Gobernador de Guerrero presume que el año pasado hubo 6 homicidios menos que en 2016

El gobernador Héctor Astudillo Flores indicó que en 2017 disminuyó el número de homicidios dolosos en Guerrero respecto al 2016

Chilpancingo (La Silla Rota).- El gobernador Héctor Astudillo Flores indicó que en 2017 disminuyó el número de homicidios dolosos en Guerrero respecto al 2016, y  resaltó que hubo un “extraordinario” periodo vacacional en los principales sitios turísticos del estado.

En su primera conferencia de prensa de este año realizada en la Sala de la Alegría de Casa Guerrero acompañado por el Fiscal General del Estado, Javier Olea Peláez, el secretario de Seguridad Pública, Pedro Almazán Cervantes y el Secretario de Finanzas y Administración, Héctor Apreza Patrón, el gobernador dijo que a comparación del 2016 hubo una baja de siete homicidios en relación al año recién terminado, es decir de 2 mil 280 en 2016 a 2 mil 273 registrados en el 2017.


NOTAS SOBRE EL TEMA

La Margot, la sicaria con el poder de bajar aviones de carga

Margarita García Méndez, La Margot, sabía que su vida como comerciante no le daría los lujos que ella soñaba y por eso decidió unirse a los sicarios Los Zetas


Señaló que la principal causa del elevado número de homicidios en el estado es por la disputa entre bandas del crimen organizado por el control del cultivo y trasiego de la amapola.

Astudillo Flores insistió en que una de las alternativas para disminuir la violencia en Guerrero, relacionada con el cultivo de la Amapola es darle un uso medicinal.

Mencionó que en el primer día del 2018 no hubo homicidios dolosos en Guerrero.

En relación a los seis homicidios ocurridos el pasado domingo 31  en la comunidad de Pandoloma, municipio de San Miguel Totolapan Astudillo sostuvo que no estaba confirmado aunque en una intervención el Secretario de Seguridad Pública mencionó que existía el reporte por parte del alcalde de ese municipio.


NOTAS SOBRE EL TEMA

Lo matan por "raptar" a su novia antes de casarse

En el Istmo de Tehuantepec hay una tradición de antaño para los enamorados: "raptar a la novia" antes de casarse, y después pedir permiso