golpeados y quemados vivos por una multitud que los acusaba de ser robachicos.

Autoridades policiacas no pudieron hacer nada para detener la masacre perpetrada por cientos de personas que se encontraban golpeando, rociando de gasolina y echándoles cerillos a los dos hombres que las últimas versiones indican que eran inocentes.


cmo