La CDMX está viviendo dos procesos democráticos de carácter participativo: la Consulta Ciudadana sobre Presupuesto Participativo y la Consulta para la integración de Comités Ciudadanos y Consejos de los Pueblos. Estos ejercicios se caracterizan por buscar que la ciudadanía tenga mayor participación en las decisiones públicas. De ahí, que al ser ejercicios en los que quienes participan no son entes que cuentan con una estructura de abogados especializados en la materia, como sucede con los partidos políticos, es necesario constituir órganos que brinden asesoría especializada.

 

El derecho electoral tiene muchas particularidades, entre las que se encuentran sus reglas y tecnicismos. Al tratarse de una rama del derecho por la que nuestros gobernantes y autoridades son electos y por medio de la cual los procesos de participación ciudadana se llevan a cabo, es necesario que los ciudadanos, en su mayor parte ajenos a sus preceptos, cuenten con una asesoría adecuada.

 

Además de la importancia de contar con la guía de un experto en la materia, parece necesario que quien busque defender sus derechos político-electorales, cuente con suficientes recursos económicos que le permitan pagar dichos servicios legales. Es así que, con el objeto de garantizar el respeto de las garantías judiciales de los ciudadanos, es importante contar con el apoyo de un órgano cuyo objeto sea prestar gratuitamente los servicios de defensa y asesoría electorales.

 

La creación de una Defensoría Electoral para la CDMX, conformada por especialistas en la materia con experiencia profesional en el Instituto Electoral o el Tribunal Electoral de nuestra ciudad, coadyuvaría a un mejor acceso a la justicia electoral. Lo anterior es así ya que en muchos casos el desconocimiento de las reglas, como lo son las relativas a las pruebas, hace improcedentes las pretensiones de quienes recurren ante las autoridades electorales.

 

La Defensoría Electoral de la CDMX necesitaría contar con autonomía e independencia de las autoridades electorales con funciones jurisdiccionales. Además, por ningún motivo dichas autoridades podrían apoyar en la elaboración de las impugnaciones que ellas mismas resuelven, sobre todo para evitar que el quejoso pretenda por ese hecho, la emisión de una resolución a su favor.

 

Dicha defensoría no sería la primera en nuestra ciudad, pues el Tribunal de lo Contencioso Administrativo de la CDMX cuenta ya con Servicios de Defensoría Jurídica gratuita para toda persona que así lo solicite, siempre que se trate de juicios de su competencia. Dicho órgano presta servicios de orientación y de patrocinio que consisten en escuchar los planteamientos de los particulares y orientarlos para la resolución de sus problemas, así como proporcionar los servicios de un abogado que será el responsable de la elaboración de la demanda y del seguimiento del procedimiento del juicio hasta que exista una resolución firme.

 

El propio Poder Judicial de la Ciudad cuenta también con defensores especializados  en materia de derechos humanos, que se capacitan de manera constante, tal y como aconteció en materia penal con la entrada en vigor a nivel nacional de Sistema Penal Acusatorio.

 

Como otro ejemplo se encuentra la Defensoría Pública Electoral para Pueblos y Comunidades Indígenas del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, cuyo objetivo es prestar gratuitamente los servicios de defensa y asesoría electorales en favor de los pueblos, comunidades indígenas o alguna de las personas que los integren, ante las Salas del Tribunal.

 

Como se ve, la existencia de defensorías no es nueva. Sin embargo, sigue siendo necesario que se implementen acciones en favor de una mejor impartición de justicia, a la que todas las personas puedan acceder con independencia de su situación social, política o económica, sobre todo en los casos en los que son ciudadanos y no partidos políticos los que recurren. 

 

@drarmandohdz 

@OpinionLSR


Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información