Leyendas

Aterradores relatos: Las leyendas ocultas de la Ciudad de México

La Ciudad de México guarda aterradores relatos que con el tiempo se han vuelto leyendas que forman parte del folclore popular

REDACCIÓN 01/11/2018 08:13 p.m.



La Ciudad de México tiene un extenso territorio y millones de habitantes; sus calles, edificios y plazas albergan leyendas que reflejan el misticismo y sincretismo de la cultura popular, transmiten valores e imaginarios sobre la vida y la muerte, lo masculino y lo femenino, la moral y la injusticia, las sanciones y las recompensas.

Las leyendas forman parte de la cultura oral mexicana, tienen décadas de historia, pasan de una generación a otra y de alguna manera son responsables de la distorsión de los hechos reales. Poco a poco estas historias tomen tintes mágicos, que en muchos jurarían son ciertos.

ESTAS SON ALGUNAS DE LAS LEYENDAS DE LA CIUDAD DE MÉXICO QUE SIGUEN OCULTAS ENTRE SUS PAREDES:

LA PLANCHADA

Cuenta la historia que una joven de nombre Eulalia comenzó a trabajar en un hospital como enfermera, ella siempre vestía impecable, sin una arruga en su ropa y atendía con singular alegría a sus pacientes. En este hospital ella conoció el amor por primera vez, aunque no fue bien correspondida, ya que el doctor del que ella se enamoró no la quería como ella creía. Sin embargo lograron convertirse en novios, pero un día el doctor la abandonó para irse de luna de miel con su verdadera esposa.

Esto le rompió el corazón a Eulalia y desde este día el trato que ella tenía con los pacientes cambió drásticamente; Se convirtió en una enfermera fría y descuidada, además de malhumorada, su desdicha la hacía cometer errores con los pacientes casi al grado de hacerlos perder la vida.

Pero un día la enfermedad cayó sobre ella para convertirse entonces en una paciente más del mismo hospital Juárez. Nunca se repuso y poco antes de morir tuvo la lucidez de arrepentirse de los malos tratos que tuvo con sus pacientes y prometió que ella cuidaría de ellos en el hospital después de su muerte.

Desde ese día se dice que una enfermera de rostro borroso increíblemente presentable y bien planchada, vaga por los pasillos y habitaciones del hospital cuidando a los pacientes (sobre todo aquellos delirantes), suministrándoles sus medicamentos y ayudando a sus compañeras quienes también creen haberla visto.

EL CALLEJÓN DEL DIABLO

En la colonia Insurgentes Mixcoac se encuentra este famoso corredor, cuentan que después de que el sol se oculta nadie se atreve a pasar por ahí. La leyenda dice que en este lugar muchos años atrás un joven hizo un pacto con el diablo y desde entonces está embrujado y quien por ahí pase puede encontrarse con el demonio.

Cierto día un joven escuchó la leyenda y dicen que se envalentonó y se atrevió a decir que iría a ese callejón al caer la tarde, él no le temía a nada y demostraría que no existía tal cosa como el diablo.

Entonces en la madrugada se dirigió a este sitio con algunos amigos quienes no se atrevieron a cruzar el callejón, él burlándose del miedo de sus compañeros comenzó a caminar y justo cuando llegó a la mitad, el mismito diablo se le apareció y se lo llevó en un abrir y cerrar de ojos; desde entonces no se sabe nada de él. Los amigos asustados corrieron y se dice que jamás hablaron del asunto que presenciaron, pero algunos de ellos vivieron en una constante paranoia.

LA CASA DE DON JUAN MANUEL

Ubicada en la calle que ahora se llama 20 de noviembre, en el Centro Histórico, se encuentra lo que es una enorme casa colonial, en ella vivía hace muchos años un señor acaudalado de nombre Juan Manuel de Solórzano, quien estaba casado con una de las más bellas mujeres de la época, lo que causaba los celos de don Juan Manuel. Él sospechaba que su esposa lo engañaba y envenenado por esta idea, un día logró contactar al diablo, a quien le pidió le dijera la verdad sobre su esposa y el amante.

El diablo al ver su desesperación se aprovechó de él y lo engañó pidiéndole que todas las noches a las once en punto saliera a matar al primero que pasara por ahí y así el demonio le ayudaría a que nadie se enterara, de esta forma mataría al amante de su esposa. Don Juan Manuel realizó este ritual noche tras noche, hasta que un día asesinó a uno de sus sobrinos que le había ido a buscar a esa justa hora.

Desde esa noche el Don dejó de cumplir con el trato y días después se le encontró muerto, desde entonces la leyenda cuenta que quien pase afuera de esa casa será interceptado por don Juan Manuel quien preguntará la hora y si la persona contesta "Son las 11" será asesinada sin dejar rastro alguno de su crimen.

PANCHITA

La colonia Roma es sede de uno de los edificios más hermosos, junto a la Plaza Río de Janeiro entre Orizaba y Durango se encuentra la casa de las brujas, aquí en este lugar vivió Panchita, toda una celebridad en su época. Ella era una bruja-chamán, se le conocía por sus efectivos hechizos al grado de ser frecuentada por toda clase de personas: Presidentes y sus esposas, gente de la farándula y personajes importantes eran vistos por ahí muy seguido.

Panchita siempre fue una buena persona y aprovechó sus dones para ayudar a los demás; Sin embargo, después de su muerte su espíritu se quedó en este lugar y cuentan los vecinos que aún hoy en día se le puede ver entre los pasillos del edificio jugando bromas a los inquilinos y asomándose por las ventanas.

Bárbara Guerrero, doña Panchita, sigue su labor de ayuda y solución a los problemas de los desesperados que de repente la han visto aparecerse frente a ellos, con gusto les ayudará con la finalidad que ellos le ayuden a penar en su muerte, y así ella pueda cumplir con los acuerdos que hizo en vida con otros espíritus y pronto pueda obtener su eterno descanso.

LA CASA DE LA TÍA TOÑA

Sobre la Avenida Constituyentes cerca del Panteón Dolores se ubica esta casa, cuentan que en ella vivía una señora que era muy buena con los desamparados, ella los alimentaba y les daba cobijo, incluso llegó a adoptar a varios niños pobres. Toña era una mujer sola y lo que menos quería era pasar el resto de su vida sin compañía, ya había sufrido bastante por años después de la muerte de su marido.

Pero por desgracia estos niños no eran buenos con ella, a pesar de todo lo que Toña hacía por ellos, algunos le robaban lo poco o mucho que tenía. (Se dice que ella guardaba una gran fortuna que su marido le dejó) al no tener muchos valores, los jóvenes no respetaban mucho a Toña y en su rebeldía llegaron a desaparecer objetos de valor que guardaba la casa.

Un día ella entró en tal desesperación por la ingratitud de sus inquilinos que en un arranque de ira los mató a golpes, a todos y cada uno de ellos, enseguida los arrojó por el barranco. Después de este suceso ella se encerró en su cuarto y se quitó la vida arrepentida de su acto. Nadie supo más de Toña pero se dice que su silueta se puede ver flotando en la recamara principal, a la vez también se escuchan sonidos de jóvenes que atormentan aún el espíritu de Antonieta.

LA MOIRA

Se cree que es la casa más embrujada de la ciudad, ubicada en la colonia san Miguel Chapultepec, en la calle José Vasconcelos con el número 135, (En donde actualmente es un centro cultural) se vive todos los días una historia extraña y poco conocida. La leyenda ya tiene tiempo pero no se sabe a ciencia cierta cómo es que empezó todo, pero resulta que en una de sus habitaciones se encontró el cuerpo de un hombre colgado sin identificación alguna, desde entonces la casa estuvo abandonada.

Cierto día unos niños pasaron frente a ella y al recordar las leyendas que se hablaban de ella, decidieron entrar. Uno de los niños de nombre Marco, entró sin problemas como si la casa lo invitara, recorrió cada pasillo y cuarto, hasta que encontró el cuerpo de un hombre colgado de una cuerda en medio de la habitación, Marco lo miró fijamente y el hombre colgado abrió los ojos, lo miro y sonrío.

 

Marco salió corriendo de ahí y no regresó hasta muchos años después para tratar de asegurarse que lo que recordaba nunca pasó, pero al entrar a la casa que nuevamente lo invito a pasar, recorrió de nuevo todos los pasillos y al llegar al cuarto descubrió que ya no estaba aquel hombre colgado, ahora solo estaba la cuerda vacía.

De repente las puertas de las habitaciones se cerraron y ahora él ya no podía salir, no se supo más de Marco por mucho tiempo, hasta que lo encontraron colgado de una cuerda en la misma habitación; Si vas de curioso por ahí, no dejes que la puerta te invite a pasar, quizá sea una historia de nunca acabar.

LA LLORONA

En el México colonial y aún en la actualidad, la Llorona es una mujer que se aparece en la noche, a veces en las encrucijadas de los caminos, con cabello largo y vestida de blanco, llamando con fuertes llantos y aterradores lamentos a sus hijos.

La Llorona como tal surge en la época de la Colonia, sin embargo sus antecedentes son mucho más antiguos, tanto que se pierden en los mitos prehispánicos y se fundan en diversas representaciones de diosas madres como Cihuacóatl, Coatlicue o Tonantzin.

En la actualidad cualquiera que viva cerca de un río, presa o algún lugar que contenga agua, aseguran haber visto su presencia además de escuchar sus aterradores lamentos.

EL COCO

¿Alguna vez te asustaron con un alarmante "¡Te va a llevar el coco!"? Seguramente sí, y déjame decirte que el Coco sí existe, aunque no es un monstruo, como lo imaginas, sino que es algo mucho peor que se llevó a más de veinte millones de personas.

Sucedió después de la invasión a Anáhuac por los europeos, cuando comenzaron a aparecer las epidemias causadas por las enfermedades llegadas de su mundo y que acabaron con más del cincuenta de la población nativa entre 1529 y 1570.

"Coco" proviene de la palabra náhuatl "cocoliztli" que significa enfermedad, mal, peste o epidemia. Sin embargo, este término dejó de usarse como la generalización de un padecimiento para hacer la referencia específica a las enfermedades traídas por los europeos.

Tristemente, fue esta el arma más letal de españoles contra los nativos, pues no tuvieron aquellas armas para defenderse. Entre las enfermedades traídas se encuentran la viruela, la peste bubónica, el sarampión, la fiebre tifoidea, la malaria y la rabia canina.


nl

LEA TAMBIEN


"Brujas", historias que relatan el misticismo mexicano

"Brujas", fotografías y relatos que hablan del misticismo y surrealismo que aún sobrevive en México


LEA TAMBIEN


Historias reales que inspiraron los escalofriantes guiones de estas cintas de terror

¡La realidad supera a la ficción! Los guiones de estas cintas se basan en escalofriantes hechos y personajes de la vida real

LEA TAMBIEN


Turismo negro, los lugares más insólitos, peligrosos y escalofriantes para vacacionar

En la actualidad los viajeros están ávidos de nuevas experiencias, ya no se conforman con paisajes bellos y lugares de descanso, ahora buscan adrenalina

LEA TAMBIEN


Documentales mexicanos: Crudos relatos sobre la vida en México

Cineastas mexicanos han dado voz a los que no la tiene a través de crudos relatos que cuentan una realidad que vive en las sombras







Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información