NACIÓN

El juicio de “El Chapo”: 11 grandes revelaciones

Joaquín Guzmán Loera, de 61 años, fue encontrado culpable por un jurado tras un proceso de 11 semanas de duración

  • REDACCIÓN
  • 12/02/2019
  • 15:44 hrs
  • Escuchar
El juicio de “El Chapo”: 11 grandes revelaciones
"El Chapo" Guzmán fue declarado culpable. (Especial)

Tras un largo juicio de 11 semanas, un jurado encontró culpable este martes a Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, de 61 años, enfrentó 10 cargos, entre ellos liderar una empresa delictiva y la importación y venta de grandes cantidades de narcóticos a los Estados Unidos. Probablemente ahora pasará el resto de su vida en prisión.

El juicio permitió a los fiscales detallar ampliamente el funcionamiento interno del cártel de Sinaloa de Guzmán, brindando una visión sin paralelo del tráfico internacional de drogas. Aquí hay 11 de los puntos más importantes, sin ningún orden en particular.

La corrupción en México es peor de lo que crees

Durante el juicio, casi todos los niveles del gobierno mexicano estuvieron implicados en sobornos, incluida la presidencia. Un testigo declaró que “El Chapo” le pagó a Enrique Peña Nieto, cuando fue presidente en 2012, 100 millones de dólares a cambio de permitir que el capo huyera.

Uno de los testigos, y fiscales federales, dijeron que un alto funcionario de seguridad del presidente Andrés Manuel López Obrador había aceptado un soborno multimillonario del cártel de Sinaloa en 2005.

Genaro García Luna, el ex secretario de Seguridad Pública, fue acusado de aceptar dos maletas llenas con 3 millones de dólares. Y se dijo que la Policía Federal mexicana, referida por un testigo como "nuestra gente", protegió a “El Chapo” después de su primer escape de la prisión en 2001.

Los narcotraficantes aman la cirugía plástica

Obtener demasiada cirugía plástica parece ser una regla no escrita en los libros de texto de narco. El narcotraficante Amado Carrillo Fuentes, conocido como “El Señor de los Cielos”, murió bajo el cuchillo de un cirujano, y varios testigos dijeron que pasaron por operaciones extensas.

Tirso Martínez Sánchez, quien ayudó a dirigir trenes llenos de drogas entre México y Estados Unidos para el cartel, dijo que tuvo varias operaciones de reconstrucción facial para alterar drásticamente su apariencia, deteniéndose sólo después de que comenzó a desangrarse durante su tercera operación.

Las más memorables fueron las características de tira cómica de Juan Carlos Ramírez Abadía, conocido como “El Chupeta”, que era el proveedor colombiano de cocaína de “El Chapo”. En el transcurso de varias operaciones, alteró estructuralmente la mandíbula, el pómulo, los ojos, la boca, las orejas y la nariz.

“El Chupeta” también trató de que le quitaran las huellas dactilares, probablemente causando un problema de circulación; casi constantemente usaba guantes para sostenerse. En la Corte, su piel enrojecida parecía cera derretida sobre su cuero cabelludo.

El Chapo” era paranoico

Según testigos, “El Chapo” invirtió mucho en equipos de escuchas telefónicas y de software espía durante décadas, y se obsesionó con las comunicaciones seguras en los años ochenta. Alrededor de ese tiempo, también comenzó a registrar obsesivamente las llamadas de su esposa, amantes, asociados y enemigos. Un asociado, Miguel Ángel Martínez, recordó que “El Chapo” le dijo: “Lo más importante en ese ambiente era saber lo que todos pensaban de ti. Quien sea, tus amigos, nuestros enemigos, tus compadres”.

Más tarde, Christian Rodríguez, un joven de veinte y tantos años. Experto de Colombia, desarrolló un sistema de software espía de más alta tecnología para teléfonos y computadoras que pertenecen a la esposa, amantes y asociados de Guzmán. “El Chapo” recibió informes de espionaje de rutina y también hizo un hábito de llamar a los asociados después de una transacción comercial; el segundo, invisible, llamado micrófonos ocultos activados que le permitieron escuchar sin el conocimiento de la persona.

La paranoia de “El Chapo” lo llevó a su caída.

El gobierno de los Estados Unidos utilizó los intrépidos sistemas de espionaje de “El Chapo” en su contra. Aunque Guzmán utilizó teléfonos BlackBerry y un sistema de filtro, que transmitía mensajes entre terceros para proteger la identidad de los remitentes, su sistema más completo fue diseñado por Rodríguez. Le permitió hacer llamadas desde una extensión segura de tres dígitos a otras partes de confianza en cualquier parte del mundo.

Sin embargo, Rodríguez aceptó cooperar con las autoridades estadounidenses luego de que FBI. Él entregó llamadas y mensajes de texto del sistema encriptado.

 

El gobierno estaba escuchando

El caso de la fiscalía se construyó a partir de cuatro investigaciones de escuchas telefónicas. Además de la intervención del sistema del Rodríguez, los fiscales también utilizaron escuchas telefónicas recopiladas por las autoridades de Colombia y la República Dominicana, así como una de las Investigaciones de Seguridad Nacional.

El gobierno recogió más de un millón de mensajes de texto entre los miembros del cártel.

El alcance mundial del cártel de Sinaloa.

Como cualquier buen negocio, el cártel de Sinaloa se globalizó, extendiéndose más allá de la frontera entre México y Estados Unidos a Colombia, Ecuador, Panamá, Belice, Honduras, Canadá, Tailandia y China.

Desde los comienzos de su carrera, Guzmán se acercó a los proveedores de cocaína en Colombia para recibir cocaína barata. Negoció tratos más baratos con los distribuidores al prometer que entregaría la cocaína más rápidamente, ganándole el apodo de “El Rápido” por su velocidad en canalizar la cocaína a través de túneles debajo de la frontera.

Mucha gente jugó un papel clave

El caso requirió la cooperación de varias agencias estadounidenses de aplicación de la ley, pero también requirió mantener a algunas autoridades mexicanas fuera de la mayoría de las discusiones.

Entre los cooperantes se encontraban el FBI, la Administración de Control de Drogas (DEA), Investigaciones de Seguridad Nacional y la Guardia Costera de los Estados Unidos. También participaron policías extranjeros y militares en Ecuador, Colombia y República Dominicana, así como policías locales en la ciudad de Nueva York, Chicago y Texas, y fiscales federales en Nueva York, Chicago, El Paso, Miami, San Diego y Washington.

Pero ni un solo oficial de la ley mexicana testificó. Víctor J. Vázquez, agente especial que ayudó a dirigir el arresto exitoso de “El Chapo” en febrero de 2014, dijo al jurado que la DEA y el Ejército mexicano mantuvieron intencionalmente a las autoridades locales mexicanas en la oscuridad pues debido a "el nivel de corrupción: usarlas de nuevo no iba a funcionar".

Lo que realmente quería hacer era dirigir

A “El Chapo” le encanta el centro de atención, incluso sus abogados lo admiten. Guzmán quería dirigir una película, y luego intentó establecer otra película con la estrella de telenovela Kate del Castillo. Ese contacto lo llevó a su infame entrevista con Sean Penn para Rolling Stone.

Y en la corte, “El Chapo” parecía emocionado al ver al actor Alejandro Edda, quien lo interpreta en "Narcos: México" de Netflix.

El cártel se sintió como “Juego de Tronos”

El cártel no era una unidad cohesionada, sino una federación faccionalizada en constante cambio, constantemente en guerra consigo misma. Guzmán ha peleado con sus primos, los hermanos Beltrán-Leyva, la organización Arellano-Félix y otros antiguos asociados cercanos.

Las muertes de líderes y amigos cercanos a menudo provocaron las guerras, que llevaron a las sangrientas muertes y lesiones de civiles y familiares inocentes en lugares públicos, incluido el asesinato en 1993 del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo en un aeropuerto de Guadalajara.

El cártel de Sinaloa movió muchas drogas

Las drogas de Guzmán llegaron a México y luego a los Estados Unidos en barcos y trenes de pesca, helicópteros y aviones, barcos semisumergibles y petroleros, cajas de zapatos y latas de chile. Aunque se cruzaron muchas más drogas de las que se incautaron, algunos éxitos notables para las autoridades incluyeron una incautación de 16 toneladas de un buque mercante en Panamá y una incautación de 6 toneladas fuera de Ecuador.

Aunque nunca sucedió, el cártel también discutió tratar de mover 100 toneladas de cocaína en un buque petrolero.

Un reclamo horrible nunca fue escuchado en la corte

En documentos no sellados el 1 de febrero, un testigo alegó que “El Chapo” violaba sistemáticamente a las niñas, y que prefería a los niños de 13 años a quienes consideraba "sus vitaminas".

También fue acusado de violar a una joven, quien testificó en su contra en el tribunal. Esa mujer, Lucero Guadalupe Sánchez López, se creía que era su ex amante y sollozó en el estrado mientras relataba su aventura con el capo. Justo antes de las deliberaciones, se publicaron pruebas sobre estos ataques, que se mantuvieron fuera de la vista del jurado porque se consideraron perjudiciales.

El artículo original en The New York Times

JGM