A pesar de peleas chafas, como la del “Canelo” y “Julito”, el box continúa robándose la atención de los mexicanos, pero acaparando también cada vez más la atención de los anunciantes que, aunque no quieren ver claramente relacionada su marca con un deporte considerado violento, ven grandes oportunidades en un nicho que apasiona a países enteros. Está el caso de éxito de Tecate y la campaña que sugiere que te hace falta ver más “bots”. El revivir de marcas como Casanova y los gimnasios mega fresas y caros que te ofrecen aprender de campeones, más que a meter los puños, cómo bajar rápidamente calorías. En países europeos es común ver a peleadores subirse al ring con ropa de Hugo Boss y tener comerciales alineados con el boxeador de moda, igual pasa con los relojes Hublot y hasta con la edición del tequila Armero, que oficialmente porta las siglas del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

 

Ahora mismo está en pleno desarrollo un videojuego en donde Julio César Chávez podría ser el primer peleador a elegir. El lanzamiento se hará a escala internacional, con énfasis en países con gran número  de fanáticos del box: México, Estados Unidos, Filipinas, Rusia, Reino Unido y Puerto Rico.

 

“Nuestro objetivo es aprovechar la  marca para que apoye el legado de las mismas personas que han contribuido a su grandeza, a su reconocimiento”, dijo el presidente del CMB, Mauricio Sulaimán, en una de las sesiones de la 54 Convención anual.  Esas palabras fueron el preámbulo para informar que durante este año se firmó una alianza con Learfield Licensing Partners para que sean ellos quienes se dediquen a comercializar los productos que pueden llevar la marca.

 

Esta firma tiene a su cargo una tarea similar en más de 30 universidades de Estados Unidos, donde la mercadotecnia que han desarrollado de los equipos deportivos se ha traducido en una fuente de ingresos que  permiten beneficiar a las mismas instituciones porque éstas no tienen un carácter lucrativo, igual que el CMB.

 

“Tener con nosotros la marca más prestigiada en el mundo del boxeo es un gran honor. Sus campeones le dan constantemente una fortaleza que beneficia a todos. Entre los clientes de la empresa también están Under Armour y Nike, con quienes hemos hecho ya hacemos algunas cosas”, le comentó a mi amigo Alejandro de la Rosa el presidente de Learfield, Bob Bernard.

 

De manera paralela a la convención se realizó el lanzamiento del primer tequila edición especial del CMB, producto que ya se comercializa bajo los lineamientos de la alianza. “Es un producto premium de edición limitada que por el momento se vende en Estados Unidos. Mi interés por el boxeo me llevó a lograr esta presentación. Lo más  importante de esto es que por cada botella que se venda donaremos 20 dólares al fondo de boxeadores retirados José Sulaimán”, explicó el fundador de la empresa, Daniel Armero.

 

La botella resultó tan atractiva a los asistentes, que al momento de pasar por su stand el retirado e invicto peleador Floyd Mayweather se tomó una foto ahí y se llevó algunas botellas.

 

Debido a su naturaleza no lucrativa, el CMB no había desarrollado un área que se dedicara particularmente a atender los asuntos de piratería de la marca, lo que no implica que no hayan tomado medidas al respecto.

 

“Sí nos tardamos un poco en este tema porque somos un organismo sin fines de lucro. Ahora, el convenio plantea también el establecimiento de un programa formal antipiratería será operado con su infraestructura”, señaló el abogado principal del CMB, Alberto León.

 

De acuerdo con él, los cinturones verde y oro se encuentran entre los artículos (fabricados en Pakistán y Tailandia) que más se falsifican para ser vendidos desde cientos hasta miles de dólares por internet. “Desde hace tiempo hay vendedores autorizados de cintos, que son réplicas porque los reales se solamente se pueden obtener arriba de un ring, en Gran Bretaña, México y EU, por ejemplo. Quienes los elaboran forman parte de los diez licenciatarios que aportamos a la alianza con Learfield”, dijo el abogado.

 

Pese a claro perfil de negocio que implica la nueva alianza, Alberto León, reitera que los ingresos que se generen se destinarán para el apoyo de programas como WBC Cares, el fondo de ayuda a boxeadores retirados, a programas de prevención de salud, entre las diversas actividades relacionadas con el boxeo.

 

Lo cierto es que, a pesar de pleitos televisados inflados por los anunciantes, el box gana todos los días más fuerza en este país. No hay tantos anunciantes interesados por el momento, pero seguramente muy pronto los chicos de marketing de las grandes empresas entenderán que este popular deporte es muy bien recibido por todos los estratos económicos. Y si no entiendes nada de lo que te estamos contando, seguramente es porque te hace falta ver más “bots”.

 

 @takaink 

@OpinionLSR


Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información