Durante más de sesenta años, EU y Europa han disfrutado de una prosperidad y una paz sin precedentes gracias a los beneficios comerciales y militares en los que ambas regiones han trabajado tras la Segunda Guerra Mundial; pero la alianza militar que los norteamericanos le ofrecen a sus aliados del Atlántico Norte se tambalea ?aunque aparentemente Washington ofrece su apoyo a la OTAN, siempre y cuando “paguen su justa parte de los costos”.

 

Además está la incertidumbre respecto de la relación que Donald Trump pretende con Rusia; eso sí que podría enturbiar las relaciones entre la OTAN y EU.

 

El pasado martes, Trump se dirigió por primera ocasión al Congreso de su país y afirmó: “Somos un solo pueblo, con un solo destino. Todos sangramos la misma sangre y saludamos la misma bandera. El tiempo del pensamiento pequeño ha pasado, hemos de tener el coraje de compartir los sueños que llenan nuestro corazón. Pido a todos los ciudadanos que abracen la renovación del espíritu americano. Pido creer en nosotros, creer en nuestro futuro y creer otra vez en América”, concluyó con los republicanos de pie y la sensación de quien gana una partida.

 

El nacionalismo norteamericano está de regreso con Donald Trump como su principal impulsor, y esa noche advirtió a sus aliados militares y al mundo: “Esperamos que nuestros aliados, tanto en la OTAN, Oriente Próximo o el Pacífico, adopten mayor liderazgo militar y estratégico, y paguen su fracción correspondiente del coste”.

 

Los ánimos comenzarán a alterarse en ambos lados del Atlántico. Las posiciones políticas se están endureciendo y se avizora “un divorcio gradual” entre EU y sus aliados en Europa respecto al comercio y la seguridad, lo que podría dar pie a algo llamado “Estados Unidos de Europa”.

 

Tiempo al tiempo.

 

DIORAMA

 

Para los amantes de la lectura y los libros, les comparto estas recomendaciones para esta semana:

 

Perros salvajes” (RBA) de Ian Rankin. La banda mafiosa de Joe Stark y su hijo Dennis, que tiene su centro de operaciones en Glasgow, se ha desplazado a Edimburgo a la caza de un transportista que les ha robado un cargamento de droga. La visita hace saltar las alarmas del más poderoso gánster local, Darryl Christie, y de su predecesor, que aún mueve algunos hilos influyentes, Big Ger Cafferty, temerosos ambos de que los Stark quieran aprovechar para sacarlos de la circulación a tiros, o aliarse con uno de ellos para eliminar al otro de la partida. El inspector Malcolm Fox es asignado como enlace entre la policía de Edimburgo y una unidad de agentes encubiertos que ha llegado de Glasgow para vigilar de cerca los movimientos de la banda, colaboración que propulsará a nuevas cotas concepto como “hostilidad” y “tensiones”.

 

En paralelo, un prestigioso abogado que había participado en alguno de los juicios criminales más relevantes de Escocia, es estrangulado en su domicilio, donde se encuentra una nota amenazante que reza “Te mataré por lo que hiciste”. La muerte violenta de un ex asistente social, que había sido agraciado con un premio gordo en la lotería, y un atentado fallido contra la vida de Cafferty guardan elementos en común con el ataque al abogado. El que no parezca que exista vínculo aparente entre las víctimas no evita que comience a correr la voz de que un asesino en serie puede andar suelto.

 

Su conocimiento de la figura de Cafferty y de los bajos fondos de Edimburgo en general provoca que el ex inspector John Rebus abandone gustosamente su condición de jubilado para ejercer de asesor externo de la policía de Edimburgo. Lo suyo no es ir a dar de comer a las palomas al parque, ni mirar el avance de las obras públicas ni apuntarse a cruceros con descuento, sino patear la calle y seguir los regueros de sangre. Dada su afición a meterse en todos los charcos, Rebus acaba yendo por libre en la investigación de ambos casos, revelándose un valiosísimo aliado tanto para Siobhan Clarke, la agente que ayudó a formar, como para Malcolm Fox, quien durante su pasó por Asuntos Internos intentó por todos los medios apartarle del cuerpo.

 

Mientras que en el presente se cuece una guerra gangsteril para tomar el control de la capital que sacará a relucir los más bajos instintos de los que están a uno y otro lado de la ley, Rebus desenterrará unos terribles hechos del pasado que demostrarán que, a veces, lo peor que le ha ocurrido ha tenido lugar en las sombras y con la participación activa de algunos de sus presumiblemente más insignes y honorables ciudadanos.

 

Mestizas” (Océano) de Affinity Konar. Pearl y Stasha son gemelas. Idénticas, inseparables, incluso pueden sentir y soñar lo mismo.

 

A sus doce años, la guerra las arrastra a la vida adulta: ambas son llevadas a Auschwitz, junto con su madre y su abuelo. Ahí, bajo la mirada de Josef Mengele, experimentan privilegios y horrores desconocidos para otros prisioneros. Privadas de la personalidad que compartían, sus identidades son alteradas por la culpa y el dolor.

 

Un invierno Pearl desaparece durante un concierto en el campo de concentración. Más tarde, la liberación de Auschwitz pone a Stasha en el difícil camino de vuelta a casa, y en una misión que se antoja imposible: reencontrar a su hermana.

 

Es una hermosa novela sobre el más odioso de los crímenes. Una profunda y documentada remembranza que posee la luminosidad de los cuentos de hadas. Mestizas es uno de los libros más desgarradores, poderosos e imaginativos del año.

 

Laberintos extremos” (Grijalbo) de Dr. Gareth Moore. En este libro descubrirás los laberintos más extremos diseñados para desafiar incluso a las mentes más brillantes. Prepárate para resolver 30 pruebas alucinantes de distintos tamaños y formas que incrementan su nivel de dificultad a medida que avanzas. ¿Estás listo?

 

Ejercita tu cerebro con los laberintos más difíciles e intricados que jamás hayas visto.

 

@plumavertical 

@OpinionLSR


Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información