METRÓPOLI

Destruyen canchas para hacer lago en Magdalena Mixhuca

Vecinos y activistas ecológicos denunciaron la puesta en marcha de un proyecto así en una zona con problemas de abasto de agua

  • MARCO ANTONIO MARTÍNEZ
  • 01/03/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Destruyen canchas para hacer lago en Magdalena Mixhuca
Magdalena Mixhuca (Fotos: Marco Antonio Martínez)

La ex campeona nacional de ciclismo, Norma Angélica Mendoza, quien acudía a la Magdalena Mixhuca desde que tenía cinco años a rodar su bicicleta, lamenta que las áreas deportivas de uso común se han reducido para los ciclistas, para los atletas y para los deportistas en general. 

Vecinos y activistas ecológicos denunciaron la puesta en marcha de un proyecto que busca instalar una enorme área de actividades acuáticas en la Magdalena Mixhuca, en una zona con problemas de abasto de agua.

LEE TAMBIÉN: Colonias unen fuerzas contra parquímetros en CDMX

Dicho espacio de actividades acuáticas forma parte del proyecto donde se instalará un estadio de beisbol, una zona comercial y un salón de la fama del Rey de los Deportes.  Esa zona era ocupada antes por 15 canchas de basquetbol y 4 futbol.

Norma Angélica recuerda que hasta hace algunos años a los ciclistas les permitían entrar al Autódromo Hermanos Rodríguez, que forma parte de las instalaciones de 150 hectáreas, pero ahora eso sólo ocurre en horarios restringidos, muy de mañana.

Mendoza era además entrenadora de un equipo juvenil de ciclismo de ruta con cuyos integrantes hacía ejercicio en la Magdalena, pero ante la falta de espacio ella y sus alumnos debieron dejar de practicar, pues la otra opción era hacerlo en la carretera y eso significaba algunos riesgos, dijo a La Silla Rota.

Por su parte Alberto Rosas, vecino de la Agrícola Oriental, una de las colonias aledañas, recuerda que incluso hace muchos años hubo una zona de tiro con arco, una cancha de hockey sobre pasto y una enorme resbaladilla de caracol. Todo eso desapareció.

A lo largo de los años esas y otras áreas como una de asadores donde las familias acudían los fines de semana, se han perdido para dar lugar a la remodelación del Autódromo o a obras nuevas.

La más reciente que ha acabado con espacios deportivos es el inicio de la construcción de un área de actividades acuáticas, cercana a la construcción del nuevo estadio de Los Diablos Rojos del México. Para hacer dicho lago, que ahora luce como una gigantesca alberca inflable, con una especie de isla en medio, se destruyeron cinco canchas de basquetbol.

Fue precisamente el lago lo que convocó a vecinos a organizar este jueves 1 de marzo una manifestación.

Además de la protesta, los vecinos e integrantes de la organización Ecoactivistas hicieron un recorrido, donde mostraron como cada vez el cemento se apropia de una zona anteriormente arbolada y de suelo con tierra.

Edith González, una de las integrantes de Ecoactivistas afirmó que el Instituto del Deporte (Indeporte) es el que administra la zona, y cada vez aparecen más zonas comerciales en detrimento de los deportistas de a pie.

Todo comenzó en 2015 cuando se construyó el estadio de beisbol. Forma parte del Centro Deportivo Alfredo Harp Helú, que además del estadio para 21 mil 474 espectadores y  621 cajones de estacionamiento, incluirá una plaza comercial, un museo, oficinas, restaurante y zona de comida rápida, que abarcará 7.8 hectáreas, y para la cual se talaron mil árboles, a los que deben agregarse mil 500 para la remodelación del autódromo, afirma.

Pero además el área de actividades acuáticas o lago como lo llaman los ecoactivistas, se ubicará dentro de una zona que colinda con nueve  colonias de tres delegaciones –Iztacalco, Iztapalapa y Venustiano Carranza- y cuyo común denominador es que padecen por la falta de agua.

“¿De dónde sacarán el agua para rellenar el lago?”, se preguntaron ella y otros activistas.

La activista dijo que incluso el sistema de riego que anteriormente había en la Magdalena se fue a la deriva, por tanta construcción nueva, y las asociaciones que manejan las canchas de futbol concesionadas deben comprar agua cada tercer día a través de pipas a cambio de 800 pesos, para mantener el pasto verde.

Consideró que se trata de una política de concesión de espacios deportivos contra una política social deportiva, cuya obra más reciente es el estadio que estaba programado para inaugurarse en abril, pero aún no está listo.  

De acuerdo con González, han solicitado al Indeporte datos de los proyectos y su impacto, mediante solicitudes de información, pero el instituto les ha dicho que no tiene información.

Adelantó que intrepondrán un amparo en contra del acto administrativo por el cual se están construyendo estos proyectos de alto impacto y buscarán impulsar que se integren a los ciudadanos.