Cuando ha transcurrido más de la mitad del tiempo de campañas a puestos de elección popular en las más de dos mil elecciones simultáneas para este 7 de junio, es justo y necesario preguntarse por las propuestas en medio de la estridencia que han dejado las campañas negras y las no tanto, pero sí de alto contraste.

 

Por supuesto que cada partido ha colocado en las piezas de comunicación de los millones de spots propuestas breves e incluso atractivas, pero a decir verdad, es necesario ir a fondo para conocer el contenido y la viabilidad de cada una de ellas. Quizá la fuente más completa sean las plataformas legislativas de los candidatos a diputados federales registradas ante la autoridad electoral, ahí se encuentra una descripción más completa y adecuada para conocer propuestas y el quehacer de las fuerzas políticas que aspiran a representarnos en el Congreso de la Unión.

 

Particular atención ocupa el capítulo de política social, dada la dramática situación de iniquidad, exclusión y falta de oportunidades en que vive la mayoría de la población del país. En el marco de la política social, la educación, la salud y la ciencia y tecnología ocupan un lugar preponderante dada su relación con la formación del llamado capital humano, es decir aquello que hace a cada persona y comunidad un agente de cambio a partir de la formación de conocimientos, habilidades y aptitudes para enfrentar los retos del desarrollo personal y comunitario.

 

En cuanto a la educación, las demandas más sentidas han quedado plasmadas en la reforma educativa recientemente aprobada en el Congreso y publicada por el Ejecutivo a Federal por tanto, ley vigente.

 

Garantizar una educación de calidad, con equidad y con volares es un derecho social y humano fundamental, por tanto exigir que sólo los mejores maestros estén frente al aula, que se cumpla el calendario escolar, que se evalúe a maestros, alumnos, escuelas y directivos es lo mínimo que podemos exigir para dejar de ser un país de reprobados y aspirar a elevar el nivel de desarrollo del país. En la misma línea está lograr que se incremente la inversión en las escuelas de las zonas más necesitadas, particularmente  las indígenas y mejorar las escuelas normales; también utilizar información confiable a través del sistema de gestión escolar para saber quien es quien en el sistema educativo nacional.

 

Resulta indispensable que los futuros legisladores y gobernantes exijan que se cumpla la ley, que se aplique sin dilaciones la reforma educativa, que no haya excepciones temáticas ni territoriales, que no haya estados de excepción como lo pretenden los grupos violentos de la llamada coordinadora en Oaxaca, Guerrero y Michoacán.

 

En cuanto a ciencia y tecnología lo importante es terminar con la dispersión de los agentes de las políticas públicas y de las instituciones científicas; asegurar una inversión no menor al 1% del producto interno bruto que deje atrás el 0.4% que se destina actualmente a esta materia y lograr que estos recursos se usen bien, que se transparenten y se dediquen para apoyar proyectos de ciencia aplicada que incidan el desarrollo social y comunitario; por igual garantizar el acceso a la información a través de cambios en la ley para garantizar el acceso universal digital que asegure el acceso a la información y al conocimiento.

 

Y finalmente, en materia de salud lo importante es lograr que los esfuerzos previos por ampliar la cobertura a través del seguro popular -que durante los gobiernos panistas del año 2000 al 2010 paso de 39 millones a 72.5 millones de personas atendidas y que a esa fecha contaba con 42 millones de derechohabientes- alcancen la cobertura universal con calidad y calidez concretando la integración de las instituciones del sector salud para que los pacientes sean atendidos indistintamente mediante la portabilidad de los servicios.

 

Los legisladores y gobernantes que emanen como electos del proceso electoral deben hacerse cargo de acuerdo con sus plataformas electorales de hacer efectivo lo que prometen, definir el origen de los recursos para la transformación del sistema educativo con equidad y calidad, para la integración del sistema nacional de salud y de ciencia y tecnología.

 

El PAN ha dejado claro su apoyo a la educación de calidad con la aprobación de la reforma educativa y ha comprometido el trabajo de sus legisladores y gobernantes en vigilar su cumplimiento sin excepciones; estarán del lado de los estudiantes y los padres de familia, en especial de las mujeres que son jefas de familia, en favor de una educación de calidad para sus hijos.

 

Acción Nacional ha definido que para garantizar el crecimiento de la economía con base en la productividad, mejorar los ingresos públicos  y la ampliación de las oportunidades, es indispensable echar abajo la reforma fiscal que aprobó el PRI y el PRD.

 

Con base en las acciones de política social que propone el PAN se prevé una segunda generación de reformas y garantizar la transparencia y rendición de cuentas en los programas sociales, en una palabra blindar la política social como política de estado y trascender la coyuntura electoral y, desde luego los episodios de las campañas electorales hoy tan estridentes.

 

@MarcoAdame

 



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información