El hecho científico que esconde Stranger Things

La serie de Netflix explica la relación entre la ciencia ficción y la física

Por Redacción 16/02/2017 01:54 p.m.

El hecho científico que esconde Stranger Things El hecho científico que esconde Stranger Things

La idea de viajar de una dimensión a otra o través de un agujero de gusano y llegar a universos desconocidos, podría plantearse como ciencia ficción, pero en realidad surgió de la física.

 

En la serie de Stranger Things, el guionista presentó una historia de un ser extraño proveniente de un universo igual al nuestro pero completamente oscuro.

 

El investigador del Instituto de Física, Saúl Ramos, explicó sobre las dimensiones ya conocidas como son las espaciales: altura, anchura y profundidad, además de una cuarta -planteada por Albert Einstein- que es el tiempo y que existen otras que no han podido ser comprobadas experimentalmente.

 

Estas se estudian desde las ramas de la cosmología, la mecánica cuántica y hasta la teoría de cuerdas.

 

“Creo que podría ser desde el punto de vista de la cosmología y los agujeros de gusano planteados por Albert Einstein y Nathan Rosen”, indicó Ramos sobre la serie.

 

Puedes leer: ¿De dónde salió la paloma morada de Facebook y qué significa?

 

Ramos detalló que los astrónomos explicaron  que hace 13 mil 800 millones de años, el Universo se formó de un pequeño punto y creció a través de una gran explosión y que en algun momento hubo un período llamado inflación, donde distintas zonas del universo pudieron expandirse a diferentes velocidades y crecimiento.

 

Que en ese lapso surgieron varias esferitas y nosotros quedamos atrapados en una que pudo crecer de forma distinta a otras “de tal forma que nosotros conocemos podría ser completamente distinta a otras esferitas (dimensiones)”.

 

Cabe mencionar que la serie Strandger Things plantea que existe una comunicación entre un universo positivo que es el nuestro, y uno negativo que se encontraría justo abajo.

 

Desde el punto de vista de la física es imposible, los dos universos comunicados de esta manera deberían tener la misma física.

 

Ramos sostuvo que, si quisiéramos viajar de una esferita a otra, podríamos lograrlo a través de un agujero de gusano, -algo parecido a lo presentado en la serie- pero para lograrlo sería necesario utilizar más energía de la concentrada en toda nuestra galaxia.

 

Con información de Unam Global.

 

auc


Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información