En una suerte de “democracia de cabeza” muchos mexicanos se han tragado el cuento de que la corrupción, de los gobernadores de todos los partidos, fue solapada por el gobierno federal.

 

Más aún, a manera de provocación, el pasado lunes circuló una imagen de todos los gobernadores en activo, al arranque de la gestión de Enrique Peña Nieto, en la que se intentó hacer creer que “todos son iguales”. Sin embargo, la realidad es muy distinta.

 

En efecto, más de la mitad de los gobernadores que se tomaron la fotografía con Enrique Peña Nieto, al arranque de su gestión presidencial están en prisión, han sido procesados y/o son perseguidos.

 

Sí, pero curiosamente todos los perseguidos, procesados y/o dejados en libertad, debieron rendir cuentas gracias a que el gobierno de Enrique Peña, los sometió a juicio penal.

 

Vamos por partes.

 

Actualmente están en prisión Guillermo Padrés, Jesús Reyna, Andrés Granier, Mario Villanueva, Luis Armando Reynoso, Javier Duarte y Tomás Yarringtón.

 

Todos fueron procesados por el gobierno de Peña. Son perseguidos Rodrigo Medina, Roberto Borge y Fidel Herrera. Los juicios se iniciaron en el gobierno de Peña.

 

A su vez, resulta pertinente preguntar lo siguiente: ¿cuántos gobernadores llevaron a prisión los presidente Felipe Calderón y Vicente Fox? La respuesta todos la conocen. Ninguno.

 

También en el gobierno de Peña Nieto, han sido enviados a prisión empresarios como Amado Yáñez Osuna, y tres altos funcionarios de la CFE que fueron inhabilitados por desviar recursos, entre otros.  

 

También en la gestión de Peña, se han detenido a poco más de 100 de los 122 objetivos prioritarios del crimen organizado, entre ellos “El Chapo” Guzmán.

 

La lista puede ser larga. En todos los casos el gobierno de Peña Nieto, ha llevado a prisión  al mayor número de gobernadores, objetivos prioritarios del crimen organizado, servidores públicos y empresarios.

 

En efecto, el de la corrupción, es uno de los grandes problemas en México, pero no solo se trata de un conflicto que involucra a gobernantes, políticos y empresarios. No, lo cierto es que el de la corrupción es un problema de toda la sociedad.

 

Pero acaso el mayor problema es que los ciudadanos en general, suponen, creen o imaginan, que por su calidad ciudadana no son corruptos. 

 

No hay duda que muchos mexicanos, ciudadanos de a pie, son ejemplo de honestidad. Sin embargo, también es cierto que muchos ciudadanos son igual o más corruptos que los Duarte, que los Yarringtón, que los políticos y servidores públicos en general.

 

Eso sí, todos tienen miedo a darle un aplauso a Peña Nieto en la lucha contra la corrupción y el crimen, a pesar de que es el gobierno que ha llevado a juicio al mayor número de políticos.

 

Al tiempo.

 

@RicardoAlemanMx 

@OpinionLSR


Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información