NACIÓN

Los abogados más polémicos y poderosos de México

Estos personajes se caracterizan por tener polémicos clientes, crímenes sobre sus hombros, e incluso piezas importantes en la política mexicana

  • RODRIGO GUTIÉRREZ GONZÁLEZ
  • 12/07/2019
  • 17:07 hrs
  • Escuchar
Los abogados más polémicos y poderosos de México

En el marco del Día del Abogado, en La Silla Rota te presentamos a algunos de los abogados más polémicos de la vida pública de México. Estos personajes se caracterizan por tener polémicos clientes, crímenes sobre sus hombros, e incluso piezas importantes en la política mexicana.

JUAN COLLADO

 

El abogado del momento es Juan Ramón Collado Mocelo, detenido el pasado 9 de julio por delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita. Collado Mocelo es conocido por ser el defensor de varios de los políticos y empresarios más poderosos del país.

En su larga lista de clientes destacan el expresidente Carlos Salinas de Gortari, su hermano Raúl; el líder sindical petrolero, Carlos Romero Deschamps, quien incluso lo acompañaba cuando fue detenido; Alejandro Gutiérrez, exsecretario general adjunto del PRI; así como los exgobernadores de Quintana Roo, Mario Villanueva y Roberto Borge.

Tomó el caso del empresario argentino Carlos Ahumada, protagonista de los llamados “video escándalos”; defendió a Angélica Fuentes de la disputa legal con su expareja Jorge Vergara, e incluso le ayudó a litigar la custodia de sus hijas.

Su último cliente fue la expareja presidencial, Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera, a quienes divorció al terminar el sexenio pasado, presume ser amigos de ambos. También es conocido por contraer matrimonio con dos mujeres del espectáculo: Leticia Calderón, de quien se divorció para luego casarse con Yadhira Carrillo.

El caso que ahorras enfrenta, por el cual ya le congelaron cuentas bancarias por 86 millones de euros en Europa, salen a relucir nombres como el de los expresidentes Salinas de Gortari y Peña Nieto.

EL JEFE DIEGO

 

Diego Fernández de Cevallos, “El Jefe Diego”, líder moral panista y excandidato presidencial, es uno de los abogados más reconocidos del país. Poseedor de un bufete de abogados, este ha ganado innumerables litigios contra el Estado, con el cual se hizo ve varios millones de pesos.

El caso más sonado fue el litigio protagonizado por Jugos del Valle, empresa que pedía una millonaria devolución de impuestos al Estado Mexicano en 1996, durante el sexenio de Ernesto Zedillo. Varios abogados tomaron el caso, pero nada sucedió.

Sin embargo, cuando Fernández de Cevallos tomó el caso consiguió ganar el litigio y Jugos del Valle recuperó cerca de mil 800 millones de pesos. Esto a dos meses apenas de que el gobierno de Vicente Fox –panista– llegara al poder.

Varios blanquiazules y priistas han estados ligados a este bufete del “Jefe Diego”: Fernando Gómez Mont, quien fuera secretario de Gobernación de Felipe Calderón; Arturo Chávez Chávez, ex titular de la entonces Procuraduría General de la Republica (PGR), también con Calderón Hinojosa; y Antonio Lozano Gracia, exprocurador en el gobierno de Ernesto Zedillo.

Otro de los casos de Fernández de Cevallos fue el del excandidato presidencial del PAN, Ricardo Anaya, quien fue acusado de lavado de dinero. “El Jefe Diego” llevó el proceso que terminó con la exoneración del caso.

Durante las acusaciones, en medio de la contienda electoral del año pasado, un video de Anaya y Diego llegando a las instalaciones de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido) se filtró.

Por si fuera poco, “El Jefe Diego” apareció en julio de 1997 como representante legal de dos empresas: el hospital Santa Mónica y la funeraria García López, lugares donde murió y fue velado, respectivamente, Amado Carrillo Fuentes, “El Señor de los Cielos”, líder del cártel de Juárez.   

JAVIER COELLO TREJO

 

Antes de Juan Collado, Javier Coello Trejo era quien se llevaba las portadas de los medios nacionales.

Este abogado, primero, defendió a Mónica García Villegas, directora del colegio Enrique Rébsamen, que colapsó tras el sismo del 19 de septiembre de 2017, donde murieron 26 personas. Sin embargo, dejó de defenderla cuando sin su consentimiento se entregó a las autoridades capitalinas, luego que se emitiera una recompensa de 5 millones de pesos por su captura.

Javier Coello Trejo estuvo en el centro de las discusiones sobre si García Villegas había sido detenida, como lo sostuvo la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX), o se entregó para que sus familiares recibieran la recompensa –como esto último sucedió– según dijo desde un principio el abogado.

Volvió a los titulares cuando el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, fue inhabilitado por la Secretaría de la Función Pública (SFP), congeladas sus cuentas a petición de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), y liberada una orden de aprehensión en su contra solicitada por la Fiscalía General de la República (FGR).  

Coello Trejo sería el abogado defensor de Lozoya, de quien sostuvo era un perseguido político y solicitó que Enrique Peña Nieto, así como otros miembros del exgabinete, fueran llamados a declarar. Solicitud que por cierto fue negada.

Sin embargo, Coello Trejo tiene un pasado oscuro, más que el de defender a personajes como Lozoya y García Villegas. Su paso por la procuración de justicia es oscuro, pasaje que le costó el apodo de “Fiscal de Hierro”.

Primero, en el sexenio de José López Portillo fue designado fiscal especial para el combate a la corrupción, donde presumió de investigar a alrededor de 3 mil funcionarios y empresarios, encarcelando a mil 200. Luego, como secretario de gobierno en Chiapas, fue señalado de ordenar torturas, desapariciones y siembra de pruebas a opositores, maestros y estudiantes.

En el gobierno de Carlos Salinas de Gortari fue nombrado subprocurador de Investigación y Lucha contra el Narcotráfico, donde detuvo al narcotraficante Miguel Ángel Félix Gallardo, “El Jefe de Jefes”, líder del extinto cártel de Guadalajara; así como al líder del sindicato petrolero, Joaquín Hernández Galicia “La Quina”.

Sus éxitos en la procuración de justicia eran tantos como los señalamientos de tortura y vínculos con el narcotráfico, un ejemplo de eso fue la creación del equipo antinarcóticos “Grupo Tiburón”, comandado por Guillermo González Calderoni, uno oscuro policía señalado de venderse al mejor postor en el mundo del narcotráfico.

Actualmente, además de defender a Lozoya, es abogado de Alejandro Gertz Manero, titular de la FGR. Es decir, representa a quien acusa a uno de sus clientes, lo que evidencia un claro posible conflicto de interés.

JOSÉ LUIS NASSAR DAW

 

Calificado en su momento como el penalista más influyente del país, José Luis Nassar Daw parte de una familia con amplio conocimiento en materia, junto a su hijo José Luis Nassar Peter encabezan el despacho Nassar Nassar y Asociados.

Su importancia penal ha provocado que casos polémicos caigan en sus manos, como por ejemplo el del futbolista Rafael Márquez, quien fue acusado en 2017 por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos  de ser el prestanombres del narcotraficante Raúl Flores Hernández.

También defendió a Ángel Isidoro Rodríguez, “El Divino”, acusado de realizar múltiples fraudes y malos manejos en sus instituciones financieras, como por ejemplo haberse concedido a sí mismo 400 millones de dólares en préstamos. Fue exonerado de todos los cargos en su contra.

Fue uno de los innumerables abogados de Raúl Salinas de Gortari, representó a Lizzete Farah, madre de Paulette, la niña que murió en extrañas condiciones en su casa en 2010.

Sin mencionar que defendió a Belinda cuando fue acusada de evasión de impuestos y a Belén Coronado, podóloga de Chivas, que acusó al entrenador Ricadro La Volpe de acoso sexual.

MARCO ANTONIO DEL TORO

 

Conocido por defender a integrantes de lo que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha bautizado como “La Mafia del Poder”, Marco Antonio del Toro ha tomado en varias ocasiones los reflectores.

Elba Esther Gordillo, exlidersa sindical de maestros; Javier Duarte, exgobernador de Veracruz; y Napoleón Gómez Urrutia, líder del gremio minero –todos acusados de corrupción–; son algunos de los casos que ha llevado. A Gordillo la liberaron, Duarte recibió una condena menor y Gómez Urrutia ni siquiera piso la cárcel.

También ha sido abogado del exgobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval; del expresidente Vicente Fox; y hasta del cantante Alejandro Fernández.

IGNACIO GONZÁLEZ PARADA

 

Rafael Caro Quintero, “El Narco de Narcos”, líder del cártel de Guadalajara, fue liberado en 2013 por violaciones al debido proceso en el caso del asesinato de Enrique Camarena Salazar, agente antidrogas estadunidense.

El juez determinó que Caro Quintero no debió ser juzgado por tribunales federales sino por uno estatal, pues la víctima no era un funcionario diplomático ni oficialmente formaba parte del cuerpo consular estadounidense.

Detrás de esta liberación está el abogado Ignacio González Parada, quien un año después fue acusado por el gobierno de Estados Unidos de formar parte de la organización criminal de Caro Quintero y Juan José Esparragoza, “El Azul”.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos sostuvo que González Parada sobornó y ayudó a administrar activos y propiedades obtenidas de manera ilícita por ambos capos. Junto a él también fueron señalados Janette Iliana González Linares y José Aviña Bribiesca, hija y yerno de Ignacio.  

JUAN VELÁSQUEZ

 

La experiencia de su trabajo se evidencia en el apodo que carga, “El Abogado del Diablo”, es Juan Velásquez, un abogado que ha representado a varios de los políticos más poderosos y polémicos del país.

Entre dichos personajes destacan los expresidentes Luis Echeverría, José López Portillo y Carlos Salinas; el poderoso y oscuro Arturo “El Negro” Durazo, exjefe de la policía capitalina.

También representó a Diana Laura Riojas, excandidato presidencial Luis Donaldo Colosio; así como las hijas de José Francisco Ruiz Massieu; estos últimos dos asesinados en 1994.

Sin mencionar que tuvo entre sus manos a los acusados por el “Pemexgate”, cuando se descubrió que fondos del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana pararon en la campaña electoral de Francisco Labastida.  

ALONSO AGUILAR ZINSER

 

Quizá el penalista más destacado en México, Alonso Aguilar Zinser es el abogado con el mejor puesto en el listado de “Los 300 Líderes Mexicanos”.

Ha defendido a Raúl Salinas de Gortari, a los exgobernadores Andrés Granier, Rodrigo Medina y Mario Marín; a Martín Díaz, exdirector financiero de Oceanografía acusado de fraude por Pemex; y hasta a Grupo Televisa.

Su bufete se convirtió en un centro de formación de importantes abogados.  

En sus hombros, Alonso Aguilar Zinser carga el historial de salir avante en cada uno de los casos que toma.

LOS CUATRO MEJORES ABOGADOS DE MÉXICO

 

La edición 2018 de “Los mejores abogados de México” realizada por la Editorial EA destaca a cuatro penalistas que lideran bufetes en rubros particulares.

En materia laboral, el listado coloca a Héctor González Graf, abogado líder del bufete Marván, González Graf y González Larrazolo.

En el sector inmobiliario sale a relucir Rodrigo Conesa Labastida, abogado líder de la firma Rith, Müller, Heather y Nicolau.

En rubros bancarios y financieros, Michelle Nader Shelcalban es señalado por ser el abogado líder de Nader, Hayaux y Goebel

Mientras que en temas corporativos aparece Luis Nicolau por formar parte también del despacho Rith, Müller, Heather y Nicolau.