ESTADOS

Chilpancingo, el lugar donde las balas cierran las escuelas

Este miércoles suspendieron clases en 32 escuelas de las comunidades rurales de Chilpancingo, azotadas por la violencia.

  • REDACCIÓN
  • 07/03/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Chilpancingo, el lugar donde las balas cierran las escuelas
Escuela sencundaria en "El Ocotito", Chilpancingo (FOTO Tomada de la web)

En más de tres ocasiones, durante los últimos meses, las clases de los alumnos de comunidades rurales de Chilpancingo se han suspendido por la violencia y los enfrentamientos armados.

El intercambio de balas entre grupos armados y miembros de la policía comunitaria Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (Upoeg) ha dejado más de una decena de muertos, así como bodegas y automóviles incendiados.

Debido a estos enfrentamientos, maestros y padres de familia se han visto obligados a cerrar los planteles educativos y dejar a los niños sin clases.

TAMBIÉN PUEDES LEER: Los 10 políticos de Guerrero asesinados en seis meses

Este miércoles, se suspendieron actividades en 32 escuelas de éstas comunidades de Chilpancingo y más de 2 mil 500 niños se quedarán sin clases hasta el próximo viernes.

Sin embargo, en esta ocasión la comunidad escolar advirtió que, de no haber mayores condiciones de seguridad bloquearán la Autopista del Sol para exigir no más enfrentamientos en los poblados de Buena Vista de la Salud, El Ocotito, Cajeles y Mohoneras.

En estos lugares tiene presencia el grupo delictivo Los Ardillos, quienes buscan un mayor control de la zona para el trasiego de drogas.

Los últimos enfrentamientos

En noviembre del 2017, una pugna a balazos en la comunidad de Buena Vista de la Salud dejó como resultado un hombre muerto y un policía herido. Las escuelas cerraron sus puertas.

Se trató de un intercambio de balas entre grupos armados y elementos del Ejército y la Policía Federal.

En diciembre de año pasado, dos grupos criminales descargaron sus armas y un hombre murió a causa de los balazos. Los estudiantes se quedaron sin clases.

El 8 de febrero de este año, 15 escuelas suspendieron actividades por los enfrentamientos de grupos criminales y policías comunitarios en Chilpancingo y Acapulco.

Días después, el 12 de febrero los estudiantes de estas comunidades también pierden clases por temor a que en el intercambio de balazos alguno de los alumnos resulte herido o asesinado.

Los maestros también han reportado robos de equipo escolar como computadoras y las instalaciones han sido vandalizadas.

Por su parte, el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo se comprometió a intensificar los operativos de seguridad en estas zonas y a proteger los planteles en las comunidades azotadas por la violencia.

Respecto a esta problemática, se ha pronunciado el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, por sus siglas en inglés), organismo que destacó como preocupante que la inseguridad deje sin clases a miles de alumnos en Guerrero.

“Nos preocupa mucho el impacto de la violencia en las comunidades, en el hogar, en las escuelas, las cuales están muchas cerradas por amenazas a docentes, por ejemplo, y por ello hay que pensar en modelos alternativos para garantizar el derecho de la niñez a una educación de calidad, fortaleciendo quizás modelos de educación a distancia”, resaltó el representante en México, Christian Skoog.

mvf