Opinión

¿80,000 mujeres en la marcha 8M de la CDMX?

Bueno, eso quisieran. | Leonardo Martínez

  • 11/03/2020
  • Escuchar

En algún momento de la tarde del domingo 8 de marzo surgió el dato “oficial” del número de mujeres participantes en la marcha del Día Internacional de la Mujer en la Ciudad de México, afirmando que éste había sido de 80,000 asistentes.

Los medios inmediatamente tomaron el dato y lo difundieron sin chistar. En las redes sociales también se retomó la cifra, aunque muchas mujeres dudaron de su veracidad repitiendo frases del tipo: ¿Como que éramos más, no creen?

Estamos, de nuevo, ante el problema de no contar con un protocolo o con una memoria de cálculo, técnica y socialmente aceptada, para estimar el número de participantes en marchas y concentraciones masivas. El monopolio de las cifras lo siguen teniendo las autoridades de las ciudades, lo cual les permite aventar los números que mejor convengan a sus intereses políticos. Con toda alevosía, a veces las cifras se inflan y a veces se desinflan, como claramente ha sucedido con el caso que nos ocupa.

Me he dado a la tarea de hacer unos cálculos rápidos para demostrar que la cifra de las 80,000 participantes no puede ser creíble. He usado una metodología simplificada que consiste en lo siguiente:

1.    Las variables usadas para estimar el número de asistentes son el área total compactada y la densidad promedio de mujeres por metro cuadrado.

2.    Para poder estimar el área total compactada se hace un ejercicio que consiste en asumir que la columna de mujeres llega por Avenida Juárez hasta Eje Central y se allí detiene. Todas siguen caminando hasta toparse con las que tienen enfrente y se van deteniendo formando un tapete con una densidad promedio de cuatro mujeres por metro cuadrado.

3.    Así, el área total compactada es igual a la suma de todas las áreas ocupadas por todas las participantes en la marcha, una vez que se llega a tener una densidad promedio de cuatro mujeres por metro cuadrado. Las áreas incluyen a las vialidades y las áreas abiertas, como la del cruce de las avenidas Juárez y Reforma, así como la explanada de la Plaza de la República.

4.    Las áreas consideradas para obtener el área total compactada se basan en las imágenes con vista de pájaro publicadas en los medios y las redes sociales, y en mis observaciones personales in situ desde las 13:00 hasta las 17:30 horas del domingo.

5.    La determinación precisa de las áreas que forman el área total no puede ser exacta porque siempre hubo flujos de mujeres que se incorporaban o se salían de la marcha en diferentes puntos y tiempos. Sin embargo, la suma algebraica de estos flujos nunca fue tan grande como para alterar el rango de magnitud de la columna principal y sus ramificaciones. Para considerar este tipo de incertidumbres, he calculado dos escenarios distintos que mantienen la misma densidad promedio, pero con diferente área total compactada.

6.    Las áreas consideradas son las siguientes: una sección de la Plaza de la República, que equivale al 75% del área libre total y a las vialidades que rodean a esa parte de la explanada; un par de cuadras de las calles de Ramírez y Ponciano Arriaga, que son accesos a la plaza; la Av. de la República, desde donde termina la explanada hasta el entronque con Paseo de la Reforma; el área libre se que forma en el entronque de Paseo de la Reforma con Av. de la República y Av. Juárez; la vialidad oriente del Paseo de la Reforma en el tramo que va de desde donde empieza el extremo poniente del Hotel Barceló hasta donde empieza el entronque con Av. Juárez; la Av. Juárez, desde al Paseo de la Reforma hasta Eje Central y una cuadra de las vialidades que acceden al zócalo, distintas de 5 de mayo.

Bajo estos supuestos, las mediciones hechas indican que el área total compactada puede ir en números redondos de los 100,000 a los 120,000 metros cuadrados, que multiplicada por la densidad promedio de 4 mujeres por metro cuadrado da un rango que va de las 400,000 a las 480,000 participantes.

En el gobierno de Sheinbaum, la fuente que da la cara en lo que a este tipo de cálculos se refiere es la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC); de allí salió el dato de las 80,000 participantes este 8 de marzo.

El método de cálculo utilizado por la SSC es una caja negra, un misterio que ha dado muchas sorpresas. Por ejemplo, cuando se llevó a cabo la ceremonia del primer año de gobierno de López Obrador, el zócalo fue seccionado con largos pasillos en los que no había gente y en algunas de las secciones colocaron sillas para los invitados, lo cual reduce la densidad de asistentes por metro cuadrado. Aunque sí hubo gente que estuvo parada en algunas de las calles que llegan al zócalo, las fotos y videos de ese día permiten ver que el zócalo nunca estuvo completamente lleno. Y sin embargo, el dato oficial fue de 250,000 asistentes. Es decir, 170,000 más que la histórica y multitudinaria marcha del domingo pasado.

En otro de sus singulares cálculos oficiales, la SSC publicó un boletín en el que afirma que al desfile del día de muertos del 2 de noviembre de 2019, asistieron nada menos que 807,000 espectadores. Esto es, ¡10 veces más personas que a la marcha del domingo!

Ante la opacidad sobre sus métodos de cálculo, todo parece indicar que Claudia Sheinbaum hace un manejo político, tramposo y deshonesto de sus cifras para proteger a su jefe político. La única manera de saber si ese no es el caso sería mostrando públicamente sus memorias de cálculo y permitiendo que los ciudadanos de a pie revisáramos con los “expertos” de la SSC los cálculos que han hecho en este y otros acontecimientos, para verificar los criterios aplicados y la congruencia matemática en todos los casos.

Pero más allá de ésta y otras polémicas, lo más importante es que la marcha feminista de este 8 de marzo fue un acontecimiento histórico en este país, y que las mujeres participantes se pueden jactar de haber participado en un ya basta y un grito de furia e indignación que reunió casi a medio millón de mujeres mexicanas.