CARLOS GASTÉLUM

CARLOS GASTÉLUM

Nací en Sinaloa y, desde hace 14 años, resido en la Ciudad de México. Trabajo como Socio en Públika Consultores, un espacio que empodera a las empresas del sector privado para que participen eficazmente en la conversación pública.

De joven inicié como un técnico electricista que se apasionó por las relaciones internacionales y la academia, para luego especializarse en los temas de administración pública y el derecho. De ahí mi paso por la licenciatura en Estudios Internacionales y la maestría en Estudios de Estados Unidos y Canadá, ambas en la Universidad Autónoma de Sinaloa; después en la maestría en Administración y Políticas Públicas en el CIDE y en la licenciatura en Derecho por la UNAM. Entre esos años realicé estancias en la Universidad de Alberta, en Canadá, y en Sciences-Po París.

Mi formación profesional inició en los tiempos universitarios, en el Consejo Municipal de la Juventud en Culiacán. Mi primera experiencia de responsabilidad fue la fundación de AIESEC Culiacán, un capítulo local de una organización juvenil global enfocada a construir la paz y el desarrollo intercultural mediante intercambios profesionales. Esta participación me permitió a ser Consejero Universitario, en dos ocasiones, en la Universidad Autónoma de Sinaloa.

Posteriormente, fui académico en la UAS en donde impartí clases, publiqué ensayos sobre temas del posmodernismo y la función del Estado, y participé como ponente regular en eventos nacionales e internacionales. A los dos años, decidí insertarme en el entendimiento público de México mediante la realización de estudios en la capital.

En 2009 inicié mi formación como Consultor. Primero en Estrategia Total y, desde 2014, en Públika Consultores. Durante 12 años he acompañado a actores públicos, privados y sociales en sus procesos de pensamiento estratégico. En traducir sus desafíos en alternativas de solución, de abstraer ideas complejas en estructuras mentales claras y entendibles.

Soy un convencido de que la democracia es la mejor plataforma para construir un diálogo abierto, franco y plural sobre qué país deseamos y cómo podemos hacerlo. También creo que es una plataforma que llama a una urgente renovación: de ver hacia ideas nuevas, con voces frescas y propuestas innovadoras. Sobre todo: el de pensar estratégicamente a México.

Tengo una admiración por las disciplinas del espíritu, el cuerpo y la mente; y soy un optimista de que la trascendencia humana puede conseguirse mediante el humanismo y la razón.