Alternancias desde Fox hasta López Obrador

Alternancias desde Fox hasta López Obrador

Las transiciones en los últimos 18 años tienen un denominador común: el desgaste del régimen político y la inconformidad social

NACIÓN
  • ESTÉFANA MURILLO
  • 29/11/2018
  • 09:30 p.m. hrs
  • Escuchar

A partir del 1 de diciembre, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) será protagonista de la tercera transición que, en los últimos 18 años, ha tenido lugar en el país a nivel presidencial.

Junto a Vicente Fox, en el 2000, y a Enrique Peña Nieto, en el 2012, es el personaje a quien el hartazgo social y la exigencia de un cambio en la manera de hacer gobierno, le permitieron alcanzar el máximo cargo de representación en el país.

Cada período de transición tiene sus particularidades y cede a sus propias causas, pero de acuerdo con politólogos entrevistados por La Silla Rota, al mismo tiempo tienen un denominador común: el desgaste del régimen político y la inconformidad social.

TRANSICIÓN CON AMLO

Para los politólogos Ulises Corona, José Fernández Santillán y Javier Santiago Castillo, el desgaste del sistema político y la crisis en los partidos políticos que habían prevalecido en el país, dieron pie a que Andrés Manuel López Obrador encabezara la tercera transición en casi dos décadas.

De acuerdo con Ulises Corona, analista y catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el triunfo de López Obrador tuvo su origen en la impunidad, corrupción y en el gran vacío de poder durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, que está por concluir.

Se llegó a niveles de burla, de pena, siguen saliendo las cuentas de empresas fantasma, los desvíos de los gobernadores, los desfalcos en Sedesol y Sedatu. Fueron grandes los niveles de corrupción e impunidad y se optó por la única opción que había. Además, influyó el desgaste de un sistema político que buscó una renovación desde el año 2000, con la primera transición, y que tampoco generó un cambio trascendental”.

En ello coincide Javier Santiago Castillo, ex consejero del INE y experto en materia político electoral, para quien el triunfo -con amplio margen- del político tabasqueño fue posible debido a la inconformidad social.

Hubo un caldo de cultivo bastante favorable para Andrés Manuel López Obrador, en el que el primer elemento de la fórmula fue la inconformidad social, pero también logró diferenciarse del resto de los políticos, lo que le permitió sumar a personajes de las más diversas posiciones políticas e ideológicas”, expresó.

Consultas de AMLO, para fortalecer su base y elevar popularidad: analistas

¿EN QUÉ SE DIFERENCIA LA TERCER TRANSICIÓN DE LAS ANTERIORES? 

De acuerdo con José Fernández Santillán, doctor en Ciencia Política y profesor del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), se mezclaron diversos factores previos a la tercera transición que está por iniciar, uno de ellos tiene que ver con el hartazgo.

Sin embargo, a diferencia de los años 2000 y 2012, la transición con AMLO tuvo más fuerza ya que no sólo habrá un cambio a nivel presidencial, sino también se alcanzó una mayoría casi absoluta en el Congreso. Es decir, son los contrapesos los que hacen diferente esta nueva etapa.

López Obrador, a diferencia de lo que ocurrió en otros momentos de transición, sí tiene la mayoría en el Congreso y mayoría representativa en 19 congresos estales, cosa que no tenía Vicente Fox. Incluso el nivel de representación es mayor al que tuvo Peña Nieto, pero ahora no hay ningún contrapeso. Vamos a tener un partido mayoritario que domina el Congreso, y eso le da un soporte enorme al presidencialismo”, explicó.

Además, la llegada al poder de un nuevo partido político también dio como resultado, de acuerdo con el experto, una sociedad polarizada en un nivel que no se había registrado en las transiciones previas.

Por su parte, Javier Santiago añade que la “visión centralista” es otro factor que distingue este momento.

No dudo que haya buena voluntad con una serie de propuestas del nuevo gobierno, pero lo que no hay es la visión de fortalecer instituciones para hacer que las políticas públicas tengan largo aliento, sino que son acciones voluntaristas y, por otro lado, se está buscando reformar la Constitución en aspectos clave, como es en temas de seguridad, administración pública, que tienen aspectos de retroceso, pues estamos ante una visión exacerbadamente centralista”.

Para el analista y catedrático, Ulises Corona, “la alternancia está pendiente, no se ha completado, de hecho, se ha estado interrumpiendo sexenalmente, la verdadera alternancia del poder no ha sido más que un cambio de personalidades en un mismo sistema político mexicano”.

LA TRANSICIÓN CON VICENTE FOX

En el año 2000, con Vicente Fox, se dio la primera alternancia política después de 71 años ininterrumpidos de gobiernos priistas.

Para los expertos, este fue un momento “esperanzador” caracterizado por un fenómeno nunca antes visto: el voto útil a favor de un candidato que prometía cambiar el modelo de gobierno.

A decir del ex consejero del INE, Javier Santiago, “lo que hubo con la llegada de Fox fue euforia. Vicente Fox logró un voto útil con sectores de la izquierda nunca antes visto, aunque más tarde se descubrió que la alternancia no se consolidó y que incluso PRI y PAN compartieron el mismo modelo neoliberal”.

El catedrático de la UNAM, Ulises Corona, consideró que Vicente Fox ganó gracias a su carisma y al hartazgo hacia el partido hegemónico del PRI.

Me parece que su llegada vino a refrescar la democracia, independientemente de los logros y aciertos, la llegada de Vicente Fox vino a dar un cambio cuantitativo y cualitativo al juego democrático que tuvo el sistema político mexicano. Nunca se pensó, hasta ese momento, que el PRI fuera a perder, pero se manifestó el hartazgo hacia el viejo sistema, la gente apostó por un cambio sin que se precisara qué tipo de cambio y aunque Vicente Fox nunca fue un estadista las circunstancias cambiaron para el bien de la democracia”.

Fernández Santillán destacó que el primer ex presidente emanado del PAN, tuvo la innegable virtud de acabar con 71 años de gobierno ininterrumpido del PRI, lo que también significó solidez de las instituciones electorales.

Fox fue carismático y atrajo el voto no solamente de los panistas, sino de la gente que quería un cambio. Sin embargo, a diferencia de esta transición, Fox tuvo a un congreso que no era de su partido, y eso dificultó las cosas”.

EL RETORNO DEL PRI DURANTE SEIS AÑOS

El segundo periodo de transición registrado en el país fue el que permitió una ligera recuperación del PRI con su retorno a la silla presidencial, en la figura del presidente Enrique Peña Nieto. Su regreso al poder habría de durar solo un sexenio.

Sobre este segundo momento, Javier Santiago consideró que fue posible debido fundamentalmente a que el PAN “no logró contener la violencia generada por la delincuencia organizada; además de que la política económica benefició a amplios sectores de la población, pero no a las minorías. “Esto dio origen a un rechazo hacia el gobierno”.

De acuerdo con Fernández Santillán, el PAN perdió en el 2012 por otro factor que tuvo que ver con la recuperación del PRI, en la que los gobernadores emanados de esta fuerza política fueron un elemento clave.

Todo mundo daba por muerto al PRI, sin embargo, para el 2009 el PRI había tenido una recuperación en una fórmula que consistió en reunir a los gobernadores, que en ese momento eran 20. Se pusieron a hacer trabajo político, se unieron, hicieron política y respaldaron a Enrique Peña Nieto (…) Nadie pensaba que el PRI fuera a recuperarse y sin embargo se recuperó con un enorme poderío y logró instaurar un modelo neoliberal, tecnócrata que también terminó en fracaso”.

mlmt