Durante el evento Conmemorativo del Día Internacional de la Mujer, celebrado el pasado 9 de marzo, en el Tribunal Electoral del Distrito Federal, denominado “El Empoderamiento a través del Financiamiento Público para el Desarrollo del Liderazgo Político de las Mujeres”, se hizo extensiva la invitación a reflexionar sobre la incorporación del principio de paridad de género en la representación popular a partir de la Reforma Constitucional de 2014.

 

El artículo 41 Constitucional obliga a los partidos políticos a postular candidatos y candidatas a legisladores federales y locales, en un esquema paritario de 50 por ciento. El principio de la paridad de género es un principio constitucional cuyo alcance es únicamente la postulación.

 

La acción afirmativa, se agotará cuando se establezca la paridad de género no sólo en la postulación sino en la integración de los órganos de representación popular.

 

Las acciones afirmativas tienen un fin específico y temporal para cubrir ciertas desigualdades o desequilibrios sociales y tienen un sentido único que da un enfoque de derechos sociales que son parte indiscutible de la visión de los derechos humanos que debe prevalecer hoy en día.

 

La acción afirmativa ha ido de menos a más y sin duda todavía hay mucho por hacer. El sentido de las acciones afirmativas es lograr, el enfoque de derechos sociales que reconoce la falta de igualdad de oportunidades derivadas de una dualidad que en otras culturas del mundo no se considera como parte de la visión o enfoque para comprender la realidad.

 

En el antiguo Egipto se habla del principio de género, señalando que lo masculino incorpora lo femenino y viceversa, en el Lejano Oriente se reconoce que son parte de una misma cosa y no dos cosas separadas.

 

En Occidente, nuestra cultura ha diferenciado lo masculino de lo femenino como si fueran dos cosas distintas y ha creado una visión única de la realidad o con una predominancia y permanencia de uno de estos espacios con respecto al otro, lo cual hace por supuesto una visión sesgada de la realidad, una visión parcial que tenemos que ir corrigiendo poco a poco.

 

Este hecho histórico en el que construimos un mundo de hombres y un mundo de mujeres tiene que reconocer que la realidad no es así y que en realidad la incorporación de lo masculino y lo femenino forma parte de un solo contexto y en este caso, del contexto social.

 

Con la reforma constitucional de 2014, las acciones afirmativas dieron paso a la composición actual del Congreso de la Unión, si lo vemos a nivel Federal, en donde la Cámara de Diputados tiene una representación aproximada del 42.5 por ciento de mujeres; en el Senado de la República 47 de los 128 escaños son ocupados por mujeres, es decir, a penas una tercera parte.

 

Un dato relevante si revisamos la postulación que hicieron los partidos políticos; los ocho partidos políticos nacionales en las cinco circunscripciones plurinominales en las que integran sus listas de 40, vemos que a la cabeza de cada uno del número de combinaciones de 5 circunscripciones por ocho partidos, implica que el primer lugar de cada una de las candidaturas de las listas plurinominales correspondió en este proceso electoral de 2015, a 35 hombres y 5 mujeres para votar los primeros lugares. Lo cual nos lleva también a una reflexión que ya se ha venido realizando sobre el principio de paridad sustantiva.

 

No basta hablar de la paridad en la postulación, no basta hablar de la paridad en la intervención. La paridad sustantiva implica qué tanto es eficaz esa postulación.

 

Cualquier forma de violencia contra la mujer es terrible. Pero en general, cualquier forma de violencia es terrible. Por ello, es necesario realizar cambios profundos a nivel jurídico y legislativo para que se logre la igualdad de las mujeres en todos los ámbitos de la sociedad.

 

Hacer valer y respetar los derechos humanos de todas las personas, específicamente de las mujeres y de las niñas, significa luchar y seguir trabajando para que la igualdad y la equidad de género sean una realidad no sólo ante la Ley sino ante los ojos de la sociedad; ni más ni menos: Igualdad.

 

Flor de loto: La belleza de una mujer no se encuentra en su aspecto físico, sino en la gran cantidad de cosas bellas que es capaz de transmitir en una sola mirada llena de amor.                                                                                         

 

@drarmandohdz

@OpinionLSR

 



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información