Las encuestas siguen siendo motivo de preocupación para algunos personajes políticos. En esta semana reportaron una caída importante en los niveles de aprobación del presidente Enrique Peña Nieto y el jefe de Gobierno de la #CDMX, Miguel Ángel Mancera.

 

Debe haber preocupación.

 

La aprobación a la labor del presidente bajó 10 puntos, para quedar en 32%, uno de los niveles más bajos registrados en las últimas administraciones. Algo más delicado está sucediendo con el reconocimiento a sus logros.

 

4 de cada 10 piensan que no ha hecho nada bueno.

 

Y solo el 7% califica a las grandes reformas como algo positivo. Los datos publicados por @El_Universal_MX y Buendía & Laredo —junto con los que arrojan otras investigaciones públicas y privadas que hemos revisado— deberían ser analizados con mayor profundidad.

 

Primero, porque dan cuenta de una situación crítica.

 

Segundo, por las probables consecuencias que podrían tener en los procesos electorales de este año. Y tercero, lo más delicado, para saber qué está sucediendo con el humor social, tomando en consideración las reacciones adversas que se podrían generar en el corto plazo.

 

El problema va más allá de la reputación.

 

Los números estarían mostrando altos índices de insatisfacción, frustración, hastío de la política, percepción de inseguridad y tal vez hasta molestia o enojo en gran parte de la sociedad.

 

Esta hipótesis no se puede descartar.

 

Por el contrario. Es preciso conocer en forma detallada los efectos que están provocando los otros números: los de la economía, seguridad pública, pobreza, bienestar y calidad de vida, entre otros.

 

La devaluación es una variable a considerar.

 

Si bien es cierto que estamos muy lejos de una crisis como la que vive Venezuela, y que las acciones de las autoridades federales han contenido lo más adverso de la volatilidad económica de los mercados internacionales, es imposible negar que se está configurando un escenario cada día más adverso.

 

Los indicadores de riesgo suben.

 

Sin embargo, los programas sociales no los contienen en los términos esperados, a pesar de las crecientes inversiones que se están haciendo y de las acciones de #ComunicacionPolítica que se han puesto en marcha en todos los medios.

 

Pocos se han percatado del desgaste.

 

El modelo comunicacional, las acciones para enfrentar los nuevos retos que imponen la libertad de expresión y el derecho a la información que caracteriza a las #RedesSociales no están generando el retorno de inversión reputacional que quisieran los gobiernos y los partidos.

 

La ciudadanía es más crítica.

 

El cambio de actitudes se explica en parte por Internet, pues el número de usuarios en nuestro país alcanzó la cifra de 62.4 millones en 2015, que representan el 57.4 % de la población, según confirma la encuesta del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

 

En paralelo, los jóvenes se alejan de los medios tradicionales.

 

76.5% de quienes tienen entre 18 y 34 años, y el 70% de 6 a 17 años, son usuarios cotidianos de Internet y muchos de ellos son consumidores de los nuevos formatos audiovisuales e informativos y, por supuesto, de las #RedesSociales.

 

El nuevo paradigma afectará las elecciones.

 

A unos cuantos días de que inicien las campañas, el #PRI gobierna nueve de las 12 gubernaturas en disputa. Aunque Manlio Fabio Beltrones asegura que su meta es un triunfo de "nueve a tres", hay temores de que la baja en la imagen presidencial afecte su previsión.

 

El desenlace, sin embargo, es incierto.

 

La experiencia de los últimos años ha demostrado que la correlación no es del todo cierta, mucho menos cuando se trata de elecciones estatales o locales. El triunfo se explica por diversas razones y no por una sola variable.

 

De hecho, aún se desconocen las variables del triunfo.

 

Prevalecen en las explicaciones diversos mitos y argumentos falsos, sobre todo los que otorgan a la #ComunicaciónPolítca, a la #ImagenPública, al marketing y al manejo de #RedesSociales un poder que sobreestima casi siempre sus verdaderos alcances.

 

Por lo anterior, hace falta más y mejor investigación.

 

Las #Elecciones2016 son el laboratorio perfecto para realizarla desde diversas perspectivas de las ciencias sociales, poniendo a prueba las hipótesis que contribuyan a tener no solo una mejor legislación, sino un avance en los modelos estratégicos de la comunicación del siglo XXI.

 

| #ConsultoríaPolítica | #ComunicaciónPolítica | #ImagenPública |

| #Reputación | #RedesSociales | #Elecciones2016 |

 

Preguntas y comentarios a sosaplata@live.com

Twitter @sosaplata

@OpinionLSR

 

Encuesta



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información